Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

El personal médico es uno de los colectivos más propensos a padecer el síndrome de ‘burnout’

En el transcurso de las jornadas “Burnout en la profesión médica”, promovidas por la Organización Médica Colegial y la Fundación Galatea con el patrocinio de GSK, se ha abordado la dimensión social de este fenómeno, haciendo un análisis de los distin

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El personal médico es uno de los colectivos más propensos a padecer el síndrome de ‘burnout’

En la sede de la Organización Médica Colegial (OMC) se ha celebrado una jornada sobre el “Burnout en la profesión médica”, un síndrome de agotamiento emocional, de despersonalización y de reducción de la capacidad personal, presente en numerosos colectivos profesionales, en especial aquellos que requieren trato con la gente, entre los que se encuentran los médicos. Incluso en un reciente estudio realizado por residentes de primer y tercer año de la Unidad Docente Barcelona Ciudad, el síndrome del burnout o “estar quemado” aparece ya entre los médicos durante el inicio de su carrera, en el período de residencia.



Aunque un cierto nivel de estrés puede incluso ser necesario para mantener el dinamismo en el trabajo, en niveles extremos puede llegar a ser muy perjudicial para la salud. El personal médico es, precisamente, uno de los colectivos más propensos a padecer este síndrome, entre cuyos síntomas más habituales se encuentran la fatiga crónica, tensión muscular, gastritis y úlcera, trastornos del sueño, desmotivación, cinismo, hipercrítica hacia los compañeros de trabajo, ansiedad o incluso depresión.



En el mundo actual, donde el uso masivo de la tecnología y el exceso de información, lejos de reducir el trabajo lo acrecientan, se produce en el entorno laboral una acumulación de tareas –bajo la presión de los plazos de tiempo- que desencadena el estrés. La realidad es que se trabaja más y, de alguna manera, se está siempre en contacto con la oficina, todo ello a expensas del tiempo libre o personal. Aunque bien es cierto que un cierto nivel de estrés puede ser beneficioso para mantener el dinamismo en el trabajo, cuando este nivel se dispara se produce ese agotamiento emocional, de despersonalización y de reducción de la capacidad personal que ha dado en llamarse síndrome de “burnout”.



El síndrome de “burnout” o “estar quemado”


El síndrome de “burnout” o “estar quemado” se da en aquellas personas que para la realización de su trabajo están en relación con otras personas y su amplia gama de síntomas surgen como consecuencia de la percepción por parte del sujeto que lo padece de ver defraudadas sus expectativas. Por ello se da con frecuencia en profesiones como la medicina, e incluso hay especialidades más propensas que otras, como la oncología, al estar en contacto permanente con el dolor y la muerte. Aunque puede aparecer en cualquier momento, la mayor incidencia se da a partir de los cinco años de realizar la misma tarea. Los primeros signos denotan una disminución de la producción, una tendencia a la desorganización y un agotamiento emocional.



Para prevenirlo, los especialistas recomiendan una amplia serie de estrategias que pueden ponerse en práctica a nivel individual, como por ejemplo: incrementar la vida extra-laboral y los vínculos sociales, adquirir nuevos conocimientos (cursos de formación o colaboraciones), asumir mentalidad de grupo, incorporar actividades de entrenamiento en la resolución de problemas, establecer niveles de responsabilidad, etc.



Intervenciones


Para el neuropsiquiatra del Instituto Catalán de Salud, Jorge Luis Tizón, este síndrome, que también podría llamarse de desgaste profesional, “podría considerarse un trastorno psicopatológico influenciado por los factores laborales”. También resaltó su mayor incidencia en colectivos como la enseñanza o las profesiones sanitarias, afectando a un 30% de los médicos y a un 30-40% de los profesionales de enfermería.



La doctora en psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, Macarena Gálvez destacó que “el desgaste profesional es un riesgo psicosocial del trabajo y hay que facilitar el desarrollo profesional y la formación”. Definió el burnout como un problema de salud pública y un factor de riesgo psicosocial y señaló que la prevención es la asignatura pendiente de este síndrome del que el agotamiento es la dimensión que más lo define, pero no la única.



El psiquiatra José Carlos Mingote, coordinador del Programa de Atención Integral al Personal Sanitario Enfermo (PAIPSE) de la Comunidad Autónoma de Madrid, habló del “efecto Don Quijote” para referirse al choque que experimentan los profesionales cuando se enfrentan por primera vez a la dura realidad de la medicina y van cargando con un peso que los acaba por desbordar, y reclamó modificar los estudios de pregrado para que se incluya también una formación en psicología médica que les forme para tratar con personas.



El profesor Salvador García Sánchez, del departamento de Psicología Social de la Universidad de Barcelona, comentó que “el actual sistema es eficientista (más resultados con menos recursos) pero, ¿a costa de qué?”. Por ello pidió un “cambio cultural radical del sistema sanitario” y señaló que los colegios de médicos pueden y deben liderar este cambio.



Por parte de la OMC, el secretario general, Juan José Rodríguez Sendín, anunció que “la OMC ha adquirido el compromiso de crear un grupo de estudio y prevención de este problema, a nivel nacional”.


 



*  *  *  *


 



Más información:



Organización Médica Colegial