Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

El trabajo de los peritos, valor en alza en la resolución de conflictos judiciales

La práctica totalidad de jueces y magistrados considera clave el resultado de las pruebas periciales practicadas por expertos independientes a la hora de dictar sentencia. Así se desprende de un estudio elaborado por la Cátedra de Investigación Finan

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El trabajo de los peritos, valor en alza en la resolución de conflictos judiciales

Empresas que litigan por una supuesta competencia desleal, juicios en los que se acusa a una de las partes de haberse lucrado vulnerando la propiedad intelectual de otro, o en los que se denuncia el incumplimiento de un contrato. Todos estos ejemplos, y tantos más como los que quepa imaginar, tienen un componente en común: el juez debe decidir si una de las partes ha sufrido el perjuicio económico que denuncia, y tiene que cuantificarlo a la hora de imponer o no una condena que incluya una indemnización económica. Aquí es donde cobra importancia la prueba practicada por un perito independiente y, a juzgar por los resultados del estudio elaborado por la Cátedra de Investigación Financiera y Forense de KPMG y la Universidad Rey Juan Carlos, esa importancia es fundamental.


 


De hecho, del estudio se desprende que la práctica unanimidad entre jueces y magistrados, el 99%, considera muy importante la prueba pericial a la hora de deliberar y dictar sentencia. Entre los más de 700 encuestados también se encuentran responsables de asesoría jurídica y asesores legales externos. Este sector también valorar muy positivamente el uso de la prueba pericial, si bien en menor porcentaje que los jueces y magistrados. También los abogados afirman que, en los últimos 12 meses, han acudido a un experto independiente en más de tres casos relacionados con la contabilidad o las finanzas.


 


Este tipo de pruebas periciales en el ámbito económico han cobrado una relevancia completamente distinta en los últimos ocho años, desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil en 2001. Desde entonces, los jueces están obligados a admitir como prueba los dictámenes periciales que aporten las partes.


 


Este informe debe ser serio, exhaustivo, riguroso, realizar aportaciones de carácter técnico y profesional y clarificar adecuadamente las cuestiones económicas. Pero, por encima de todo, la circunstancia más valorada por los titulares de juzgados y tribunales recae sobre el propio perito y la capacidad que tenga para explicar su dictamen durante el juicio y demostrar de viva voz el rigor de sus conclusiones.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Universidad Rey Juan Carlos


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


La Universidad Pablo de Olavide abre camino en la formación de abogacía


 


La nueva Ley de la Abogacía implanta un máster obligatorio


 


La ONU formará a expertos internacionales en derechos humanos en Cataluña



 


Más formación sobre violencia de género a los abogados de oficio


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+