Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

El modelo de flexibilidad laboral y las políticas sociales impiden a España combatir desigualdades

España cuenta con un mayor porcentaje de personas atrapadas en situaciones de pobreza a diferencia de Dinamarca, Reino Unido y Francia, según el último número de los Estudios Sociales de la Fundación “La Caixa”.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El modelo de flexibilidad laboral y las políticas sociales impiden a España combatir desigualdades
Estudiantes-grado-INE“El sistema de protección social en España no ha actuado con una eficiencia comparable al de otros países”. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado Miguel Laparra, coordinador del Estudio Social 35: Crisis y fractura social en Europa, de la Fundación “La Caixa”, tras analizar, junto al resto de su equipo, el impacto social de la crisis económica a partir de los indicadores de pobreza y exclusión social entre cuatro países con cuatro modelos distintos de bienestar: el escandinavo (Dinamarca), el anglosajón (Reino Unido), el continental (Francia) y el mediterráneo (España).

 

Según explica Laparra, el sistema de protección social de nuestro país tiene tres problemas. El primero de ellos es que apenas garantizan que los españoles salgan del estado de pobreza debido a la cuantía de las prestaciones y a su duración determinada. De hecho, según los datos del estudio, solo un 51% de los españoles abandona dicho estado, frente al 70% en Francia o al 66% en Dinamarca.

 

El segundo problema es que quienes salen de la situación de pobreza, el 16% vuelve al mismo estatus en apenas un año, por lo que el efecto de nuestro sistema social de protección es muy reducido. Por último, el experto señala que España es el país con mayor porcentaje de personas atrapadas en situaciones de pobreza al cabo de dos años (54,6%).

 

Desde 2007, las personas en riesgo de pobreza en nuestro país ha aumentado en 1,4 millones, un incremento mayor que el del resto de la Unión. Además, España ha experimentado el crecimiento más importante de pobreza severa, situándonos en el  5,2%  de la población en 2010, el doble que en el resto de los países. Esta situación afecta especialmente a jóvenes (7,1%), parados (9,9%), parejas con hijos (6,5%) y a quienes tienen menos formación.

 

De hecho, los jóvenes son los que más sufren la crisis. El 52,8% de entre 18 y 34 años convive con sus padres, frente al 17,7% de Dinamarca, el 34% de Francia y el 39% del Reino Unido. Ademásuno de cada cuatro jóvenes españoles entre 20 y 30 años ni estudia ni trabaja. [Ver cursos de Búsqueda de Empleo]

 

El estudio recuerda que en España, de 2005 a 2011, el desempleo ha pasado del 9,2% al 22%. Una situación que en nada se parece a la de nuestros vecinos europeos: el desempleo en 2010 se situaba en algo menos del 8% en Dinamarca y el Reino Unido, y en el 9,3% en Francia.

 

Todos estos datos han propiciado que España se posicione en tercer lugar en la UE-27 en cuanto al nivel de desigualdad. La diferencia de ingresos entre el 10% más rico y el 10% más pobre ha aumentado el 16,7% desde 2007. La clave de esta situación reside en una diferencia sustancial: nuestro país, respecto a sus vecinos europeos, es el que más empleo ha destruido (el 11% entre 2007 y 2011), con una evolución similar en el PIB.

 

Situaciones familiares en riesgo

 

El 7,6% de los hogares tiene a todos sus miembros activos en paro, el doble que en los demás países analizados y en uno de cada cinco hogares españoles con todos sus miembros desempleados vive alguna persona mayor de 65 años, el triple que hace cuatro años. Es decir, más de 300.000 familias viven, a día de hoy, gracias a la pensión de sus mayores.

 

Los autores concluyen que en España el impacto de la crisis en el aumento de la pobreza severa y la exclusión social ha sido mayor que en otros países europeos por tres factores: el modelo español de flexibilidad laboral se ha mostrado especialmente perverso a la hora de responder a la crisis; las políticas sociales han mostrado una reducida capacidad de compensar las desigualdades sociales que genera el mercado, y el recurso a la institución familiar presenta ya limitaciones obvias para cubrir todas las necesidades sociales que se van generando.

 

Aunque el estado del bienestar español ha reaccionado aumentando su capacidad de cobertura, en realidad, según afirman los autores, estamos aún muy por debajo del resto de los países a la hora de reducir la pobreza y aseguran que aunque el sistema de pensiones, el sistema nacional de salud y el sistema educativo han mitigado los primeros embates de la crisis sobre la población en España, no se ha hecho lo mismo de otras áreas de la protección social, como en las políticas de protección por desempleo, de rentas mínimas, familiares y de vivienda.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

Más información:

 

Estudio la Caixa: Causas y efectos en España

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:



La formación superior reduce un 19% el riesgo de pobreza frente a la educación primaria 



El desempleo en Europa sigue creciendo, con diferencias cada vez mayores entre países