Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Dos estudios desgranan las preferencias de los universitarios

Más del 40% de los estudiantes madrileños escoge su carrera por vocación y casi el 70% de la juventud universitaria española está satisfecha con la titulación elegida. Son datos extraídos, respectivamente, de dos informes recientes elaborados por la

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Dos estudios desgranan las preferencias de los universitarios

Cuatro de cada diez universitarios elige su titulación por vocación (43,5%) y destacan que lo que cobra más peso a la hora de decidirse por unos estudios u otros es el interés de sus contenidos. Éste es uno de los resultados que se desprenden del IX Estudio de Inserción Profesional elaborado por la Universidad Carlos III de Madrid que refleja la situación académica y profesional de los alumnos de esta universidad titulados en el año 2003.


 


Asimismo, un 24,7% de los universitarios se decanta por una titulación según las expectativas de inserción profesional y un 14,7% lo hace por consejo de otras personas. Los motivos restantes representan una pequeña proporción del colectivo encuestado. El 8,1% no está muy seguro de su elección y un 7,1% argumenta que los estudios elegidos eran la alternativa a la que tenían acceso. Finalmente, las posibilidades de promoción profesional en un trabajo anterior sólo representan el 1,9% del colectivo encuestado.


 


Por titulaciones


 


Los licenciados de Periodismo son los más vocacionales (83,3%) mientras que una gran proporción de los licenciados en Administración y Dirección de Empresas eligieron esta titulación por las expectativas de inserción profesional (37,1%). Los licenciados en Ciencias del Trabajo son los que más tuvieron en cuenta las posibilidades de promoción (11,8%) y el 12,9% de los diplomados en Biblioteconomía y Documentación argumentaron que su elección suponía la alternativa a la que tenían acceso.


 


Estudios de postgrado


 


Los alumnos prefieren la formación complementaria en Recursos Humanos (14,3%), seguido del área Financiera y Mercados (10,1%), el área Jurídica y Asesoría Fiscal (8,8%), el área de Informática y Telecomunicaciones (7,3%), el Marketing (4,5%) y los M.B.A. (3,5%). Entre los estudios de postgrado que conforman el otro 51,6%, destacan los relacionados con la Cooperación, los Medios de Comunicación, la Economía, la Documentación y el Turismo/Restauración.


 


A NIVEL NACIONAL


 


En un plano más global, la Fundación BBVA -a través de Metroscopia- ha elaborado el II Estudio sobre la Juventud Universitaria Española”. De él se desprende, a grandes rasgos, que los estudiantes universitarios españoles se muestran satisfechos con la carrera universitaria que estudian y críticos con la inserción laboral que le ofrecen las instituciones académicas.


 


Este trabajo de campo ha sido elaborado entre el 29 de noviembre de 2004 y el 12 de enero de 2005 a través de 3000 encuestas realizadas por todos los campus a estudiantes universitarios españoles matriculados en estudios de segundo ciclo y cursando los últimos años de la titulación (excepto las Universidades de Navarra y Alfonso X El Sabio que se abstuvieron de participar).


 


Un 68% afirma estar altamente satisfecho con la carrera que están estudiando y el 75% volvería a matricularse en la misma titulación. Este alto nivel de satisfacción -que ya se registró en el estudio anterior realizado en 2003- puede estar vinculado a una elección basada principalmente en los factores de motivación, pues un 69% mencionó que decidió matricularse en esa carrera porque “era la que más le gustaba”. Asimismo, la satisfacción con la universidad también es alta (un 6,5 sobre 10). Sin embargo, en este caso la elección ha descansado más en aspectos pragmáticos que en el prestigio académico. El principal motivo de elección de la universidad es la cercanía (47%), mientras que el prestigio o el reconocimiento académico de la institución aparecen en segundo plano (22% de respuestas sumando ambos motivos).


 


La Formación Universitaria


 


En relación a la educación ofrecida por la universidad española, la principal deficiencia que advierten los estudiantes es la referida a la formación práctica, que contrasta claramente con la valoración favorable que hacen de la formación teórica (4.7 y 6.4 respectivamente en una escala de 0 a 10). En línea con esta idea, la mayoría considera que la universidad española actual no prepara adecuadamente a los estudiantes para la vida profesional (55%).


 


Por otro lado, los universitarios evalúan favorablemente los mecanismos de acceso y normas de permanencia en la universidad (oferta actual de plazas en su carrera, prueba de selectividad, número de materias y convocatorias, etc). Esta valoración contrasta con la que hacen de la oferta de becas y ayudas de estudio, así como el coste de la matrícula (entre 500 y 800€ en la pública). Este coste es percibido por la mayoría de los estudiantes de centros públicos –el 61%- como muy o bastante caro. En este contexto, la amplia mayoría (70%) estaría en desacuerdo con que se incremente el coste de la matrícula en un 10% para mejorar la calidad de la enseñanza de la universidad.


 


Los Profesores


 


Los estudiantes tienen una visión dual de los docentes. Aprecian positivamente su dominio sobre la materia y su capacidad de investigación, y suspenden con un 4,9 su labor en cuanto al diseño de los exámenes. Por otra parte, si bien los consideran accesibles (5,9), ciertos aspectos de la relación profesor - estudiante suscitan opiniones ligeramente menos favorables (5,3) que el resto de los aspectos evaluados. Es decir, valoran más favorablemente a sus profesores en cuanto a su capacidad académica que en lo que se refiere a su método de enseñanza y su relación con los estudiantes.


