Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Emanciparse, ¿misión imposible?

Más de la mitad de los jóvenes tiene un empleo temporal y para adquirir una vivienda deberían percibir un salario un 104% mayor que el que tienen en la actualidad. Dos factores que impiden que dejen de vivir con sus padres.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Emanciparse, ¿misión imposible?
Estudiantes-grado-INELa mayoría de los jóvenes españoles no pueden emanciparse y abandonar el hogar familiar. Una situación que afecta al 77,9% de los menores de 30 años, según se recoge en el nuevo informe del Observatorio de Emancipación correspondiente al segundo trimestre de 2014 y que acaba de presentar el Consejo de la Juventud de España.

 

Ver cursos para Jóvenes

 

Esta situación es consecuencia del momento que atraviesa el mercado de trabajo desde hace ya unos años y del difícil acceso a una vivienda, siendo los dos principales factores que explican que prácticamente ocho de cada diez jóvenes no puedan independizarse y que sólo el 22,1% de los jóvenes menores de 30 años en España se haya emancipado.

 

Aunque el informe refleja que la realidad no es nada halagüeña en general para este colectivo, dentro de España, no todos los jóvenes tienen las mismas dificultades en función de la comunidad autónoma en la que vivan. Por ejemplo, los habitantes de las Islas Baleares son los que registran la mayor tasa de emancipación residencial entre los jóvenes de edades comprendidas entre los 16 y 29 años de edad, situándose por encima del 30%.

 

Tras ella se halla Cataluña con una tasa de entre el 25% y el 29%, mientras que en otras autonomías como Galicia, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón, Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Islas Canarias y Andalucía tienen una tasa de entre el 20% y el 24%.

 

Finalmente, la menor tasa de emancipación residencial, situándose por debajo del 20%, se corresponde con las comunidades de Asturias, Cantabria, Castilla y León, Murcia y Extremadura.

 

Pero con independencia de la autonomía en la que se resida, encontrar un puesto de trabajo sigue siendo un problema para muchos jóvenes. La tasa de paro de las personas menores de 25 años supera el 55,5%, porcentaje que se sitúa en el 30% en el caso de aquellos que tienen entre 25 y 29 años. Ligeramente inferior, pero también con una tasa de desempleo elevada del 24%, se encuentran los que tienen entre 30 y 34 años.

 

Además de las dificultades para encontrar un empleo, los jóvenes también se ven afectados por la temporalidad de los empleos a los que acceden, una falta de estabilidad que dificulta a su vez su emancipación. Los datos del Observatorio muestran que sólo el 37,1% de los jóvenes menores de 30 años llevan más de tres años en la empresa en la que están trabajando.

 

Una temporalidad laboral que igualmente se corrobora con los datos del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) en los que figura que el 93,2% de las nuevas contrataciones que se han realizado a jóvenes de entre 16 y 29 años fueron de carácter temporal durante el segundo trimestre del año pasado. De acuerdo con el SEPE, la tasa de temporalidad en los jóvenes se sitúa en el 51,5%.

 

Otro de los factores que dificulta la emancipación juvenil y que está vinculado con el mercado de trabajo es la ocupación a tiempo parcial, que se sitúa en el 28,3% de los jóvenes. Una situación que, sobre todo, afecta a las personas de edades comprendidas entre los 16 y 24 años de edad, así como a las mujeres jóvenes.

 

El Observatorio también vuelve a poner de manifiesto la sobrecualificación de los jóvenes en relación a los puestos de trabajo que ocupan, tendencia que ya se venía registrando en los últimos años y que ha continuado en este período. De hecho, los datos del informe evidencian que el 54,8% de los jóvenes está empleado en un trabajo que requiere una calificación interior a la que se ha adquirido a lo largo de sus años de formación académica.

 

Todos estos factores –desempleo, temporalidad y ocupación a tiempo parcial-, dificultan a su vez que los jóvenes puedan acceder a una vivienda, cuyos precios siguen sin estar al alcance de sus bolsillos. Para poder emanciparse, los jóvenes deberían percibir un salario un 104,09% mayor al que tienen en la actualidad para comprar una vivienda, adquisición a la que ahora tendrían que destinar el 61,2% de su sueldo. Además, las viviendas que podrían comprar serían de alrededor de 49 metros cuadrados como máximo.

 

En este caso, en el informe se observan menos diferencias entre autonomías sobre la relación entre el precio de compra de una vivienda libre y el salario anual neto de un joven de entre 16 y 29 años de edad. Esta relación es de doce veces o más en las comunidades de Cataluña, Madrid, Islas Baleares, Canarias, País Vasco y Cantabria, mientras que en el resto de comunidades es de entre 8 y 11 veces.

 

Ante estos datos, el presidente del Consejo de la Juventud de España, Héctor Saz, ha hecho un llamamiento al Gobierno de España sobre la situación de los jóvenes que “no parece indicar que realmente estemos saliendo de la crisis”. Un motivo por el que ha solicitado que se inicie una “reforma laboral que garantice derechos, calidad y condiciones dignas para el empleo de las personas jóvenes”.

 

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook , Twitter , Tuenti  y LinkedIn!

 

Más información:

 

Informe del Observatorio de Emancipación. Consejo de la Juventud de España