Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

El futuro de los diccionarios se escribe en formato digital

Académicos y editores de toda Europa exponen las posibilidades que ofrece el formato electrónico de diccionarios y enciclopedias en un simposio de la Real Academia Española. [Foto: Mesa redonda sobre "Lexicografía y Lingüística"/RAE]

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El futuro de los diccionarios se escribe en formato digital
Estudiantes-grado-INE“La informática, aparte de servir para la consulta del diccionario y para el almacenamiento de los datos, está cambiando nuestra forma de trabajar”. Con estas palabras intervenía José Antonio Pascual –vicedirector de la RAE- en la inauguración del Simposio internacional El futuro de los diccionarios en la era digital celebrado la pasada semana en la Real Academia Española para definir el futuro de estas obras tras la llegada el pasado 16 de octubre de la 23ª edición del Diccionario de la RAE, aunque su versión digital no llegará hasta comienzos de 2015.

 

Ver cursos de Lingüística

 

Ver cursos de Lengua Española


 

A lo largo de las tres jornadas del simposio, han intervenido académicos y editores europeos para exponer la situación actual e influencia de las nuevas tecnologías en los diccionarios. De hecho, según ha apuntado Miguel Barrero –director general de negocios digitales de Santillana- la revolución digital ha provocado una caída de ventas en diccionarios y enciclopedias de un 70% en apenas cinco años: de 146 millones de euros que facturaron en España en 2008, a 45 millones en 2013.

 

No obstante, los expertos siguen viendo en el papel la principal fuente de ingresos. “Las grandes editoriales de enciclopedias han renunciado a cobrar en Internet, un mundo donde todo es gratuito”, aseguraba Laurent Catach, director de ediciones digitales del diccionario francés Le Robert.

 

El sector editorial, por lo tanto, se encuentra en un “complejo proceso de redefinición” y de adaptación al entorno digital, como ha explicado Miguel Barrero, para quien supone “una tormenta perfecta” pues por un lado sufren la crisis económica y por otro la revolución digital.

 

Ver cursos para editores

 

El formato digital

 

¿Qué posibilidades ofrece el formato digital? Para el académico Ignacio Bosque, el nuevo formato permitiría establecer relaciones entre palabras que suelen aparecer en los diccionarios de papel, tanto paradigmáticas (sinonimia, antonimia, relaciones de inclusión o de conversión) como sintagmáticas (régimen preposicional, colocaciones o coapariciones).

 

Algo con lo que coincide la directora general de Espasa, Ana Rosa Semprún, quien ha apuntado que “la edición digital del futuro, sin dejar de ser léxico, será también un diccionario histórico, etimológico, ortográfico, de construcción y régimen, de historia, combinatorio, temático, e ineludiblemente panhispánico”.

 

Por su parte, Michael Proffitt, editor jefe del Oxford English Dictionary, ha definido los tres principios básicos para el diccionario del mundo digital: “ser accesible para la mayor cantidad de públicos, atender a los nuevos formatos y conseguir el dinero que permita llevar a cabo el proyecto”. En esta misma línea, Sven Tarp, de la Aarhus University (Dinamarca), considera que han de permitir al usuario acceder a los datos relevantes y extraer la información requerida “de la forma más fácil y rápida posible”.

 

Desde Francia, Jean Pruvost de la Université de Cergy-Pontoise ha manifestado que por el momento los diccionarios en formato electrónico todavía “arrastran la servidumbre del papel” y no suelen contemplar todavía el añadido de imágenes, sonidos y vínculos. Asimismo, ha planteado un concepto novedoso: la lexicografía intersticial, que consiste en no dejar escapar información que el consultante debería entonces buscar en otras fuentes.

 

En este contexto, ¿qué proponen las grandes tecnológicas? Luis Collado, responsable de Google Books y Google News para España y Portugal, ha explicado que Google lo que ofrece es que “los usuarios no vayan a los diccionarios, sino que los diccionarios vayan a ellos a través de aplicaciones”, sobre lo cual ha añadido que “la propia riqueza de estas herramientas es la aportación del usuario al diccionario”.

 

En esta misma línea ha intervenido María Garaña, presidenta de Microsoft España, quien considera que son los diccionarios los que deben adaptarse al contexto y al dispositivo que el usuario quiera utilizar en cada momento, puesto que “lo que se busca es la inmediatez”. En su caso, Paloma Barba, directora de Telefónica Learning Services, ha propuesto que “los contenidos se adapten a las distintas variedades de lengua y a los distintos países, pues cada uno necesita atenciones diferentes”.

 

De hecho, José Antonio Pascual ha destacado “la estrecha relación” que la RAE mantiene con América y sus distintas academias, lo que facilita que “todas las decisiones que se toman busquen una unidad que permite y fomenta la variación”.

 

Proyectos lexicográficos volcados hacia la edición digital (Simposio RAE El futuro de los diccionarios en la era digital):

 



 

Más información:

 

RAE

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

“Chupi”, “amigovio” y “wifi”, entre las nuevas incorporaciones al Diccionario de la RAE

 

Cómo ha evolucionado el diccionario de la RAE



Bibliotecas digitales, una entrada virtual a infinitos títulos