Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

El vicepresidente de FAPE subraya la oportunidad perdida del Plan Bolonia para el Periodismo

El vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España analiza la labor periodística desde el prisma que supone el Manifiesto de Pamplona, un documento que recoge las demandas de unos profesionales que ven cómo la crisis y la pér

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El vicepresidente de FAPE subraya la oportunidad perdida del Plan Bolonia para el Periodismo
Estudiantes-grado-INEQue la profesión periodística está en crisis es algo que sabe cualquiera que se dedica a esta labor. Despidos con premeditación y alevosía, EREs camuflados bajo planes de ajustes presupuestarios, prejubilaciones (dando las gracias por participar) y periodistas orquesta que tan pronto te hacen una crónica, que un vídeo, más cinco fotos, un post, lo comparten por Facebook, Twitter... Se puede decir que la situación que vive en la actualidad el periodismo no es la más deseable para una profesión que se ha encargado de destapar verdades enterradas por intereses políticos o de otra clase, contar lo que sucede bajo el yugo de los dictadores o hacer conscientes a lectores, espectadores y oyentes de las miserias que han vivido, y viven, tres cuartas partes de la población mundial. [Ver cursos para Periodistas]

 

La confluencia de diferentes factores, la crisis, los nuevos medios emergentes y el deterioro infligido por medios y programas de televisión desvirtuando la honorabilidad que le concede a la profesión el artículo 20 de la Constitución, ha hecho que hoy no se sepa muy bien hacia dónde va la profesión y cuál es el papel que el periodista debe y puede ejercer.

 

Y aunque de esto se es consciente desde hace varios años, fue en el I Congreso ‘El futuro del periodismo’, celebrado en Pamplona el pasado 8 de abril cuando la Federación de Asociaciones de Periodistas de España manifestó su opinión acerca de la profesión en su conjunto. “En realidad, el manifiesto es el conjunto de unas opiniones que ya hemos hecho públicas en numerosas ocasiones. El objetivo ha sido subrayar aquellos valores que siguen vigentes y que en la FAPE hemos percibido que se estaban perdiendo”.

 

Quien habla es Nemesio Rodríguez, vicepresidente de la institución promotora del manifiesto. En declaraciones a aprendemas.com ha recordado que “el adelgazamiento que han sufrido las redacciones” y su aceleración, respuesta directa de la crisis, no han ayudado a crear un modelo que sea sostenible en un panorama en el que los avances tecnológicos, Internet y los nuevos soportes móviles han desplazado a los medios tradicionales. [Ver cursos de Periodismo Digital]

 

Al ser preguntado por cuál es el modelo vigente, Rodríguez asegura que no hay modelo, que, de hecho, el modo en que se gestiona la profesión “falla de arriba a abajo”. “Hay mucha ignorancia e indecisión, es un momento de absoluta indecisión en el que los editores sólo hablan de calidad en la investigación. Sin embargo, pensar que un periodista puede hacer de todo es una barbaridad”.

 

En el Manifiesto de Pamplona se deja entrever el desaliento por la falta de confrontación de ideas dentro de las redacciones y, sobre todo, el giro experimentado por los responsables de los medios de comunicación: “Antes, siempre había un choque entre los directores de los periódicos se encargaban de la información y los gestores de la viabilidad económica del medio. Hoy, los directores de los medios cada vez son menos periodistas y más gestores”. La consecuencia directa de este cambio de papeles es la “ausencia total de debate”, sentencia Rodríguez.

 

La pérdida de apego a ciertos valores éticos es uno de los aspectos que la FAPE destaca en su manifiesto y que el vicepresidente de la federación concreta en una enumeración de errores, de los que los últimos responsables han sido los propios periodistas: “La mezcla de opinión e información, el partidismo político, y la connivencia entre periodismo y publicidad, el pseudoperiodismo que justifica la infamia con una dudosa rigurosidad de ‘sus fuentes”. Además, la falta de una respuesta firme y contundente al desprecio mostrado por algunos políticos no ha hecho más que empujar la profesión a un rincón del que ahora va a ser complicado salir: “No se debieron aceptar nunca las convocatorias de prensa sin preguntas o las declaraciones enlatadas. Nos hemos ganado la situación que vivimos en la actualidad”.

 

Bolonia y el nuevo Periodismo

 

Pero a un estado como el actual no se llega de la noche a la mañana. El declive que soporta el periodismo se ha larvado antes de llegar a las redacciones. Las facultades de Ciencias de la Información se han convertido centros de estudio dominados por líneas de enseñanza ancladas en tiempos pretéritos. Así lo denunció un estudiante en el Congreso de Pamplona. Flanqueado por las responsables de dos prestigiosas facultades de Periodismo,  manifestó la situación que se vive en las facultades, según narra Nemesio Rodríguez. “Explicó que no se está formando a la gente, y las decanas no supieron qué responder, reclamando únicamente más pasión a los alumnos”.

 

Rodríguez asegura que ambas partes, la universidad y la profesión, no pueden vivir dándose la espalda y subraya la oportunidad perdida que ha supuesto la adaptación a Bolonia en la posibilidad de dar un paso hacia adelante: “Es evidente que la universidad vive muy hacia dentro. Ahora sólo podemos preguntarnos qué hubiera pasado si, cuando tuvieron la oportunidad, se hubieran sentado con las distintas asociaciones de periodistas españolas o con profesionales”. Podrían haberse combinado las ideas de los responsables de diseñar los planes de estudios de los grados con las necesidades reales de los profesionales y las demandas desde la profesión. “Pero no se hizo”.

 

Además, cuando el estudiante llega a una redacción se encuentra con “una plantilla que no tiene tiempo ni ganas de enseñar”. Los EREs y las prejubilaciones se han llevado a una cohorte de viejos periodistas que se encargaban de enseñar a los aprendices “los trucos de la profesión”. Rodríguez apuesta por una formación que se sustente en cuatro pilares, que él considera básicos, “el contenido intelectual, los principios éticos y deontológicos, las nuevas tecnologías y los idiomas”.

 

Aunque los años venideros parezcan más oscuros que nunca, Rodríguez cree que tanto el periodista como el periodismo tienen futuro. “No hay que mirar con recelo las nuevas tecnologías, porque ayudan al periodista, pero sin olvidar que todos los soportes deben tener la misma exigencia ética”.

 

Pese a lo que pueda parecer, desde FAPE aseguran que su manifiesto no llega tarde. Veremos cuánto más tarda en reaccionar la profesión.

 

 

Más información:

 

Federación de Asociaciones de Periodistas de España

 

Manifiesto de Pamplona

 

Contenidos relacionados en aprendemas.com:

 

Más de 2.200 periodistas sin trabajo en Madrid como consecuencia de la crisis

 

Tiempos difíciles para periodistas: el 66% ha visto reducido su sueldo y el 25% ha perdido su empleo

 

Llega el primer portal de cursos en nuevas tecnologías para periodistas

 

El papel de los periodistas como maestros del lenguaje, a debate en un congreso

 

La creatividad y la calidad, claves para el desarrollo periodístico en Internet

 

Más de 1.700 periodistas han sido despedidos en los últimos ocho meses