Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

El estrés pasa factura a un 40% de los trabajadores españoles

El actual panorama económico y laboral es uno de los principales culpables del aumento del estrés entre los profesionales y que, además, afecta directamente en el bienestar de las personas. De hecho, la incidencia del trabajo en la salud ha aumentado

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El estrés pasa factura a un 40% de los trabajadores españoles
Estudiantes-grado-INEDolor de cabeza, contracturas, problemas de espalda… Muchos son los trabajadores que diariamente acuden a su puesto en el trabajo con algunas de estas molestias a causa del estrés. Así les sucede a cuatro de cada diez profesionales, según Randstad, tras preguntar a 1.600 personas en sus oficinas para analizar cómo el trabajo llega a afectar a la salud de los empleados.

 

Pero los problemas pueden ir, incluso, más allá. Especialmente, son más las mujeres (43,9%) las que se ven sobrepasadas por la situación y el estrés laboral les llega a afectar en su vida personal, algo que solo le sucede al 36% de los hombres.

 

Por otro lado, están los trabajadores más veteranos y que se encuentran más cerca de la edad de jubilación. Estos son los que más preocupados están (47,79%) por el hecho de que el trabajo suponga una carga para su estado de salud.

 

Estos resultados evidencian que la incidencia del trabajo en la salud ha aumentado 10 puntos porcentuales respecto al año pasado, lo que indica un aumento en la preocupación de los trabajadores ante su empleo. Y si se cumplen las previsiones de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que apuntaba que el 47% de españoles creían que el estrés aumentaría en los próximos cinco años, las cifras seguirán incrementándose. Todo ello tiene que ver con la actual coyuntura económica, que puede acarrear a un grave deterioro de la salud mental y física si las cosas no cambian.

 

Por ello, “no podemos hablar de sectores ni puestos más estresantes, depende de cómo cada trabajador viva la situación y de qué medidas tome la empresa en prevención de riesgos”, explica Fátima del Hoyo, responsable de Prevención de Riesgos Laborales en Randstad. “Con carácter general los factores estresantes existen en todos los puestos de trabajo y depende de los recursos que los trabajadores tengan a su disposición que se convierta en un problema para la salud o no”.

 

Y es que la seguridad laboral es un factor fundamental tanto para las empresas como para los trabajadores. Según ha recogido Randstad, un 76% de los encuestados reconoce que es necesaria la implantación de buenas prácticas de seguridad y salud para ser más competitivos.

 

¿Qué hacer?

 

Reducir la incidencia del estrés entre los trabajadores es posible. Para ello, Randstad recomienda a la empresa: definir los roles de cada puesto en la organización;contar con planes de formación individualizados y dirigidos al desarrollo de las habilidades necesarias para el trabajo; poner en marcha programas de promoción de la salud orientados a informar a los trabajadores y a facilitarles hábitos de vida saludables e informar sobre los riesgos de cada puesto de trabajo.

 

Pero el trabajador también debe preocuparse por prevenir el estrés. “Cada profesional vive este tipo de situaciones de manera diferente”, explica Fátima del Hoyo. Es fundamental que cada empleado mantenga una actitud positiva, lleve una vida saludable y que sus niveles de auto exigencia sean objetivos. “Otro hecho importante tiene que ver con los momentos difíciles, ya que tienen que intentar apoyarse tanto en sus superiores como en sus compañeros.  Estas pautas ayudan a que las situaciones de estrés no se dilaten en el tiempo y por lo tanto, no afecten a su salud”.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Randstad

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:



Trucos para reducir el estrés laboral



Investigadores europeos analizan cómo los parados españoles viven el estrés



El estrés crónico en la adolescencia afecta a la memoria



El humor y el gimnasio, las mejores herramientas para combatir el estrés