Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

El coaching, una buena fórmula para enfrentarse a las secuelas de la crisis

El coaching nace de la necesidad de rentabilizar a los directivos en sus puestos de trabajo, y más en tiempos de crisis. Se consigue así que adquieran las habilidades necesarias e incrementen sus niveles de rendimiento, lo que beneficia a las empresa

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El coaching, una buena fórmula para enfrentarse a las secuelas de la crisis

La crisis ha tambaleado los cimientos de muchas empresas, teniendo como consecuencia reestructuraciones de plantilla, fusiones o cambios de estrategia. En ellas se involucra a personal directivo, que se encuentra desorientado en su nuevo rol, lastrando el balance general de la compañía, según Creade Hecht Harrison, consultora de transacción de carreras del Grupo Adecco.


 


No hay una definición única de lo que es ‘coaching’. Fue en 1992, época de reestructuraciones masivas, cuando se introdujo en los negocios, como respuesta a las necesidades del mercado. Hoy se considera que el coaching es una herramienta beneficiosa para las organizaciones, ya que va dirigido no sólo a la mejora en el desempeño del directivo, sino que también está orientado a la mejora de la empresa.


 


Además, el coaching también ayuda cuando una compañía busca consolidar un cambio de cultura y pasar de una orientación a la producción a otra centrada en el cliente. Así, puede ser la ayuda adecuada para adaptar a los directivos a un nuevo estilo de liderazgo. Lo importante del coaching es que sus programas estén posicionados dentro de la estrategia de empresa.


 


Por otro lado, el coaching también repercute en la mejora del clima laboral de la empresa, al tiempo que reduce el índice de rotación de personal y se reducen los costes de formación de la compañía, entre otros beneficios.


 


Cifras de satisfacción


 


Las cifras de satisfacción con los procesos de coaching rondan el 80%, según la encuesta Market Coaching 2008 de Aecop. Un 57% considera que el impacto en la organización ha sido muy alto o alto. Muchos se preguntan, sin embargo, si el coaching es la metodología más adecuada para un planteamiento específico.


 


La diferencia entre el coaching y el mentoring es que el primero tiene como objetivo el desarrollo de habilidades, mientras que el del segundo es el desarrollo de una carrera profesional a más largo plazo. Por su parte, el coach sigue los sueños del cliente con el objetivo de ser catalizador de un desempeño mejor, mientras que el terapeuta pretende seguir el dolor con el objetivo de curarlo, algo que, de paso, puede tener como resultado la satisfacción en el trabajo.


 


A la hora de contratar un coach hay que intentar conseguir el más adecuado para la empresa y el directivo, porque hay coaches con mucha experiencia y con preparación formal mínima, mientras que otros tienen una larga formación y poca experiencia. Existen dos fuentes de coaches: las consultorías y las organizaciones y coaches independientes.


 


Por último, uno de los beneficios del coaching es que el directivo no sólo puede mejorar su rendimiento en la empresa, sino plantearse un estilo de liderazgo volcado hacia una dirección de las personas más humana. Adecco Training pretende dar respuesta a éstas y otras preguntas con la realización de un seminario sobre coaching que durante este mes y el que viene recorrerá las principales ciudades españolas.


 


 


*  *  *  *


 


 


 


Más información:


 


Creade Hecht Harrison


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


Las empresas apuestan por el e-learning y el coaching para vencer la crisis


 


El coaching reduce el nivel de estrés entre las mujeres


 


Los españoles trabajan más horas que el resto de los europeos pero son menos productivos


 


Nace la Escuela Superior de Coaching


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+