Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

El estrés en la infancia puede perjudicar la salud en la vida adulta

Las situaciones de estrés en los niños propician que en la vida adulta adquieran hábitos poco saludables como beber o fumar o tener mayor índice de masa corporal. Además, suelen tener un nivel educativo y económico más bajo, según una investigación.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El estrés en la infancia puede perjudicar la salud en la vida adulta
Estudiantes-grado-INEEl estrés en los niños puede tener consecuencias negativas para su salud en los años posteriores cuando llegan a la vida adulta. Un estudio realizado por la investigadora Cristina Barboza Solís de la Universidad de Costa Rica ha puesto de manifiesto esta relación entre el estrés y los problemas de salud en años venideros que se producen desde el punto de vista biológico, además de afectar al comportamiento y a los niveles socioeconómicos de la persona.

 

Ver cursos de:

Gestión de estrés

Salud


 

Los resultados, que han sido publicados en la revista Proceedings of the National Academy Sciences (PNAS), sacan a la luz los efectos negativos que tienen en el niño estar en un ambiente psicosocial estresante o tener traumas psicosociales que han podido estar originados por diversos problemas familiares.

 

Unas situaciones que tienen una traslación directa en su edad adulta, ya que se ha observado que luego estos niños adquieren hábitos poco saludables como fumar o tomar bebidas alcohólicas y licores –costumbres más habituales en los hombres-, aparte de tener un índice de masa corporal elevado, factor que se observa más en las mujeres.

 

Los efectos negativos no acaban ahí, dado que también se ha apreciado que presentan un bajo nivel educativo y que su patrimonio económico también es inferior al de otras personas que no han vivido esas situaciones de estrés en la infancia. A ellos habría que sumar posibles consecuencias por la vía biológica, que todavía están por determinar, aunque la investigadora considera que el sistema fisiológico generaría alguna respuesta al estrés.

 

Estas conclusiones se han establecido después de un estudio en el que se han tomado como base los datos del Nacional Child Development, investigación que se hizo en 1958 en Gran Bretaña con miles de personas y que luego los investigadores han continuado controlando a sus participantes. En concreto, se seleccionaron a 3.782 mujeres y 3.753 hombres, quienes cumplían todos 57 años en 2015, según recoge la agencia Sinc.

 

Estas personas fueron estudiadas siguiendo el parámetro conocido como ACE (Adverse Childhood Experiences), que se construye atendiendo a datos que tienen en cuenta las circunstancias familiares que pueden generar estrés en los más pequeños como, por ejemplo, un divorcio, la muerte de los progenitores, problemas de alcohol en algún miembro de la unidad familiar, enfermedades psiquiátricas o problemas con la justicia.

 

Durante el estudio también se atendió el estado fisiológico de estas personas en su vida adulta, midiéndolo con la carga alostática, es decir, una medida del desgaste fisiológico global que se construye con biomarcadores clave para la salud como la presión arterial, el colesterol o los triglicéridos.

 

Para la investigadora, los resultados de este estudio son interesantes porque permiten contar con nuevos factores a la hora de estudiar y analizar el bienestar de la población, además de poder reconocer el período de la infancia como una etapa llena de oportunidades desde el punto de vista de la salud para crear nuevas políticas de sanidad pública enfocadas en la población.

 

Ahora, el siguiente paso es ahondar en esta línea de investigación con el fin de analizar si es posible que los padres transmitan un capital social, económico y psicosocial a través del nivel educativo y de su posición social, que contribuya a proteger o bien alterar la salud de los niños cuando llegan a la etapa adulta. También se baraja trasladar el ámbito de la investigación a otros países de Latinoamérica.





¡Sigue a aprendemas.com en Facebook , Twitter , Tuenti  y LinkedIn!

 

 

Más información:

 

Adverse childhood experiences and physiological wear-and-tear in midlife: Findings from the 1958 British birth cohort

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Potenciando la autonomía de los niños

 

Aprender otro idioma reduce el riesgo de creer en estereotipos y dejarse llevar por prejuicios

 

El método Kumon o cómo desarrollar todo el potencial en los niños