Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

El español sigue eclipsado por el inglés en el mundo científico y tecnológico

Un libro publicado por el Instituto Cervantes y la editorial Santillana pone de manifiesto que el uso del español en Internet copa tan sólo el 4,6% de la Red, frente al 45% de las páginas en inglés y por debajo de idiomas como el francés o el alemán.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El español sigue eclipsado por el inglés en el mundo científico y tecnológico

A pesar de que el español es una lengua en pleno crecimiento que se ha convertido ya en la segunda lengua materna del mundo, tan sólo por detrás del chino, su presencia en el plano científico-técnico se encuentra relegada a un segundo plano, apenas perceptible en el ámbito internacional, eclipsada por la hegemonía del inglés. Así lo pone de manifiesto el libro ‘El español: lengua para la ciencia y la tecnología. Presente y perspectivas de futuro’ del Instituto Cervantes y la editorial Santillana que examina las perspectivas del patrimonio del español en los ámbitos de la ciencia y la tecnología, “planteando las necesidades de difusión que el idioma requiere para consolidarse como una lengua de conocimiento adaptada a los avances en estos campos” como ha señalado la institución.


De este modo, la obra, elaborada por un equipo de filólogos, científicos, ingenieros y filósofos, presenta los retos que nuestro idioma afronta ante las demandas que genera la sociedad del conocimiento, registrando las carencias actuales.


En primer lugar, pone de manifiesto que en el ámbito de la comunicación y la divulgación científica, la lengua de transmisión predominante es el inglés, y que es en esta lengua en la que está escrita la mayor parte de la producción científica. Por ello, los autores del libro reclaman la necesidad de difusión del patrimonio del español para comunicar la ciencia en las sociedades hispanohablantes, y destacan las ventajas que nuestro idioma ofrece para la ciencia y la tecnología como son su claridad del sistema vocálico, correspondencia gráfica y fonética, pertenencia al círculo de las lenguas romance, etc.


Sin embargo, los expertos reconocen que no sólo es un problema a resolver desde el ámbito lingüístico y critican la indiferencia de la sociedad hispanohablante respecto a la ciencia, y es que sólo uno de cada diez hispanohablantes es científico, por lo que sería necesario incentivar la formación científica en nuestras sociedades.


Además, la mayoría de los científicos hispanohablantes, independientemente del país de procedencia, publican la mayoría de los artículos científicos en inglés, apenas citan a sus colegas en español -sino que tienden a citar a los autores angloparlantes- y cuando lo hacen, incorporan continuamente anglicismos.


El español no se atreve con Internet


El libro analiza, asimismo, la presencia de nuestra lengua en Internet. A este respecto, y de acuerdo con las conclusiones del estudio, se hace preciso incrementar la representación del español en este medio de comunicación. Y es que, pese a que la suma del número total de internautas hispanohablantes es superior a los 130 millones (tercera posición mundial tras el inglés y el chino), en términos porcentuales su volumen se reduce al 32%, por debajo de países como Japón o Alemania.


 


A estas cifras hay que añadir, dice la obra, aquella que calcula el uso real del español en Internet, en función de la lengua en el que están escritas las páginas que escogemos. Según este indicador, España se encuentra también por debajo de sus posibilidades, copando un 4,6% de la Red (frente al 45% de las páginas en inglés, y situándose asimismo por detrás del francés o el alemán).


 


Por su parte, sólo el 4,4% de las revistas especializadas están escritas en español según el informe del Instituto Cervantes. Las revistas científicas más prestigiosas escriben sus artículos en inglés, obligando a los científicos que quieran publicar sus investigaciones en ellas a adaptarse a este idioma.


 


Por ello, los autores del libro instan a aumentar el número de revistas editadas en español ya que constituyen la vía principal de difusión de los resultados de la investigación científica.


Además, apuestan por la creación de una agencia de prensa científica hispánica, y apuestan por crear un índice de publicaciones de revistas desligado de un país, de un idioma concreto y del sector privado (ahora la mayor base de datos de revistas del conocimiento depende de EEUU y de una empresa), de forma que, amparado por un organismo público internacional, resulte más equitativo y  refleje la representatividad real de cada idioma en la ciencia.


Finalmente, las medidas o recomendaciones encaminadas al fomento de la presencia del español como lengua de especialidad propuestas por el informe pasan por la intensificación de la docencia del español de la ciencia y la tecnología; la formación de estudiantes extranjeros en las universidades españolas; la intensificación de las jornadas sobre divulgación de la ciencia española e hispana en el extranjero; la organización de talleres periódicos de escritura técnica en países hispanohablantes y no hispanohablantes; el fomento de la industria de la lengua; y la creación de convocatorias de proyectos que tenga el español como lengua vehicular.


 


*  *  *  *


 


Más información:


Instituto Cervantes


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


Los inmigrantes bilingües español-inglés en EE.UU ganan más que los hispanos anglófobos


El curso virtual de español “Hola, ¿qué tal?” llega a Internet


La globalización inunda de neologismos el español


El español es la quinta lengua más hablada en la UE


Crece un 160% la demanda de estudios de español en China en 5 años


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+