Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

El informe de la Fundación CYD 2012 resalta el impacto de la crisis en la Universidad

La Fundación Conocimiento y Desarrollo ha presentado su informe anual sobre la contribución de las universidades españolas al desarrollo. El impacto de la crisis ha centrado gran parte del estudio.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El informe de la Fundación CYD 2012 resalta el impacto de la crisis en la Universidad
Estudiantes-grado-INELa Fundación Conocimiento y Desarrollo ha presentado, por noveno año consecutivo, su informe anual sobre la contribución de las universidades españolas al desarrollo, escrito desde la perspectiva de un entorno externo caracterizado por profundos cambios, marcados en gran parte por la crisis. [Ver cursos de Grados]

 

Entre sus conclusiones, el informe recoge los dos principales retos a los que tienen que hacer frente las universidades: cómo vencer a la crisis y avanzar en la reforma. Así, según los expertos, los efectivos negativos de este periodo convulso en economía se han visto reflejados en los presupuestos de la educación superior. Los recortes, según recoge el estudio, seguirán en los próximos años, y han afectado especialmente a los salarios del profesorado, mostrando otras evidencias, como las reducciones de las plantillas o los cierres y fusiones de instituciones de educación superior.

 

También ha habido efectos negativos sobre las ayudas públicas al estudio (becas y subvenciones, principalmente), que pueden provocar descensos en las tasas de participación y reducir la equidad del sistema, según se recoge en las conclusiones del estudio. Los ingresos no financieros de las universidades públicas presenciales españolas han disminuido entre 2009 y 2011 un 7,8%. Todo ello ha hecho aumentar la disparidad entre los sistemas universitarios en lo que a los recursos públicos se refiere, con un aumento de la aportación de recursos privados.

 

Inversión en I+D

 

El informe recoge la reducción del gasto en I+D y el dedicado a personal investigador. España sigue estando por debajo de la mayoría de los países europeos y de los países miembros de la OCDE. En 2011, el gasto en I+D se situó 0,6 puntos porcentuales por debajo de la media de la UE-27 y 0,75 puntos por porcentuales por debajo de la UE-15.

 

El personal dedicado a I+D registró en 2011 una disminución del 3% respecto al año anterior, con 215.079 empleados. La inversión privada también ha sufrido un retraimiento significativo.

 

Por otra parte, el informe resalta la necesidad de reformar el modelo universitario, en línea con lo que se ha llevado a cabo en países europeos con sistemas universitarios de referencia. Según el Barómetro CYD 2012, hay una elevada valoración de la importancia otorgada al papel de la universidad en la economía y la sociedad española.

 

Entre los retrocesos que ha sufrido la universidad se citan los siguientes: competitividad internacional, capacidad competitiva de la economía española a nivel internacional gracias al sistema universitario, la dotación de infraestructuras para la ciencia y el conocimiento, y la importancia otorgada por las Administraciones públicas a los recursos dirigidos al sistema universitario.

 

Expansión económica

 

España dedicó poco menos que la mitad del gasto de los EE.UU. a educación superior; tan solo el 1,31% del PIB. A pesar de ello, se ha producido un aumento ininterrumpido de las publicaciones científicas. El porcentaje de la producción española con respecto a la mundial ha pasado del 2,28% en 2000 al 3,04% en 2011, lo que supone un incremento del 33,5%.

 

Sin embargo, los expertos han observado un descenso del liderazgo y la excelencia científica, probablemente debido a la disminución de la inversión en I+D. Los científicos españoles están haciendo un gran esfuerzo, sin embargo, por mantener el crecimiento de la producción y su tasa de internacionalización.

 

Las sombras de la expansión económica, según el informe, se centran en la reducida eficiencia de la universidad, la escasa internacionalización, un mapa de titulaciones mejorable y una tasa de rendimiento insuficiente.

 

En nuestras universidades es destacable el poco peso de los estudiantes internacionales (un 2% en 2010), que proceden, principalmente, de América Latina y el Caribe. En cuanto a las titulaciones, los expertos coinciden en señalar la necesidad de reducir su número, que resulta excesivo, ya que una cuarta parte tiene menos de 50 alumnos de nuevo ingreso. La situación es más preocupante en las ramas de ingeniería y arquitectura, ciencias y artes y humanidades, en comparación con ciencias de la salud y ciencias sociales y jurídicas.

 

Si hablamos de rendimiento, el peor comportamiento se da en ingeniería y arquitectura, donde en torno a 40 de cada 100 créditos matriculados no se superaron. En el otro lado de la balanza se encuentra ciencias de la salud (con el 20% de créditos matriculados sin aprobar).

 

Los expertos recomiendan a las universidades acentuar los esfuerzos para convertirse en yacimientos de empleo y atender a las necesidades de la sociedad, gestionando de la mejor forma posible las reducciones presupuestarias. Se da la circunstancia de que, en este último año, ha aumentado la sobrecualificación entre los graduados, con menos de un tercio de los ocupados empleados en puestos de alta cualificación, lo que constituye el porcentaje más reducido de todos los países de la UE.

 

Además, los graduados tienen que hacer frente a un empeoramiento de sus condiciones laborales. Por otro lado, la crisis también se ha reflejado en los desajustes entre oferta y demanda de trabajo, observándose, con respecto al año anterior, un menor número de titulados universitarios trabajando, con más tiempo de espera para conseguir el primer empleo, menos posibilidades de acceder a contratos estables y a tiempo completo, y un salario inferior. Los indicadores más positivos se dan para los titulados en ciencias de la salud y enseñanzas técnicas, y los más negativos corresponden a ciencias sociales o experimentales.

 

Por último, los expertos consideran que “se hace imperativo revertir las reducciones presupuestarias que se están produciendo y garantizar un escenario de crecimiento sostenido, evitando especialmente las medidas de ahorro que afecten a la contratación y reposición del personal docente”. Asimismo, el informe indica que es necesario dotar a las universidades de mayor autonomía y replantearse su papel “en un mundo más abierto y en el que adquieren un protagonismo creciente aquellos países que cuentan con sistemas educativos y universitarios muy adaptados a su papel de elemento fundamental de la economía”.

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn! 

 

Más información:

 

Informe CYD 2012

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Nuevo ranking de universidades que dice de forma personalizada dónde estudiar

 

Varias universidades españolas darán facilidades para pagar la matrícula

 

Las universidades españolas acercan la ciencia a la sociedad