El Defensor del Pueblo de Navarra aboga por conceder becas según la capacidad económica real del solicitante

Establecer nuevos criterios para conceder becas y ayudas para la educación en Navarra para evitar la distorsión en el proceso de concesión es el objetivo del Defensor del Pueblo de Navarra, que ha propuesto una serie de medidas para que las becas y ayudas respondan a la capacidad económica real de cada solicitante. Unas propuestas que ya han sido enviadas al ejecutivo navarro.

El Defensor del Pueblo de Navarra considera conveniente que las becas de educación se concedan conforme la capacidad económica real de los solicitantes. Esta es una de las principales sugerencias que ha realizado y que ha remitido al Departamento de Educación con la intención de mejorar las convocatorias de becas y ayudas para enseñanzas medias y universitarias convocadas por el Gobierno de Navarra.

Entre sus propuestas figuran que se consideren como miembros de la unidad familiar los menores en situación de acogimiento permanente, además de revisar los límites para calcular el patrimonio familiar, incluyendo una elevación de los importes fijados para los valores catastrales de las fincas urbanas y rústicas y excluyendo como patrimonio los bienes inmuebles o muebles, ya sean urbanos o rústicos, que estén sujetos a una actividad comercial, industrial o profesional.

Igualmente, el Defensor del Pueblo de Navarra aboga por que se compensen entre sí los criterios excluyentes por razón de patrimonio familiar y del volumen anual de negocios para que se ponderen todos ellos y poder valorar la capacidad económica real del solicitante y atender a su realidad.

Las medidas apuntadas remitidas al Departamento de Educación de Gobierno navarro contemplan además que las indemnizaciones por despido no se consideren rentas familiares, así como que se valoren como disminución de ingresos las nuevas circunstancias sobrevenidas al alumno como, por ejemplo, el cese de la pensión de orfandad cuando cumpla la edad establecida.

Referente a la reducción de matrícula por haber obtenido en algunas asignaturas la calificación de matrícula de honor, se considera conveniente que no se descuente de la ayuda, dado que hay becas cuyo importe no cubren la totalidad del coste de la matrícula. También se aconseja que se prevea la posibilidad de concesión de becas para las dobles licenciaturas o grados con título propio y reglado durante la duración completa del grado o licenciatura.

Finalmente, se apuesta por incorporar criterios de motivación positiva para el buen aprovechamiento de los estudiantes y que, en el caso de las enseñanzas conducentes al título de grado, la matrícula que se exija para la obtención de la beca sea por el mínimo de los créditos que comprenda el plan de estudios en régimen de dedicación académica a tiempo completo, sin que se establezca un mínimo.

Con estas sugerencias, el Defensor del Pueblo de Navarra pretende que no se produzca ninguna distorsión en el procedimiento de adjudicación de becas. Tan sólo en la última convocatoria aprobada por el Departamento de Educación, el número de solicitantes ascendió a 7.027, lo que refleja un incremento del 4,1% sobre el curso anterior.

Los estudiantes beneficiarios de becas o ayudas ascendieron a 2.985, lo que supone 687 estudiantes menos que en el curso anterior. El número de beneficiarios que perdieron la beca por causa de los nuevos criterios establecidos para su concesión en el curso 2010-2011 descendió el 18,7%.

Más información:

Defensor del Pueblo de Navarra

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

Abierto el plazo de solicitud para las becas generales y de movilidad del Ministerio de Educación
El próximo curso habrá más becas y un “plus” por rendimiento académico
Especial: Las becas que trae 2011