Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

E-learning en España, elevadas expectativas pero desde cifras muy bajas

El gasto en elearning que realizan las empresas ubicadas en España sólo alcanza el 2% del total de su gasto en formación. Por eso, tanto el crecimiento como las previsiones son siempre espectaculares. Aún así, en la formación online las empresas sigu

Publicado en Histórico Noticias
Foto de E-learning en España, elevadas expectativas pero desde cifras muy bajas

Redacción Aprendemas.com - 17/12/2001


Sin duda el elearning es la modalidad educativa que se espera que más crezca en los próximos años. Al menos así lo entendieron buena parte de los participantes del Congreso e-learning España celebrado recientemente en Barcelona. Este año, se calcula que en nuestro país se habrán invertido en elearning unos 24 millones de Euros (4.000 millones de pesetas), una cifra realmente baja si se la compara con la inversión que se realizó en Estados Unidos el año pasado estimada en 2.300 millones de dólares (unos 2.500 millones de euros). Y es que el gasto que realizan las empresas españolas en esta modalidad no alcanza ni siquiera el 2% del presupuesto total destinado a la formación de sus empleados.


Se dieron como principales obstáculos, la poca familiarización de los empleados con las nuevas tecnologías que muchas veces les hace reacios a este tipo de educación tan novedoso. Asimismo, se puso de manifiesto la carencia de unos imprescindibles contenidos didácticos a la medida de cada empresa, así como, la inexistencia en general de una estrategia clara por parte de estas empresas en cuanto a la implantación de elearning dentro de sus organizaciones.


No obstante y porque precisamente las dadas son cifras sumamente bajas, lo previsible es que a este respecto se produzcan espectaculares incrementos en los próximos años. Según el Grupo Doxa, consultora que presentó en este congreso un riguroso estudio relativo al elearning a través de datos de 60 empresas en España, espera que en estos cinco años el crecimiento de la proporción de esta modalidad formativa sobre el total del gasto en formación sea aproximadamente del 50% anual. Esto significa que de la eximia inversión que ahora realizan las empresas nacionales en elearning cercana al 2% pasará a suponer al final de ese período una proporción del 12%.


Por supuesto, mucho de este impulso vendrá de las empresas multinacionales establecidas en España. "La formación a través de la Red va a ser tan importante como lo es hoy el correo electrónico", decía hace unos meses John Chambers, el carismático presidente de CISCO. De ahí que esta empresa, al igual que IBM y otras multinacionales americanas, estén implantando sofisticados planes y sistemas de elearning que alcancen a todos sus empleados y a todas sus sedes en el mundo (se calcula que el 80% de las empresas americanas con más de 1.000 empleados llevan a cabo programas de elearning). Precisamente CISCO estimó en 18.000 millones el dinero ahorrado el año pasado gracias a la implantación de un plan de elearning. Más allá, lo que más se valora en esa empresa ha sido el incremento que estos programas han supuesto en la productividad de sus empleados.


En otro reciente congreso sobre emprendedores en Internet llevado a cabo en la Universidad de Navarra y dedicado al elearning se cifró en un 5,1% la formación online con respecto al total de formación continua (no universitaria) que se lleva a cabo en España en la actualidad. En este mismo congreso se estimó, (sin duda, de una forma demasiado optimista), que este porcentaje aumentará hasta alcanzar una proporción del 40% en 2003. Así por ejemplo, la partida dedicada a educación no reglada a distancia en su parte de Nuevas Tecnologías (elearning) dentro de los Presupuestos Generales del Espado del año 2002 ya ha experimentado un incremento del 35,37% con respecto al año anterior, es decir, se pasará de los 3.636.410 euros a los 4.922.530 euros. Lógicamente, como en el caso de la formación en empresas, de cifras tan bajas los aumentos porcentuales siempre son espectaculares.


 


Noticias relacionadas:


John Deere, un buen ejemplo de formación corporativa a través de la red


Formación: Online Vs. Offline