Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

El 22% de las empresas no da con profesionales adecuados para sus vacantes

Universidades y empresas deben trabajar conjuntamente para proporcionar una formación que cubra las necesidades del mercado de trabajo. Una línea de acción en la que las administraciones también tienen un papel importante para combatir el abandono es

Publicado en Histórico Noticias
Foto de El 22% de las empresas no da con profesionales adecuados para sus vacantes
Estudiantes-grado-INELa brecha existente entre las necesidades de las empresas y la formación que se imparte en la Universidad se ha vuelto a poner de manifiesto en la II Cumbre por la Empleabilidad Juvenil - Youth & Jobs 2014, organizada por la Universidad Europea, dentro de la que se constató que el 22% de las empresas no encuentra profesionales con las capacidades necesarias para atender sus demandas, de acuerdo con los datos que se presentaron y que se corresponden con el estudio de la consultora estratégica McKinsey.

 

Además, según este estudio, el 60% de las empresas considera que los estudiantes que están a punto de incorporarse al mercado de trabajo no cumplen con las expectativas, volviéndose a constatar esta brecha y el déficit de formación existente en los titulados en áreas clave como la motivación, los idiomas, la experiencia y en habilidades como la gestión del estrés, habilidades directivas, capacidad de negociación o comunicación.



En este sentido, se evidenció la necesidad de una mayor colaboración entre la universidad y la empresa para acabar con este gap, apuntándose la conveniencia de que las universidades estén integradas en el tejido empresarial a través de un claustro docente que participe en el mundo de la empresa, así como programas educativos más prácticos y técnicos que acerquen a los futuros empleados a la realidad del mundo laboral.

 

De esta manera, se abogó por que las universidades formen a profesionales que satisfagan la demanda de la empresa, ya que la formación universitaria es clave para que los jóvenes puedan insertarse laboralmente. Para este fin, la universidad tiene que trabajar con organizaciones para conocer y saber adaptarse a sus demandas.

 

Una formación que pasa, además, por formar en competencias y habilidades como un paso más que facilite el salto de los estudiantes al mundo profesional. Dentro de ellas, se puso de manifiesto la importancia de los idiomas, nuevas tecnologías y competencias y habilidades transversales como son el trabajo en equipo, la capacidad de liderazgo, la toma de decisiones, la iniciativa o el emprendimiento.

 

Precisamente, esta formación se descuida más en las universidades públicas. Según datos de Adecco, el 72% de los estudiantes en universidades privadas recibe formación en idiomas frente al 39% de la universidad pública y el 70% lo hace en informática y nuevas tecnologías frente al 48% de la pública.

 

Pero, además, las prácticas profesionales siguen siendo también una asignatura pendiente. De acuerdo con los datos del informe de McKinsey, la falta de experiencia previa en los jóvenes que se incorporan al mercado laboral al acabar sus estudios universitarios es especialmente acusada en España en comparación con otros países europeos, lo que dificulta el acceso a un primer empleo.

 

Para facilitar ese contacto entre la formación y el empleo, la cumbre también puso de manifiesto la importancia de la Formación Profesional de Grado Superior sobre la que se indicó la necesidad de que ocupe un puesto más relevante, sobre todo, para cubrir las demandas de las empresas que requieren profesionales con conocimientos específicos y característicos de un programa de formación profesional. [Ver cursos de Formación Profesional]

 

Igualmente, se habló de la importancia del papel de la Administración Pública para poner freno al desempleo juvenil, siendo clave que la administración también conozca la realidad empresarial. Una línea de trabajo que ya ha comenzado, pero sobre la que se indicó que todavía queda mucho por hacer para tomar medidas que ayuden a los desempleados a encontrar un puesto de trabajo.

 

En esta línea igualmente se señaló la necesidad de combatir el abandono escolar y reducir el porcentaje de ninis (jóvenes que ni estudian ni trabajan), ya que en España el 23% de los jóvenes no acaba la ESO, siendo esta una de las bases del desempleo juvenil. Un trabajo que se tiene que llevar a cabo desde instituciones, empresas y educadores.

 

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!