El sonido del terremoto de Japón y sus réplicas pueden escucharse por Internet

Sin duda alguna, el terremoto que ha azotado Japón y sus réplicas han dejado un escenario demoledor. Su sonido ha sido captado por investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña mediante un sistema que permite escucharlo, además de ser testigo y seguir en directo el terremoto y sus réplicas. Aparte, con los datos geofísicos conseguidos, se puede conocer el riesgo ante una actividad sísmica.

Estudiantes-grado-INEEl sonido del terremoto que afectó a Japón el pasado viernes ha sido captado por el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Cataluña, a raíz de su participación en el proyecto internacional Listening to The Deep Ocean Environment (LIDO) dentro de que se ha desarrollado el sistema LIDO, que incluye hidrófonos que registran a tiempo real y a través de Internet los sonidos del fondo marino.
 
En concreto,la grabación del sonido del seísmo se ha efectuado a través de este sistema -que permite ser testigo y seguir en tiempo real la evolución del terremoto-,  mediante una red de observatorios submarinos de la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marítimo-Terrestre (JAMSTEC), que se halla cerca de la localidad japonesa de Hatsushima. [Ver cursos de Geología]
 
La grabación realizada está ya disponible en Internet a través de la propia web del proyecto LIDO, pudiendo oír en ella el sonido del terremoto y dos réplicas del mismo. Un sonido que ha tenido que ser acelerado 16 veces para que pueda ser perceptible por el oído humano, según informan desde SINC.
 
Además, en esta web también están disponibles una serie de espectogramas en los que se refleja la intensidad y la distribución de la energía del sonido del terremoto, tanto acústica como visualmente, mostrando su frecuencia e intensidad a través de una gama de colores.
 
El sonido obtenido posibilitará conocer el impacto del sonido en el equilibro acústico natural de los océanos, ya que los cetáceos son bioindicadores de este equilibrio por su sensibilidad al ruido, característica que, junto con su papel en los ecosistemas marinos, permite calibrar la tolerancia de la cadena alimenticia a la exposición de fuentes sonoras artificiales.
 
Con estos datos geofísicos se pueden desarrollar futuros modelos que permitan la integración de la reacción de los cetáceos a los ruidos como indicadores del riesgo geológico ante una actividad sísmica.
 

 
Más información:
 
Universidad Politécnica de Cataluña
 
Proyecto LIDO
 
Contenidos relacionados en aprendemas.com:
 
Profesiones clave para ayudar en una catástrofe natural
 
La mayoría de los jóvenes españoles están dispuestos a colaborar como voluntarios