Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

El Master Dragados es un buen ejemplo a seguir por el resto de empresas

Un reciente estudio realizado por la Comisión Europea relativo a la inversión que hacen las empresas en formación, no ha dejado en muy buen lugar a España. Por eso, se echa de menos que iniciativas como la de Dragados se generalizara algo más en nues

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El Master Dragados es un buen ejemplo a seguir por el resto de empresas

FGW / Redacción Aprendemas.com - 22/4/2002.


Cuando Santiago Foncillas, Presidente de Dragados hoy mismo dimitido, se despidió del Consejo de Administración agradeció a sus 51.000 empleados todo el trabajo hecho durante su período de presidencia de la compañía, pero "especialmente", quiso felicitar, "al brillante equipo directivo, por su competencia y prestigio, a sus proveedores, y a los cinco consejeros que, junto a él, abandonan el consejo de Dragados, por haberle asesorado siempre con enorme independencia de criterio". Y esto viene a cuento porque, tras los magníficos logros alcanzados por la compañía, la estabilidad laboral de la plantilla, así como, la competencia de estos, cuando esta empresa el año anterior se planteó cómo incorporar el gran número de directivos que va a necesitar en los próximos dos años, en la dirección se decidió que lo mejor sería aprovechar el talento y potencial de la plantilla más joven. De ahí nació la idea, no muy habitual en nuestro país, de organizar un master interno para preparar aquellos empleados más prometedores en la asunción de puestos directivos.


Los veinticuatro elegidos en esta primera edición del Master Dragados (MD1) son, (salvo dos licenciados, un aparejador y un arquitecto técnico), todos ingenieros, tienen entre 30 y 35 años y sólo dos son mujeres. Cuando concluyan en julio, durante 5 meses habrán asistido a un programa dividido en 6 módulos impartidos por dos escuelas de postgrado, por una consultora también encargada de la coordinación y por varios de los propios directivos veteranos de la compañía. En concreto, las clases del primer módulo, "Dirigir, motivar y negociar", serán conducidas por consultores externos de la consultora Dynamic Sinergy. El segundo módulo de Administración, Finanzas y Fiscalidad será impartido por el CEF, (escuela de gran prestigio en estudios fiscales), por el Instituto de Finanzas y por el responsable del área fiscal del grupo. El resto de módulos, "Funcionamiento de una sociedad anónima", "Comunicación empresarial", "Planificación y control de gestión" y "Recursos Humanos", serán los impartidos por los directivos de la compañía, que irremediablemente hace pensar de alguna manera en cierto tipo de "Mentoring" en este programa. Hay que decir, por otra parte, que fueron los propios directivos los que escogieron a esos veinticuatro profesionales. Además, en ese tiempo los alumnos alternarán las clases con su trabajo por lo que los alumnos se han comprometido a ir aplicando los conocimientos adquiridos a sus tareas profesionales.


Este primer master, que ha supuesto un coste de 4.800 euros por alumno, va a tener según el máximo responsable de los Recursos Humanos de la compañía, Antonio González, continuidad y de hecho ya se está trabajando en el diseño del siguiente programa, el MD2, así como en el diseño de un plan de formación in company para directivos. De hecho, esta compañía, si el nuevo equipo gestor fruto de la antedicha dimisión no lo cambia, quiere desarrollar una política de formación interna de sus directivos y no recurrir a fichajes externos. Así, lo que está haciendo dentro de la organización, es desarrollar, durante los dos primeros años de los recién incorporados, un programa de formación inicial con tutoría y control individualizado. Los dos años siguientes, la empresa se centra en la formación específica del empleado para acometer estrictamente su labor profesional. Pasado este tiempo, es cuando el empleado podrá acceder al master interno. Esta ambiciosa política basada en la formación interna le supone a Dragados nueve millones de euros anuales. Como dato valga que en el año 2001, 10.300 empleados, de los 51.500, participaron en alguna actividad formativa organizada por la empresa.


Dragados es, sin duda, un ejemplo de empresa española que considera el aprendizaje en el trabajo una parte esencial de su competitividad empresarial. Precisamente, la misma conclusión que señaló en un informe reciente la Comisión Europea como esencial para mantener, ya no sólo la competitividad de las empresas sino especialmente la empleabilidad de esos mismos profesionales en el mercado laboral. España es, según este estudio realizado a partir de 35.000 empresas de los 15 países de la Unión, uno de los países con el índice formativo más bajo, sólo superado por Portugal. Además, se señala que el crecimiento de los últimos siete años ha sido de nueve puntos porcentuales, mientras que en países como Holanda o Bélgica este crecimiento ha superado con creces el 20%. Por otra parte, la brecha de gasto entre las grandes y medianas empresas españolas es inusualmente alto. Mientras que el 86% de las empresas con más de 250 trabajadores declaran tener cursos de formación, el porcentaje se reduce al 58% en el caso de las de más de 50 empleados. Si tomamos todo el rango de empresas, de la más pequeña a la mayor, sólo el 36% de ellas declara realizar algún tipo de curso entre sus trabajadores. Por todo esto, iniciativas como las de Dragados son muy bienvenidas.