Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

En 2020 la depresión será la tercera causa de morbilidad en los países desarrollados

Los cursos de verano de la Universidad del País Vasco se adentran en esta enfermedad de tan difícil diagnóstico que sufre al menos el 8% de la población y que es de esperar que en los próximos años vaya a peor en los países europeos. Durante este cur

Publicado en Histórico Noticias
Foto de En 2020 la depresión será la tercera causa de morbilidad en los países desarrollados

5 millones de personas sufren trastornos psicopatológicos en España. Los Cursos de Verano de la UPV-EHU han organizado por tercer año consecutivo el curso ‘Psicología clínica: depresión, trastornos bipolares y esquizofrenia’ en el Palacio Miramar de Donostia. El director del curso Gualberto Buela-Casal, Doctor en psicología y profesor de la Universidad de Granada, ha sido el encargado de inaugurar la jornada con la presentación esta mañana de la ponencia Los síntomas de la depresión.


 


La depresión es “la segunda causa de baja laboral en España, sólo superada por la enfermedad común” y un 8% de la población sufre sus síntomas. A la vista de los datos, Buela-Casal ha manifestado que “los trastornos psicopatológicos no son menos importantes que los físicos” y que la situación va a ir a peor. De hecho, la OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que para 2020 la depresión será la tercera causa de morbilidad (proporción de personas que enferman en un sitio y tiempo determinado) en los países desarrollados tras las enfermedades coronarias y los accidentes de tráfico. A pesar de ello, como el ponente ha indicado, España no está nada mal situada en relación al resto de países europeos. “España es el país con el nivel más bajo” de la Unión Europea de afectados de depresión (la media europea es de 8,56%), mientras los países nórdicos “muestran los mayores índices” debido a la falta de luz, entre otras cosas.


 


A este alto porcentaje de afectados por depresión, se suman otras muchas complicaciones como los casos no diagnosticados o las recaídas. Según los datos de la Encuesta Nacional de Salud de 2005, solamente el 8% de los hombres y el 20% de las mujeres son diagnosticadas de depresión tras ir al doctor acusando los síntomas. Además, cerca del 30% de pacientes sufre una recaída en los tres meses siguientes al tratamiento, y el porcentaje sube a la mitad en los dos años posteriores. En cuanto a la diferencia entre hombres y mujeres, aunque tradicionalmente las mujeres han padecido de depresión dos veces más que los hombres, Buela-Casal ha manifestado que los porcentajes se van acercando cada año. Actualmente, el 55% de mujeres sufre depresión frente a un 45% de hombres en España.


 


Uno de los mayores problemas a la hora de tratar con este trastorno mental es el problema de su definición. El conferenciante ha destacado la confusión que puede generar la equiparación de la palabra depresión a otros “términos en parte sinónimos” como melancolía, aflicción, tristeza o abatimiento. A pesar de ser “propio de la naturaleza humana experimentar sentimientos de tristeza”, la patología “sólo se adquiere a partir de la persistencia y severidad de dichos sentimientos”. Así, la depresión como enfermedad es definida por Buela-Casal como la “presentación organizada de un conjunto de síntomas que obedecen a causas orgánicas o situacionales”, que aparecen de forma simultánea, se mantienen durante largo tiempo y “producen malestar”. El duelo por la muerte de un ser querido puede ser motivo de tristeza y abatimiento, pero cuando no se le consigue dar la vuelta y persiste en el tiempo, se convierte en una patología a tratar.


 


El diagnóstico de la depresión tampoco resulta sencillo, ya que, como Buela-Casal ha apuntado, “no hay un acuerdo entre los investigadores en torno a qué es la depresión” o a sus síntomas específicos. La mayor dificultad sería la de la “comorbilidad”, es decir, el problema de los síntomas que no son exclusivos de la depresión, sino que son compartidos por otros trastornos como por ejemplo la ansiedad, y que dificultan el diagnóstico. Salvando estas dificultades, el ponente ha señalado varias clases de síntomas que han de tenerse en cuenta a la hora de realizar un buen diagnóstico:


 



  • Síntomas afectivos: “La tristeza es considerada el principal síntoma de la depresión”, aunque no es un requisito para emitir el diagnóstico.

  • Síntomas conductuales: “La pérdida del interés y de la capacidad para el disfrute” que lleva al depresivo a no tomar parte en las actividades cotidianas.

  • Síntomas cognitivos: “Disminución de la concentración” para tomar decisiones y para pensar en general.

  • Síntomas somáticos: “Los que mayor malestar representan para el paciente” y suelen provocar que acuda a la consulta: insomnio, fatiga, pérdida o aumento de apetito o disminución del deseo sexual.

  • Síntomas interpersonales: “Pérdida de interés por los demás y disminución de sus habilidades sociales y de su capacidad para comunicarse”.

 


Por último, Buela-Casal ha presentado uno de los numerosos modelos que se emplean para facilitar el diagnóstico de la depresión. El ponente ha señalado la conveniencia de emplear diversos sistemas para abarcar el mayor número de síntomas posibles y no errar en el diagnóstico. Como novedad, Buela-Casal ha adelantado que en los cursos se presentará en exclusiva un nuevo modelo de diagnóstico dimensional de la depresión que pretenderá servir de ayuda y complementar a los ya existentes.


 


 


 


Contenidos relacionados en Cursosdeverano.info :


 


“Para saber educar, hay que saber transmitir”


 


Los Cursos de Verano del País Vasco se presentan para dar respuestas “a un mundo en cambio permanente”


 


Cursos de verano de la Universidad del País Vasco


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo en CursosdeVerano.info