Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

¿Dónde están lo médicos este verano?

La escasez de médicos en España empieza a ser un mal crónico que genera en los meses estivales una situación especialmente preocupante. Y es en los servicios de urgencia de los hospitales uno de los sitios donde de manera más dramática se sufre este

Publicado en Histórico Noticias
Foto de ¿Dónde están lo médicos este verano?

No debe extrañar esta carencia cuando la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) ya constató a principio de verano que en los 9 meses previos 574 de los 3.045 urgenciólogos de toda España que ejercen a tiempo completo en hospitales del Sistema Nacional de Sanidad habían abandonado sus servicios, lo que supone un porcentaje de abandonos del 18,85 por ciento.



Pues a rey muerto rey puesto, dirán algunos. Claro que el problema es que el mercado laboral español, precisamente, no dispone de sangre nueva en suficiente cantidad que reponga esta auténtica sangría de profesionales. Bien al contrario, esta figura profesional ya empieza a catalogarse de auténtica <>, a tenor de las incorporaciones que registraron los servicios de urgencias de las distintas comunidades durante las primeras semanas de la presente temporada estival: éstas totalizaron algo menos de 60 altas, muy lejos de las 574 vacantes que deberían cubrirse en su totalidad. Y con este paupérrimo balance ha entrado de lleno la época vacacional por excelencia con la consecuente concentración de miles de españoles y extranjeros en puntos muy localizados de nuestra geografía.



Esta circunstancia no hace sino confirmar algo que el SEMES lleva denunciando mucho tiempo como son las malas condiciones laborales y retributivas de estos servicios y las escasas perspectivas de futuro de los médicos que trabajan en ellos. Y mientras las comunidades autónomas guardan silencio o, simplemente, mienten.



Por ejemplo, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) asegura que las plantillas se cubren al 100% en la región, con un presupuesto para el verano de este año de 136 millones de euros. Pues precisamente esta es una de las comunidades que se ha visto golpeada este año por la espantada de los médicos, a decir de los datos presentados por el SEMES.



Según estos, los servicios de urgencias de Andalucía ha perdido en los últimos 9 meses a 102 de los 452 médicos, un 22,5% de abandonos en términos porcentuales. No obstante, Cataluña, es la comunidad donde mayor número de renuncias se ha registrado quedado vacantes 228 plazas de las 552 que tiene dotadas esta comunidad (un 41,3%). Los 15 y 17 urgenciólogos, respectivamente, que se han incorporado a las plantillas de estas dos comunidades a principios de verano han sido un mero parche para el volumen asistencial que han de cubrir.



Por contra, Murcia es la región que apunta una mayor ‘fidelidad’ de estos especialistas ya que en las fechas tomadas por el estudio ninguno de los 168 urgenciólogos de la plantilla orgánica se habían abandonado su empleo. Cantabria y Aragón, por su parte, sólo han contabilizado un abandono en sus respectivos servicios.



Si las cifras son para preocupar, no menos dañino es la pérdida de experiencia y calidad que suponen estas bajas. Así lo denuncia el mismo informe que, no en vano, estima en seis años el tiempo medio de permanencia en el servicio que acumulaban los facultativos que se dieron de baja.



¿Y cómo afrontan las comunidades autónomas esta carencia?



Pero alguien tiene que hacer el trabajo de los que se marchan, más ahora que las poblaciones en algunas localidades turísticas de multiplican, zonas costeras fundamentalmente. Según el Sindicato Médico Andaluz, antes se recurría a contratos basura pero ahora por que a los medicos les llueven las ofertas desde otros sectores, otros países, incluso desde otras comunidades autónomas. Tenemos el ejemplo de muchos médicos andaluces que se han marchado a la Comunidad de Murcia por ofrecer mejor retribución.



Siendo las sustituciones anecdóticas, lo que ha venido haciendo el Servicio Andaluz de sanidad es dejar todo el trabajo en manos del personal que queda, que, según el sindicato andaluz, en ocasiones tienen que doblar. A esto se unen situaciones abusivas como es hacer que esta responsabilidad la carguen en exclusiva médicos en formación o MIR.



Aunque Andalucía vive una situación especialmente grave, numerosos hospitales de Cataluña, Baleares, Asturias, Galicia y de otros muchos puntos de la geografía española sufren una idéntica problemática.


 



Más información:



Web de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias



Contenidos relacionados en Aprendemas.com


España se queda sin médicos


Un estudio analiza presente y futuro de la profesión médica en España



Ciencias de la Salud marcan las notas de corte más altas también en Madrid



Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+