Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

El consumo de alcohol y cannabis puede provocar conductas impulsivas en los jóvenes

Así lo pone de manifiesto un informe de la Universidad de Almería tras investigar a más de 300 alumnos para comprobar si el impulso conlleva a consumir o, si de lo contrario, el consumo provoca la impulsividad. Además, el estudio ha comprobado que el

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El consumo de alcohol y cannabis puede provocar conductas impulsivas en los jóvenes
Estudiantes-grado-INELa Universidadde Almería (UAL) ha presentado las conclusiones del Estudio longitudinal de la evolución del consumo recreativo en alumnos universitarios que pone de manifiesto que muchos jóvenes consumen cannabis, alcohol y nicotina, aunque las consecuencias que se derivan de tales consumos difieren mucho entre sí. [Ver cursos de Drogodependencia]

 

El estudio, dirigido por la catedrática de Psicología de la Universidad de Almería, Pilar Flores Cubos, ofrece datos sobre el consumo de alcohol, tabaco y cannabis entre los alumnos de la universidad los fines de semana para analizar lo que los psicólogos denominan ‘impulsividad’, que define cuando una persona es incapaz de parar una conducta no adecuada o de tomar decisiones arriesgadas. “Tratamos de averiguar qué es primero: si un rasgo impulsivo lleva a consumir o, si por el contrario, el consumo provoca la impulsividad”, ha explicado Flores Cubos.

 

Un total de 310 alumnos de la UAL participaron en esta investigación, a los que se dividió en cuatro grupos: consumidores de cannabis, alcohol, nicotina y grupo de no consumidores. El 84% eran estudiantes de primer curso, tanto hombres (49%) como mujeres (52%). Un 62% tenía una edad entre 18-19 años, un 30 % entre 20-22 años y el 18 % comprendía los 23-30 años.

 

Todos ellos fueron sometidos a varias pruebas: auto-informes sobre consumo y vulnerabilidad psicopatológica; la realización de cuestionarios sobre cantidad y frecuencia de consumo drogas, personalidad y riesgo a la psicopatología, y el desarrollo de pruebas neurocognitivas, para analizar la cantidad y frecuencia mensual en el consumo de cannabis, la frecuencia semanal de ingesta de alcohol y la frecuencia diaria o semanal en el consumo de cigarrillos.

 

Conductas impulsivas

 

El 8% de los alumnos reconoció consumir cannabis, un 11% hacía lo mismo con el alcohol y un 17% reconoció su adicción a la nicotina. Los no consumidores se situaron en un 17% mientras que un gran 47% no se encontraba clasificado en ninguna de las opciones.

 

Así, el estudio ha comprobado cómo los consumidores de cannabis, alcohol y nicotina han obtenido puntaciones medias significativamente más altas en la variable de búsqueda de sensaciones (Escala de Zuckerman). Además, los consumidores de cannabis, en comparación con el grupo de no consumidores, mostraron las mayores puntuaciones en la ‘Escala de Impulsividad de Barrat’, seguido por el grupo consumidor de alcohol y por el de nicotina.

 

Los síntomas psicopatológicos se evidenciaron más en el grupo de cannabis, según la directora del estudio. Le sigue el grupo consumidor de alcohol y, en menor medida, el grupo consumidor de nicotina.

 

Además, el grupo consumidor habitual de cannabis presentó durante el estudio mayores puntuaciones en depresión (Inventario de Depresión de Beck), ansiedad (ASI), test de ansiedad), esquizotipia (cuestionario O-LIFE), pensamiento alterado medido mediante la evaluación de las meta-cogniciones (cuestionario MQC-30) y predisposición a tener alucinaciones (Cuestionario de Launay- Slade). [Ver cursos de Salud Mental]

 

Sin alarmismos

 

Según Flores Cubos, los alumnos no tienen puntuaciones elevadas en impulsividad y es el consumo de cannabis o alcohol lo que les lleva a tomar decisiones arriesgadas. Además, recuerda que todos estos resultados se refieren a “tendencias”. “No obstante, los resultados, en cuanto a posibles factores de riesgo y posibilidades de prevención parece clara”, señala Pilar Flores Cubos. De hecho, esta investigación se realiza desde el año 2004 y, desde entonces, se ha producido un descenso en el consumo de alcohol, tabaco y cannabis.

 

Este estudio se incluye dentro del convenio de colaboración entre la UAL y la Consejería de Igualdad y Bienestar Social para la prevención e intervención precoz en drogodependencias. En este sentido, también se ofrece servicios de orientación a estudiantes universitarios que demanden apoyo y se realizan cursos-talleres para la formación de mediadores juveniles.

 

Además, el convenio, firmado el pasado mes de noviembre y que seguirá en vigor hasta el próximo mes de junio, contempla la puesta en marcha de actividades de divulgación –como las desarrolladas en las Jornadas de Puertas Abiertas-, con stands informativos permanentes situados en distintos puntos del campus a lo largo del curso, la puesta en marcha de campañas de concienciación y la difusión de mensajes de prevención del consumo de drogas y de promoción de hábitos saludables.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Universidad de Almería

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Las personas que trabajan muchas horas tienen mayor riesgo de padecer depresión