Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

El estrés puede retrasar el desarrollo del cerebro de los niños

El estrés tiene un efecto directo en el organismo. Y, sobre todo, en el cerebro de los niños según se ha descubierto en una investigación en la que se refleja que una mayor exposición al estrés está relacionada con afecciones sobre procesos cognitivo

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El estrés puede retrasar el desarrollo del cerebro de los niños
Estudiantes-grado-INEEl estrés puede afectar al desarrollo cerebral de los niños, en concreto, a la corteza prefrontal en la que se reflejan las habilidades cognitivas complejas, según se recoge en un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison. [Ver cursos de Neurociencia]

 

El estudio, que pone de manifiesto en humanos esta relación que ya ha sido probada en animales, refleja también que una mayor exposición al estrés está relacionada con ciertos tipos de procesos cognitivos.

 

De esta manera, los niños que han experimentado o vivido situaciones de estrés más intenso y duradero en su vida registraron puntuaciones más bajas en las pruebas relativas a la memoria de trabajo especial, presentando más dificultades para hacer las pruebas de memoria a corto plazo.

 

Además, en el estudio publicado recientemente en la revista Journal of Neuroscience, se realizaron escáneres cerebrales que revelaron que la corteza cingulada anterior, una parte de la corteza prefrontal que desempeña un papel fundamental en la memoria de trabajo espacial, ocupa un menor espacio en los niños con mayor exposición a situaciones estresantes.

 

No obstante, estas diferencias podrían ser reversibles. De hecho, según explica uno de los investigadores, el estudio realizado no trata de argumentar que esas diferencias en el cerebro son permanentes, ya que tan sólo se dispone de una instantánea, una imagen de resonancia magnética de cada sujeto, lo que no permite conocer si es sólo un retraso en el cerebro o una diferencia duradera. 

 

Para realizar el estudio, los investigadores determinaron el nivel de estrés en los niños de 9 a 14 años de edad y de sus padres a través de entrevistas, atendiendo a acontecimientos estresantes clasificados de leves a graves. Además, se trató de observar una serie de factores que generan estrés en lugar de apreciar tan sólo un tipo específico de estrés.

 

Un análisis que determinó que existe poca correlación entre el estrés acumulado y la edad. Así, los niños que tenían varios años más de vida para experimentar episodios de estrés no eran más propensos que sus pares más jóvenes que habían acumulado un largo esfuerzo en su curriculum vitae. 

 

Los investigadores igualmente apreciaron cambios en el tejido del cerebro, tanto en la materia blanca como en la sustancia gris. Una observación que determinó que los volúmenes de materia gris y blanca fueron más bajos en las áreas del cerebro que habían variado con el estrés, de manera que los pequeños volúmenes se asociaron con la alta tensión.  

 

Este estudio podría arrojar más luz y ayudar sobre cómo se podría tratar a los niños que han vivido muchas situaciones de estrés de forma prolongada, aparte de ahondar en la comprensión de cómo el estrés afecta a la capacidad cognitiva y al rendimiento y si podría haber intervenciones para poder entrenar o reestrenar a los niños en este campo. 

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 

 



Más información:

 

Universidad de Wisconsin-Madison

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

El cerebro de niñas con ansiedad trabaja más

 

La crisis de la adolescencia tiene su explicación en el desarrollo del cerebro

 

El estrés crónico en la adolescencia afecta a la memoria

 

Identifican nuevos genes que relacionan el tamaño del cerebro y la inteligencia

 

Aumentar la inteligencia es posible



Navegar por la red mejora la actividad mental