Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

El acoso escolar tiene más secuelas para los niños que el maltrato de adultos

Los estudiantes víctimas de bullying son más propensos que los maltratados por adultos a tener ansiedad, depresión y una mayor tendencia a autolesionarse.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El acoso escolar tiene más secuelas para los niños que el maltrato de adultos
Estudiantes-grado-INEEl acoso escolar o bullying puede tener consecuencias muy negativas en la salud mental de los niños o jóvenes que lo padezcan, llegando sus secuelas a ser peores que las que se suelen ocasionar cuando se produce un caso de maltrato por parte de personas adultas como puede ser, por ejemplo, por parte de los padres.

 

Quiero hacer un curso sobre acoso escolar

 

Encuentra tu curso de Psicología Infantil

 

La comparativa ha sido puesta de manifiesto en un estudio realizado por profesores de Psicología de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, que recientemente se ha publicado en The Lancet Psychiatry.

 

En concreto, el estudio muestra que el bullying, tanto en su forma de violencia física como verbal o psicológica, tiene importantes consecuencias negativas para el alumno que lo padece, ya que las víctimas del acoso escolar son más susceptibles de padecer problemas de salud mental que aquellas personas que han sufrido maltrato por parte de adultos.

 

Ver cursos de:

Salud mental

Maltrato

Autoestima

 

Entre las principales secuelas del bullying figuran, por ejemplo, la ansiedad, la depresión y la tendencia a autolesionarse, llegando incluso a tener los estudiantes ideas suicidas.

 

Para realizar el estudio, el equipo de investigadores ha realizado una revisión de 38 países en los que uno de cada tres menores ha sufrido acoso. Además, los profesores de Psicología evaluaron las consecuencias del bullying de forma aislada, de manera que se utilizaron estudiantes que solo hubieran padecido este tipo de acoso.

 

Los resultados de estas personas fueron comparados con los de otro grupo, víctimas del maltrato adulto, a quienes midieron los efectos sobre su salud mental. Las mediciones se llevaron a cabo a los 18 años, aunque a los jóvenes se les venía haciendo un seguimiento desde que tenían entre 8 y 9 años.

 

Además, se tuvieron en cuenta bases de datos poblaciones como la ALSPAC (Avon Longitudinal Study of Parents and Children in the UK), que engloba a 4.026 niños, y GSMS (Great Smoky Mountains Study, que incluye a un total de 1.420 niños.

 

Las mediciones permitieron evidenciar que el 17% de los maltratados tenía secuelas en su salud mental frente al 36% de los acosados. Las diferencias también se observaron en cada efecto. Por ejemplo, en el caso de la ansiedad, el grupo de jóvenes maltratados por adultos presentaba este problema en el 8%, porcentaje inferior al 25% de los acosados. Además, se apreció una diferencia de un 4% en relación a la tendencia a la depresión y a autolesionarse.

 

Unos resultados ante los que los investigadores han señalado que el bullying no es inofensivo y que no debe considerarse como una parte inevitable de hacerse mayor, ya que tiene serias consecuencias sobre la salud a largo plazo.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

 

Más información:

 

The Lancet Psychiatry

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Los beneficios de estudiar de pie

 

Sinestesia, un fenómeno neurológico que podría afectar al 14% de la población

 

Las apps móviles y su implicación en el aprendizaje de los niños