Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Descubren un mecanismo responsable de la pérdida de memoria en la vejez

Para poder encontrar soluciones a la pérdida paulatina de memoria y capacidad de aprendizaje que se produce durante la vejez, es imprescindible conocer primero las causas que lo provocan. En este sentido, y tras analizar el factor de crecimiento IGF1

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Descubren un mecanismo responsable de la pérdida de memoria en la vejez

Los investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han relacionado, en ratones, la aparición de la habitual pérdida cognitiva que acompaña a la vejez, en especial la disminución de la capacidad para orientarse en el espacio, con un déficit del factor de crecimiento IGF1 en sangre, una proteína que se asocia fundamentalmente a la hormona de crecimiento (GH, en su acrónimo inglés) y que es segregada, en su mayor parte, por el hígado.



A partir de este hallazgo, el equipo ha logrado paliar estas deficiencias en los animales mediante la administración sistémica de dicho factor de crecimiento. La investigación, desarrollada por los investigadores del CSIC Ignacio Torres, José Luis Trejo y Joaquín Piriz, del Instituto Cajal (CSIC), en Madrid, ha sido publicada en el último número la revista Molecular Psychiatry, perteneciente al grupo editorial Nature.



El trabajo, según han explicado los investigadores del CSIC, se basó en una tarea que ponía a prueba la habilidad de los animales para orientarse. “Situamos a los ratones en un laberinto con pistas que memorizaban para encontrar la salida. Aquellos animales adultos con déficit de IGF1 tenían mayores dificultades a la hora de aprender las claves para salir”.



Tras esta primera prueba, los autores observaron que los animales con déficit de IGF1 mostraban alteraciones en la potenciación a largo plazo de su hipocampo, el área cerebral asociada a la capacidad para recordar.



Como explica Trejo, de esta segunda comprobación se dedujo la conclusión principal del trabajo: “Las alteraciones observadas en el hipocampo están asociadas a una reducción de sus sinapsis [conexiones de las neuronas entre sí y con el resto de células] glutamatérgicas, que son las responsables de la transmisión de información”. Esta reducción genera un desequilibrio sináptico en la citada área cerebral, ya que la proporción de sinapsis gabaérgicas, el otro gran grupo de conexiones del hipocampo, se encuentra en niveles habituales.



Por tanto, “la acción del IGF1 sanguíneo, al penetrar en el cerebro, modula la potenciación sináptica de los circuitos del hipocampo y, de este modo, influye en el aprendizaje y la memoria. Si sus niveles son bajos en sangre, la transmisión de información de esta zona del cerebro se encuentra en desequilibrio”, explica Trejo. Este trabajo muestra un nuevo papel del IGF1 sanguíneo en la fisiología del cerebro adulto, que se suma a otras funciones neuroprotectoras ya conocidas.


 


Más información:



Consejo Superior de Investigaciones Científicas - CSIC


Más contenidos relacionados en Aprendemas.com:



Drogas inteligentes: verdades, mentiras y otras alternativas



Un estudio de la UPO, seleccionado como uno de los descubrimientos del año por ‘Science’



Un estudio alerta del daño cerebral que produce la contaminación en los niños


Los niños españoles son ahora un 15% más inteligentes


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+


Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo publicados en a+