Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

El nuevo libro electrónico de Amazon, avalado por universidades y escuelas

Universidad y nuevas tecnologías suelen ir de la mano y los libros electrónicos no iban a ser una excepción. Amazon y su nuevo libro electrónico Kindle, con el que pretende revolucionar el mundo de la lectura, parece que de momento convence en la esf

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El nuevo libro electrónico de Amazon, avalado por universidades y escuelas

La elección de la Pace University como lugar de lanzamiento del nuevo libro electrónico Kindle DX de Amazon no fue ninguna excepción. El modelo, el primero con una pantalla realmente grande, se supone que marcará un nuevo hito en la popularización de esta nueva herramienta de lectura y al seleccionar la universidad de Nueva York como punto de partida estaba mandando un claro mensaje.


 


Pace es una de las seis universidades estadounidenses que participan en un programa piloto para testar el Kindle DX, ya que se ha convertido en uno de los últimos gadgets tecnológicos en entrar en las aulas y biblioteas. Gracias al acuerdo los centros participantes (Arizona State University, Case Western Reserve University, Princeton University, Reed College, Pace University y Darden School of Business at the University of Virginia) obtienen descuentos en la compra de los Kindle DX a cambio de distribuirlos entre los estudiantes a coste cero para que se habitúen a estas nuevas tecnologías.


 


Las escuelas que participan en el programa de Amazon, consideran que el Kindle DX podría sustituir a los libros de texto, especialmente los relacionados con gráficos, chats de bolsa y estadística. El problema es que para lograrlo debe alcanzar un grado de extensión mínimo. La librería electrónica ha acompañado el lanzamiento con tres acuerdos adicionales con las editoriales Cengage Learning, Pearson y Wiley, que juntas publican más del 60% de los libros de texto que se utilizan en educación superior en Estados Unidos.


 


Ahora sólo resta observar el uso que los estudiantes hacen del Kindle DX y su impacto real en la forma de estudiar y de dar clases. Es decir, si gracias a esta nueva tecnología los profesores van a ser capaces comunicarse con los alumnos de otra forma y ofrecerles información diferente a la actual y si los propios estudiantes cambiarán la forma en la que abordan esos datos.


 


En cualquier caso, este proyecto debería servir para comprobar los límites de la educación digital y la distribución de contenidos por ese medio. En este sentido, una de las pruebas más interesantes se está llevando a cabo con los MBA de Darden. La universidad divide su programa en cinco módulos de 62 estudiantes cada uno y precisamente uno de estos grupos recibió en agosto una partida de Kindle. Aunque no están obligados a utilizarlo, desde el centro creen que puede ser un buen método para comprobar in situ el uso que le dan los alumnos al Kindle junto con sus resultados.


 


A diferencia de los Kindle DX de las universidades y estudios de grado, Darden no se limita a utilizar esta herramienta como un sustituto de los libros de texto tradicionales. El centro ha desarrollado casos de estudio específicos para el dispositivo, algo reseñable teniendo en cuenta que Darden es el segundo mayor productor de casos de estudio del mundo por detrás de Harvard Business School. Si Darden da con la fórmula adecuada sus oportunidades de negocio son enormes, ya que podría incluso vender casos de estudio a través de Amazon u otras plataformas online.


 


El experimento de Darden los casos se reparten en PDF y en el formato utilizado por Kindle y teniendo en cuenta que un estudiante medio del centro consume cerca de 600 casos durante sus dos años en la escuela de negocios, las oportunidades son enormes tanto para el centro como para los estudiantes. Hay que tener en cuenta que el formato digital es ostensiblemente más barato que el papel, además de más ecológico.


 


Algunos de los modelos ebooks actuales como CourseSmart, ofrece a los estudiantes la posibilidad de descargar libros electrónicos con importantes descuentos pero el problema es que estos textos sólo están disponibles a través de suscripciones de 180 días.



Pero al margen del potencial de ahorro económico, los nuevos dispositivos electrónicos como Kindle o los smartphones, proporcionan nuevas formas de interacción que complementan las de los videos o las redes sociales. Y es que los métodos de enseñanza tradicionales empiezan a quedarse obsoletos en algunas áreas y en cualquier caso, tampoco les viene mal la ayuda de las nuevas tecnologías que permiten una distribución más rápida de los contenidos.