Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Docentes emiten un manifiesto contra las ideas que la sociedad tiene en educación

La red de profesores IRES opina que los alumnos no son peores que los de antes, sino que son el puro reflejo de la sociedad actual; el fracaso escolar se debe a un sistema educativo anclado y desfasado y no es cierto que el nivel educativo haya ido d

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Docentes emiten un manifiesto contra las ideas que la sociedad tiene en educación

“Las nuevas generaciones son peores que las de antes”, “el nivel educativo es cada vez menor”, “a los estudiantes cada vez se les exige menos”… Estas y muchas frases más son una constante en nuestra sociedad. Verdades para unos o mentiras para otros, el caso es que la red de profesores IRES (Investigación y Renovación Escolar) ha decidido alzar la voz con un manifiesto titulado “No es verdad” para poner en tela de juicio unas creencias excesivamente generalizadas.


 


“Las organizaciones y personas que firmamos este manifiesto”, comienza el escrito, “estamos profundamente preocupados por la difusión de creencias sobre la escuela española que distorsionan gravemente la realidad”. Y más concretamente les preocupa “la actitud de determinadas personas con impacto mediático que divulgan estas creencias con argumentos muy pobres, a veces incluso insultantes, poniendo en evidencia una visión poco rigurosa sobre la escuela y sobre los procesos que en ella tienen lugar”.


 


En primer lugar, aseguran que “no es verdad que en la escuela española actual predomine un modelo de enseñanza diferente al tradicional” porque “sigue basándose en la transmisión directa de contenidos inconexos, y no pocas veces, desfasados e irrelevantes, en el aprendizaje mecánico y repetitivo, en la evaluación selectiva y sancionadora y en la prolongación de la jornada escolar de los menores con abundantes deberes y tareas”. Critica el hecho de relacionar a la LOGSE con el “todo vale” pues asegura que el “ideario psicopedagógico de esta ley nunca llegó a penetrar en la mayoría de las aulas, en gran parte porque la mejora de la escuela no es básicamente una cuestión de leyes, sino de cambio cultural, social y comunitario”


 


Tampoco es verdad “que en la escuela española hayan bajado los niveles de exigencia”. Para ello, IRES propone comparar los libros de texto de hoy con los de antes para probar “que cada vez se pretende enseñar más contenidos, con formulaciones más abstractas y en edades más tempranas”. A su juicio, esta es la idea socialmente aceptada para explicar el fracaso escolar cuando en realidad “estos estudiantes fracasan, precisamente, porque el modelo de enseñanza transmisiva y tradicional, y no otro, no provoca en ellos un aprendizaje duradero y de calidad”.  La raíz del problema está en un “modelo educativo vigente hace tiempo que ha caducado” y que es el auténtico responsable del fracaso.


 


Otra realidad es posible


 


El tercer postulado defiende que “no es verdad que los alumnos y alumnas de ahora sean peores que los de antes”. Puntualiza que los chicos de hoy son diferentes, no peores. Y es que en realidad no son más que “el producto de la sociedad en la que viven”. Así, “juzgarlos negativamente como colectivo es un ejercicio simplista y una forma de ocultar la responsabilidad de la sociedad adulta”, asegura el manifiesto.


 


Por último, IRES defiende que “No es verdad que los docentes españoles tengan un exceso de formación pedagógica y un déficit de formación en contenidos”. Explica que “en una profesión centrada en la práctica, los docentes de secundaria y de primaria han tenido una formación muy poco vinculada a los centros escolares. Por lo demás, en la universidad, donde, no lo olvidemos, se forma a los futuros docentes, no es necesaria ninguna formación pedagógica o didáctica para ser profesor”. Por todo ello, consideran que es necesaria una “profunda y urgente reforma de la formación inicial del profesorado que asuma, por fin, que para enseñar no basta con saber el contenido”.


 


Y es que tanto la escuela como la universidad española necesitan un cambio profundo fuera “del modelo tradicional”, de las “políticas neoliberales de mercantilización de lo educativo” o de “modelos neotecnológicos y empresariales de planificación y control de calidad” por la simple razón de que “las personas y su educación no son mercancías”. La clave de ello está en recordar y aplicar lo que fue la Institución Libre de Enseñanza, los Movimiento de Renovación Pedagógica o la Escuela Moderna.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Red IRES


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


El sistema educativo español flaquea en la FP de Grado Medio, según la OCDE


 


La UE dibuja la línea estratégica en política educativa para la próxima década


 


Los inmigrantes le dan un 7,9 de nota al sistema educativo español


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+