Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

El reparto desigual de las tareas del hogar, analizado en un estudio de la UPNA

La incorporación masiva de mujeres al mercado laboral desde 1978 no se ha traducido en un aumento equivalente en la proporción de hombres que participan en las tareas del hogar. Un 33% de los hombres no hace nada en casa, mientras que el 55% de las f

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El reparto desigual de las tareas del hogar, analizado en un estudio de la UPNA

El porcentaje de mujeres que se incorporaron al mercado laboral pasó del 20,7% en 1978 al 41,1% en 2002, pero este hecho no se tradujo en una proporción equivalente de hombres que participan en las tareas del hogar. El 55% de las mujeres que forman parte de una pareja en la que ambos trabajan se ocupa de realizar todas las tareas del hogar, mientras que un 33% de los hombres no hace nada en casa, según un estudio publicado en el último número de la revista Sex Roles, y del que se ha hecho eco SINC.es, en el que se ha entrevistado a 2.877 trabajadores. [Ver cursos de Estudios de la Mujer]


 


Salomé Goñi, coautora del estudio e investigadora de la Universidad Pública de Navarra, señala que “las mujeres más jóvenes siguen teniendo mayor carga de trabajo no remunerado que los hombres, aunque en menor proporción que las féminas de mayor edad. Lo mismo ocurre con la educación. Cuanto menos nivel de formación, más probabilidad de que las mujeres tengan más tareas en el hogar”.


 


Según el estudio, apenas el 12% de las mujeres comparten responsabilidades de forma igualitaria con sus parejas, mientras que la media Europea alcanza el 25%. Sin distinguir por sexos, un 18,91% de los encuestados afirma que no hace nada en casa, mientras que el 57% comparte las tareas y el 23% señala que lo hacen “todo”. Si los datos se separan por sexos, el 0,64% de las mujeres reconoce no hacer ninguna tarea de la casa y el 55% asume todas ellas, frente al 1,4% de los hombres que también realizan todas las labores. Por otro lado, el 33% de los hombres pertenecientes a parejas en las que ambos trabajan manifiestan “no hacer nada en casa”.


 


Por otro lado, el estudio analiza el nivel de ocupación de la pareja y la dependencia económica de cada miembro en relación con el trabajo no remunerado. La dependencia económica tiene importancia en el caso de las mujeres, mientras que en el de los hombres no afecta a su implicación en el trabajo no remunerado.


 


Si los hombres tienen un mayor nivel de ocupación existen más probabilidades de que las mujeres lo hagan todo, mientras que el hecho de ser empleada hace que las féminas pasen de hacer todas las tareas a compartirlas. Además, cuanto menos aportan las mujeres en el sueldo más probabilidad de que asuman todo el trabajo no remunerado, mientras que en el caso de los hombres ocurre lo contrario. [Ver cursos de Directivo]


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Revista Sex Roles


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


Europa aprueba la prestación por maternidad para mujeres autónomas


 


Las becas Lidera ofrecen una vez más estudiar un postgrado a futuras directivas madrileñas


 


Especial Mujeres 2010: Mucho más que ayer, pero menos que mañana


 


El perfil del coach en España: mujer de 31 a 49 años con titulación y breve experiencia


 


Mejor formadas pero con puestos de trabajo inferiores


 


Más noticias de Educación, Formación y Empleo publicadas en a+