Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

"En España hace falta un sistema educativo diferente para las personas a las que les ha fallado el a

El investigador estadounidense Roger Schank ha estado en España para coordinar su proyecto XTOL masters que ha lanzado con la Open University de La Salle. Después de trabajar en las mejores universidades como Standford, Carnegie Mellon y Yale, donde

Publicado en Histórico Noticias
Foto de "En España hace falta un sistema educativo diferente para las personas a las que les ha fallado el a
Estudiantes-grado-INE


Roger Schank es de letras y de números, es licenciado en Matemáticas y Lingüística, pero no cree en el sistema educativo actual. Después de trabajar en universidades como Standford, Carnegie Mellon y de dirigir un proyecto de Inteligencia Artificial en Yale, este investigador estadounidense en Teoría del Aprendizaje y Ciencias Cognitivas coordina los programas XTOL masters de la Open University de La Salle. En su visita a España comparte con aprendemas.com su manera de mejorar la enseñanza y critica lo que sucede en el país que ahora visita.



PREGUNTA. ¿Qué es ‘Learning by doing’ y qué aporta a la educación que no tenga el sistema actual?

 

RESPUESTA. Tanto la evidencia empírica como el sentido común nos dicen que sólo aprendemos de verdad ‘haciendo cosas’. Esto es muy evidente cuando alguien quiere aprender a cocinar, tocar la guitarra o a jugar al tenis. Son actividades que no se pueden ‘estudiar’. Y sucede igual para aprender a operar a corazón abierto, construir un puente o diseñar y poner en marcha una fabrica de electrodomésticos, es decir en cualquier actividad profesional.

 

Con el Story Centered Curriculum, que es una aplicación concreta del concepto genérico de ‘learning by doing’, lo que hacemos es utilizar las tecnologías de Internet para recrear situaciones de la vida real profesional en las que los alumnos practican las habilidades específicas y concretas de aquella profesión a la que aspiran. Y aprenden los complejos procesos de razonamiento que estas profesiones demandan.

 

El proyecto XTOL masters que está lanzando con la Open University de La Salle está dirigido a licenciados en carreras con pocas salidas profesionales para que puedan trabajar en las TIC o en el Ecommerce, ¿Se puede convertir en una forma de reinventar a los titulados en carreras de Humanidades? ¿O hay que apostar por otro tipo de futuro laboral desde el principio? ¿Qué pasaría con materias como la Geografía, la Historia o la Filosofía? 

 

Sí, está dirigido a jóvenes licenciados que no tienen miedo al mundo de las TIC. No hay que ser informático o ingeniero, porque nuestro método ha demostrado que cualquier persona puede llegar a dominar la materia aunque venga del mundo de las letras. También ofrecemos soluciones para los jóvenes que sí dominan las TIC y quieren ampliar conocimientos. 

 

¿Su propia experiencia personal es la que le hizo replantearse la educación del siglo XX-XXI?

 

Sí, fue en los 80 cuando era un experto en Inteligencia Artificial y educación, y descubrimos que a los ‘cerebro electrónicos’ les enseñábamos mal, solo ‘parecían’ inteligentes, pero no eran capaces de aprender en el sentido humano y ello nos llevó a estudiar en profundidad los procesos de aprendizaje en las personas. Después, lo acabé de constatar al ver que mis hijos volvían del colegio sin haber aprendido nada. Es decir, que se limitaban a repetir lo que habían oído en clase y con el tiempo se olvidaban de lo que habían aprendido.

 

Usted estudió Matemáticas y Lingüística, ¿cómo se podrían estudiar estas dos disciplinas según sus métodos?

 

Lo primero que le diría es…  ¿Para qué sirve estudiar matemáticas? Pero si usted sigue convencida de que son necesarias pues le diré que sí se puede con nuestro método, y además es mucho mejor. Porque el estudiante no aprobará hasta que sepa a base de práctica y de práctica contextualizada que es como se aprende. Y se lo digo yo que soy matemático.

 

Ha trabajado en las universidades más prestigiosas de Estados Unidos, pero ha afirmado que está en contra de esa formación elitista, ¿qué aprendió allí y qué cosas cambiaría si pudiera?

