Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

EAE detecta dónde están las empresas más innovadoras en España

¿Cuáles son las empresas más innovadoras del país? El Strategic Research Center de EAE Business School ha respondido a esta pregunta con un estudio titulado ‘La inversión en I+D+i en España’ que desvela que las empresas vascas, navarras y castellanol

Publicado en Histórico Noticias
Foto de EAE detecta dónde están las empresas más innovadoras en España

La innovación es una de las principales medidas del desarrollo de la economía de un país. En términos generales, las grandes economías tienden a pivotar sus actividades hacia sectores de valor añadido e I+D+i conforme crecen y para comprobarlo basta con mirar cómo ha cambiado la inversión en este área durante los últimos años. El estudio “La inversión en I+D+i En España” elaborado por el Strategic Research Center de EAE Business School analiza los cambios en este campo durante la última década.


 


El aumento del gasto en I+D+i por habitante ilustra claramente esta tendencia. En 1998 ningún país dedicaba más de 1.000 euros por habitante a la innovación y sin embargo en 2008 Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca superan esta cantidad. De todas formas, la media de inversión de la Unión Europea (UE) está muy lejos de esa cantidad. En concreto los estados miembros invierten 476,2 euros en actividades de I+D+i, cifra que también está muy alejada las principales economías mundiales. Así, países como Estados Unidos o Japón gastan 892,2 euros y 861,9 euros por habitante respectivamente.


 


¿Y España? El informe de EAE no deja en muy buen lugar nuestros esfuerzos en I+D+i. El gasto por habitante en España es de los más bajos de la UE y ni siquiera alcanza la media con apenas 324,7 euros, lo que por otra parte supone un importante avance desde los118,4 euros de 1998. A lo largo de la última década España ha recortado la distancia que le separa de sus vecinos europeos y todo gracias a que su inversión en  I+D+i ha crecido en un 174% durante este periodo.


 


Otro de los baremos que suelen utilizarse para medir el esfuerzo en I+D+i es el porcentaje del PUB que supone. En el caso de España, este porcentaje se sitúa en el 1,35%, un nivel similar al que se gasta en Loterías y Apuestas del Estado. Durante la última década el PIB en España ha crecido cera del 50%, a una tasa media del 3,5% en términos anuales. En otras palabras, la importancia relativa del gasto en I+D+i en España ha crecido 55% entre 1998 y 2008 cuando el PIB también lo ha hecho en esa misma proporción. Esto sugiere un progreso significativo en la inversión de este tipo de actividades durante este período de tiempo.


 


Lo cierto es que si la inversión de España está lejos del objetivo del 2%, todavía más alejado quedan los ideales planteados por la Agenda de Lisboa. Sus objetivos cuantitativos plantean lograr una serie de hotos entre los que destacan una tasa de empleo del 70%, un gasto en I+Dí del 3% sobre el PIB y un gasto privado en este concepto del 66%.


 


En este sentido, la inversión privada en I+D+i es otra de las medidas más importantes para conocer la dimensión innovadora de un país. El mencionado 66% es la meta a corto medio plazo, aunque por el momento son pocos los países que ya la han alcanzado. La media de la UE se encuentra en el 64,7% muy cerca del objetivo, pero también del 63,69% registrado en 1998. Es decir, apenas sí se han realizado avances en este campo. Además, todavía queda muy lejos de los porcentajes Estados Unidos y Japón, situados en el 75,95% y 79,65% respectivamente. En Europa países como Alemania (69,96%), Finlandia (74,73%), Reino Unido (66,49%) o Irlanda (65,03%) son los líderes  gracias a la innovación de sectores de alto componente tecnológico. En España, el sector industrial es el más innovador.


 


Por su parte, España navega por debajo de la media con una inversión privada del 54,81% en 2008 y un objetivo rebajado para 2010 del 55%. El informe destaca que la trayectoria en la última década para la participación del sector privado en I+D+i ha sido relativamente plana con niveles entre el 53% y el 55%. Si nos tenemos al avance entre 1998 y 2008, este se limita a sólo 0,79 puntos porcentuales. Además, la brecha que le separaba de Europa se ha mantenido prácticamente intacta.


 


Pero para valorar la inversión en I+D+i hay que hilar un poco más fino en cuanto a la distribución del gasto privado. Según la OCDE, los países con mejores resultados en innovación, exhiben proporciones significativas de gasto privado en I+D+i en sectores con alto componente tecnológico. En concreto, la proporción suele ser la siguientes: entre un 30% y un 40% en alta tecnología, entre un 18% y un 20% en sectores de media-alta tecnología, entre un 6% y un 10% en industrias de media-baja y baja tecnología y por último un 15%-22% en el sector servicios.


 


El caso español es diferente y su distribución habla a las claras de las particularidades de la economía española. En general, presenta una distribución bastante homogénea entre los sectores tecnológicos de alta y media-alta tecnología con porcentajes del 22,6% y del 22,2%. El problema radica en que, en comparación con la media de la Unión Europea y los países miembros de la OCDE, España presenta una mayor participación del sector de industrias de media-baja y baja tecnología (esta última supone un 16,2%). A esto hay que añadir el enorme peso del sector servicios con un 33,2%.


 


País Vasco, Navarra y Castilla y León, los primeros de la lista


 


El estudio también analiza la innovación dentro del propio país. En 2008 una de cada cinco empresas con más de diez empleados es innovadora. El porcentaje es del 20,6% y según los datos de recabados por EAD, en España hay 47.756 empresas EIN, acrónimo que sirve para denominar a las empresas innovadoras durante el periodo 2006-2008. Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid concentran el 60%


 


El informe destaca a las empresas de País Vasco, Navarra y Castilla y León como las más innovadoras y a estas comunidades como las que mejor intensidad en innovación presentan, entendida esta como la importancia relativa del gasto realizado en actividades innovadores en la cifra de negocios. La media nacional está en el 0,95% y sólo siete comunidades están por encima del mismo.


 


En el vaso vasco, el porcentaje de gasto en I+D+i de las empresas sobre su cifra de negocio es del 1,55%, mientras que en el de los castellano-leoneses es del 1,33% y el de los navarros es del 1,3%. En el extremo opuesto se encuentran Baleares (0,25%), Canarias (0,5%) y Murcia (0,57%).


 


La Investigación también analiza el gasto de las Comunidades Autónomas en I+D+i y destaca como Madrid, Navarra y País Vasco son las tres comunidades autónomas que han conseguido que el gasto en I+D+i represente el 2% de su PIB. Les sigue de cerca Cataluña que ha pasado de tener un esfuerzo innovador de 1,06% de su PIB en el año 2000 a 1,61% en 2008. Al otro lado de la clasificación, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia con niveles inferiores al 1%.


 


En España, hay una mayor propensión a innovaciones de tipo no tecnológico, “de hecho, las mayores innovaciones empresariales son de tipo organizativas relacionadas con nuevas prácticas en la organización de las tareas y métodos en los lugares de trabajo e innovaciones de marketing o comercialización, correspondientes sobre todo a actividades de promoción y publicidad de productos y servicios”, explica Mario González, director del Strategic Research Center de EAE y autor de la Investigación.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


EAE Business School


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


¿Qué define el carácter innovador?


 


Los mejores proyectos de empresa lucharán por los Premios Europeos de la Innovación


 


La Universidad de La Laguna ofrece formarse gratuitamente como Agente de Innovación


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas a+