 


Reformas en la Universidad


 


Más allá de que la experiencia universitaria suscita en general un alto nivel de satisfacción, los estudiantes estarían de acuerdo con la puesta en marcha de medidas que podrían mejorar la calidad de la enseñanza. El acuerdo es muy alto respecto a la introducción de mejoras en los procesos de selección y evaluación del profesorado y el acceso a diferentes recursos. Por el contrario, los jóvenes universitarios estarían en desacuerdo con un incremento en la exigencia en las pruebas de acceso (4.5), en las normas de permanencia (4.4) o en los exámenes (4.4 en una escala de 0 a 10).


 


Cabe destacar que los alumnos que expresan mayor apoyo al incremento de la exigencia en los estudios (exámenes, normas de permanencia, etc.) tienden a mostrar un mayor nivel de satisfacción con su carrera y declaran tener una nota media global más favorable. En este caso, el acuerdo con medidas que impliquen el aumento de la exigencia parece relacionarse más con el esfuerzo personal que con la percepción de deficiencias en la enseñanza que reciben.


 


Tiempo dedicado al estudio


 


Filtrando los hábitos de estudio por áreas de conocimiento se observan diferencias significativas. En un extremo se sitúan los estudiantes de Ciencias de la Salud (con una media de horas de estudio por semana de 18.4 horas) y, en el otro, los estudiantes de Humanidades (media de 11.2). Además de la dedicación horaria, otros rasgos caracterizan a los estudiantes de cada rama.


 


Los estudiantes de Humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas se colocan entre quienes menos horas dedican al estudio por semana (11.2 y 12.6 respectivamente). Igualmente tienden a estudiar de forma menos regular, alternando días o según los exámenes; generalmente estudian en su casa (79% y 75%) y de forma individual (68% y 67% respectivamente).


 


Los estudiantes de Ciencias Experimentales se sitúan en un término medio tanto en horas de dedicación (14.2), como en regularidad. Son quienes más estudian en la biblioteca de la facultad (57%) y, aunque la mayoría estudia solo, es en el segmento donde se encuentra un mayor porcentaje de estudiantes que suele estudiar con otros compañeros.


 


Los estudiantes de Ciencias de Salud y de carreras técnicas son quienes dedican mayor número de horas semanales al estudio (18.4 y 17.2, respectivamente) y la distribución del trabajo es más regular (38% y 36%, respectivamente, declaran que estudian diariamente más o menos el mismo número de horas, frente a un 29% de la media).


 


Universidades públicas y privadas


 


Al examinar la visión comparativa de los estudiantes sobre las universidades públicas y privadas, se desprende que cada una proyecta distintos atributos. Mientras que los estudiantes de centros privados sostienen una visión sobre su institución muy positiva y sin rupturas significativas, entre los estudiantes de centros públicos la visión favorable convive con la percepción de debilidades referidas principalmente a la formación práctica y la salida laboral.


 


De la misma manera, los estudiantes de los centros públicos son más críticos y discriminan en mayor medida sus opiniones según las facetas que se examinan sobre cada cuestión. Valoran favorablemente la preparación y capacidad de los docentes, aunque reconocen algunas debilidades en relación al vínculo que establecen con los alumnos y la dedicación hacia los mismos. Un patrón similar se recoge respecto a la investigación: junto con el reconocimiento por parte de los estudiantes de centros públicos de la capacidad de investigación de sus profesores, convive la percepción de menores estímulos y posibilidades para que los estudiantes puedan investigar.


 


Expectativas laborales


 


Tres de cada 10 universitarios compatibiliza trabajo y estudios. Entre quienes trabajan, el 95% lo hace por cuenta ajena, y el promedio semanal de horas trabajadas es de 20. Los planes para cuando terminen la carrera dibujan trayectorias dispares. La mitad de los estudiantes universitarios planea comenzar a buscar trabajo cuando termine sus estudios - preferiblemente en una empresa antes que en la administración pública o por su cuenta- y más de un 30% piensa seguir estudiando (master, doctorado, otra carrera, oposiciones). Por otro lado, el 11% planea viajar o irse al extranjero.


 


Además, existen diferencias en los planes de futuro según la rama de estudio, condicionado cada estudiante por el mercado laboral al que se enfrenta con los estudios que tiene. Así, los universitarios de ciencias sociales - jurídicas y carreras técnicas están más orientados hacia el mundo de la empresa, los de salud hacia la administración pública, mientras que los estudiantes de ciencias experimentales destacan por una mayor afinidad con la investigación, y los de humanidades con la enseñanza.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Universidad Carlos III de Madrid


 


Fundación BBVA


 


II Estudio sobre la Juventud Universitaria Española


 


Contenidos de interés en Aprendemas.com:


 


Casi pleno empleo para los titulados de la Carlos III


 


Últimos días para matricularse en el Programa de Verano de la Carlos III


 


Optimismo sobre la creación de empleo según los empresarios


 


Presentada la lista de las mejores empresas para trabajar en España


 


Empleo universitario. Las titulaciones más demandadas


 


Panorámica de la educación en Factbook 2005


 


230 nuevas becas internacionales del ICEX


 


Avanza la prensa gratuita entre las preferencias de los universitarios madrileños


 


España decepciona en un ranking mundial de universidades


 


Nueve de cada diez trabajadores están satisfechos con su empleo


 


La incorporación al EEES apunta a un importante recorte de titulaciones


 


Más y mejor empleo es lo que deseamos


 


Labores administrativas y de comercio exterior, los empleos más solicitados


 


Más noticias de formación, educación y empleo publicadas en a+