 

No estoy en contra de la formación que se da en las ‘Grandes Universidades’, solo que en ellas solo caben unos pocos miles de estudiantes, mientras que la población mundial es enorme. El problema es cuando universidades pequeñas y con muchos menos recursos tratan de comportarse como las ‘Grandes’. Si alguien es aceptado en Harvard o en Yale tiene mucha suerte y seguro que tiene la ambición de hacer una carrera de liderazgo en algún campo. Que lo consiga o no es otro tema ya que la vida es muy compleja. En cambio, la persona que va a una universidad de una ciudad pequeña de cualquier país del mundo lo que quiere es formarse para encontrar un trabajo y ahí es donde le engañamos, ya que esta universidad aspira a imitar a Harvard, y ni lo es ni lo será, por lo que todos pierden.

 

Afirmó en una entrevista que la mayoría de gobiernos no saben lo que hacen en el tema educativo y educación y empleo están muy ligados, ¿cómo calificaría la política española en este sentido? Qué opina de informes que ‘miden’ los conocimientos y habilidades de los alumnos de varios países como PISA, ¿hay que tenerlos en cuenta para mejorar y cambiar la situación?

 

Los informes los pagan empresas así que a mí me dan poca confianza. Me salen muchas dudas cuando leo este tipo de publicaciones que miden de forma mediocre el nivel de ‘conocimiento’. Creo que en España hace falta  un sistema diferente para aquellas personas a las que les ha fallado el actual. Por ello, los jóvenes licenciados en paro son nuestro colectivo principal. Personas que han cursado todo lo que el sistema les ha propuesto, han seguido las reglas y al final no obtienen lo que esperaban: un puesto trabajo. 

 

La mayoría de expertos en educación en España están en contra de tantos cambios en las leyes educativas, ¿lo que usted propone no es un cambio aún más radical que debería repetirse según se disponga de más tecnología?

 

Nuestra apuesta no pasa por cambiar el actual sistema, cosa que a corto plazo es imposible, sino por ofrecer una alternativa viable de alta calidad, como le decía orientarnos a aquellas personas a las que el actual sistema les ha fallado o que no les funciona. Nuestro sistema huye de los requisitos, de medir a las personas por protocolos porque lo importante, creemos, es involucrarse en aquello que nos genera interés y en practicar las habilidades que demanda la profesión, no el academicismo.

 

Ha dicho que existen demasiados profesores acomodados, ¿cómo debería ser un profesor del siglo XXI? Cuál sería su forma de trabajar y cómo debería formarse para dar clase.

 

Cuando hablo de profesor me refiero al universitario. A aquel que no es un profesional activo, sino que se dedica a publicar investigaciones y a dar clases sobre lo que investiga. Un profesor debe ser una persona que esté al corriente del mundo, sin miedo a los cambios y abierto a las mejoras. En Estados Unidos, la reputación de un profesor pasa por el número de publicaciones que hace, así que se dedican más a sus asuntos que a la enseñanza. No les importa el alumno o su futuro, simplemente que apruebe y que pase al siguiente curso.

 

En nuestro sistema apostamos por profesores a tiempo completo que hacen de tutores y que enseñan “socráticamente”. Aquellas personas con vocación real en la enseñanza aprecian y valoran nuestro método, que está centrado en el estudiante.

 

Una gran mayoría de profesores españoles está en contra de los recortes en la educación pública, al igual que estudiantes y otros colectivos, ¿Qué opina usted de la situación? ¿Es compatible una educación pública y una privada según su metodología?

 

Absolutamente compatibles. Y estoy de acuerdo con los que están en contra de los recortes en la educación. Es evidente que los jóvenes a los que se les está recortando este derecho, el de aprender, son el futuro del país y si no están formados en algún ámbito no serán útiles para la sociedad.

 

Ha afirmado que lo que se hace con la educación repercute en el empleo, ¿es el caso de España? ¿Cómo se puede revertir una situación de casi cinco millones de desempleados en el país, en el que muchos son jóvenes titulados con una gran preparación?

 

Bueno, la Universidad no crea puestos de trabajo, estos los crean las empresas. Por lo tanto crear empleo es un tema de la economía y los negocios y no de la universidad. Por el contrario hay sectores en los que sí se está creando empleo y no hay paro, es el sector de las nuevas tecnologías, y en cambio la universidad pone en el mercado laboral personas con unas capacidades que este mercado no reconoce ni valora. Nuestra propuesta va en el camino de ayudar a reciclar a estas personas, en un breve espacio de tiempo, de una forma muy eficaz.

 

Según su sistema, ¿en qué lugar queda la interacción? ¿Y las relaciones personales o el networking entre compañeros y ‘colegas’?

 

Nuestro método defiende los grupos reducidos y el trabajo en equipo. Para mí no hay mejor networking que el de trabajar junto a otras personas que comparten tus intereses.





¡Sigue a aprendemas.com en   FacebookTwitterTuenti y LinkedIn