Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

El Tribunal de Cuentas desconfía de la gestión financiera de las universidades públicas

El tribunal de cuentas llama al orden a las universidades públicas españolas. En un reciente informe sobre la actividad de estos centros durante el año 2003, lamenta su falta de un plan estratégico en materia fiscal, la excesiva dependencia de fuente

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El Tribunal de Cuentas desconfía de la gestión financiera de las universidades públicas

Las universidades españolas no salen bien paradas del último informe publicado por el Tribunal de Cuentas. Como en anteriores ocasiones, el tribunal hace hincapié sobre el descontrol financiero de estos organismos públicos, que parecen incapaces de dotarse a sí mismos de unidades de control de sus propias cuentas. Así, este órgano  llama la atención sobre el hecho de que “de las 47 universidades presenciales, 13 no cuentan con unidades de control interno” y las que lo tienen, no disponen de recursos humanos suficientes como para elaborar planes de actuación, planes de procedimiento o un sencillo informe de actividades económicas.


 


El informe, que es extensísimo (más de 300 páginas) insiste varias veces en la idea de que existe una cierta confusión entorno a las cuentas de muchas de las universidades españolas. Prueba de esto es que al tribunal le llama la atención el hecho de que “existen un número significativo de entes dependientes de universidades públicas cuyos fines y objetivos no guardan relación con los estrictamente universitarios”.


 


Además, considera que las universidades no se han preocupado en realizar un estudio serio sobre los precios públicos de las titulaciones oficiales, ni sobre la adecuación de los recursos en función de la oferta y demanda previstas. Finalmente, lamentan el hecho de que prácticamente ninguna universidad tenga implantado un sistema de evaluación del nivel de su cuerpo docente, limitándose en la mayoría de los casos a la realización de encuestas entre los estudiantes.


 



Desajuste en costes…


 


Una de las carencias que presenta el actual sistema universitario español es el desajuste existente entre las carreras que se ofertan en las distintas comunidades autónomas. Así, si tenemos en cuenta lo que supone para las universidades el coste de cada crédito académico impartido, pueden observarse notables diferencias en cada una de las grandes áreas de docencia: Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídicas, Ciencias Experimentales, Ciencias de la Salud y Ciencias Técnicas.


 


De esta forma, si tomamos por como ejemplo un crédito de Humanidades en Murcia, comprobaremos que tiene un coste de 1736 euros, mientras que en Madrid alcanza los 6.864 euros. Del mismo modo, un crédito de Medicina en Asturias cuesta algo más de 8000 euros, frente a los poco menos de 300 euros que se gastan en Castilla y León. Y si tomamos como referente las licenciaturas más técnicas, descubriremos que mientras que en Baleares la media de cada crédito impartido ronda los 6500 euros, en Galicia el coste desciende vertiginosamente hasta los 1696 euros.


 


Una lectura apresurada de estos datos llevaría a concluir que son las comunidades autónomas que disfrutan de una mayor renta per cápita las que invierten más dinero en cada crédito impartido. Aunque esto es cierto es parte ya que Madrid y Catalunya presentan los costes más altos del territorio nacional, esto no siempre se cumple y, de hecho algunos ejemplos pueden resultar paradójicos. Asturias, por ejemplo, presenta uno de los costes más altos de España a la hora de cursar una licenciatura relacionada con las Ciencias Experimentales (nada menos que 11568 euros). En el polo opuesto, el precio del crédito en la región murciana asciende únicamente a 2174 euros.


 


…y en investigación


El otro gran pilar de todo centro universitario, la investigación, no sale mejor parado. De hecho, el tribunal advierte que la actividad investigadora en la mayoría de las universidades públicas carece de planificación o, si la hay, ésta es deficiente debido a su tremenda dependencia de la financiación externa que “no es conocida hasta el momento en que reciben la adjudicación o la concesión”.


 


Sin embargo, y según refleja el informe en sus conclusiones finales, resulta más preocupante el hecho de que las universidades estén suscribiendo de forma habitual contratos con entidades y empresas catalogados como de investigación pero que, en realidad se apartan sustancialmente del sentido técnico, científico o artístico propio de toda actividad investigadora. Por último indica y quizás como consecuencia de lo anterior que en el presupuesto de las universidades no se reflejan la totalidad de los ingresos y gastos de la actividad investigadora.


 


Como colofón a tan exhaustivo examen de la situación de las universidades públicas en España, el tribunal de cuentas recomienda a estos centros acometer algunas reformas en su política de gestión que van desde la necesidad de que cada universidad se dote de un Plan estratégico en el que se contemple la adecuación de la carga docente a la demanda, hasta que sean las comunidades autónomas las que tomen cartas en el asunto y dicten normas expresas que regulen la actividad económica-financiera de los centros universitarios.


 


 


 


Más información


 


Tribunal de cuentas


 


Informe de fiscalización de las universidades públicas


 


Contenidos relacionados en a+:


 


Universidad e investigación crecerán en todas sus partidas de gasto