Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

El botellón reduce la agilidad mental de los estudiantes

Los universitarios que beben en exceso los fines de semana tienen un nivel más bajo de atención, agilidad mental y precisión que los estudiantes que no consumen habitualmente bebidas alcohólicas.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El botellón reduce la agilidad mental de los estudiantes
Estudiantes-grado-INEEl botellón puede ser muy divertido, pero los jóvenes tienen que ser conscientes de sus efectos secundarios perjudiciales no sólo para su salud, sino también para el cerebro. Un estudio de la Unidad de Deterioro Cognitivo del Hospital de Valdecilla ha puesto de manifiesto que este hábito entre los estudiantes universitarios tiene una relación directa con las alteraciones cognitivas, de manera que reflejan unos menores niveles de atención, rapidez mental y precisión al realizar tareas alternas que en el caso de los universitarios que no son asiduos al botellón.

 

Ver cursos sobre Jóvenes

 

Ver cursos de Neurociencia


 

El estudio ha sido desarrollado por investigadores de este hospital con alumnos universitarios de la Escuela Gimbernat-Cantabria, centro adscrito a la Universidad de Cantabria, a quienes se les han realizado pruebas neuropsicológicas, que han permitido evaluar los efectos de este hábito en algunas funciones cognitivas. Además, igualmente se han tenido en cuenta test validados para la población española.

 

En concreto, este estudio se ha centrado en el análisis de los hábitos de vida de 102 estudiantes que afirmaron que eran bebedores excesivos de fin de semana, llegando a consumir seis o más unidades de bebidas alcohólicas en dos horas, y otro grupo que no era de bebedores excesivos.

 

Las pruebas, con las que se constataron las diferencias entre ambos grupos, se basaron en test neuropsicológicos para evaluar la memoria lógica, verbal y visual, las habilidades visoespaciales, la atención y concentración, la capacidad de inhibir la respuesta automática, la flexibilidad mental y la velocidad vasomotora.

 

Estas pruebas reflejaron que los universitarios que eran bebedores excesivos tenían un peor rendimiento y tardaron una media de 42,7 segundos en completar el test para medir funciones ejecutivas a través de la atención y la flexibilidad mental. Un tiempo que fue 6,4 segundos mayor que los alumnos no bebedores. También se puso de manifiesto que, conforme más temprana es la edad de iniciación de beber alcohol, más tiempo se tarda en superar el test.

 

El estudio igualmente ha arrojado otras conclusiones como que el alcohol afecta más a las zonas del cerebro que son las últimas en desarrollarse como es el caso del córtex prefrontal dorsolaterial, así como que el perjuicio del consumo del alcohol con perfil de bebedor de fin de semana tiene un efecto acumulativo. Un hecho este último que los investigadores califican de preocupante puesto que la edad media de los participantes en la investigación era de 19 años y llevaban una media de 4,2 años con este tipo de consumo de alcohol.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook , Twitter , Tuenti  y LinkedIn !

 

Más información:

 

Escuela Universitaria Gimbernat-Cantabria

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

El consumo moderado de alcohol en el embarazo afecta al cociente intelectual del niño

 

Casi la mitad de los padres desconoce que sus hijos consumen alcohol