Desarrollan un ‘coche inteligente’ capaz de aprender cómo conduce su dueño

Investigadores españoles, junto a otros europeos, son los responsables de DRIVSCO. Este proyecto que ya ha demostrado su eficacia en las pruebas realizadas.

Reducir el número de muertes por accidentes de tráfico es un propósito que persiguen las administraciones de todos los países desde hace tiempo. Ahora, junto a las numerosas campañas de concienciación y demás acciones, se une DRIVSCO, un sistema informático desarrollado por una serie países europeos, entre ellos España, que permite a los vehículos aprender el comportamiento del conductor ante el volante de tal manera que cuando el conductor tiene un comportamiento no habitual, genera señales de alarma que lo avisan a tiempo para que reaccione.


 


Junto a los científicos de Alemania (Universidad de Göttingen, Universidad de Münster y la Empresa Hella & Hueck), Dinamarca (Universidad del Sur de Dinamarca), Lituania (Universidad Vytautas Magnus), Bélgica (Universidad Católica de Lovaina) e Italia (Universidad de Génova), se suma el profesor Eduardo Ros Vidal, quien capitanea al grupo de científicos españoles del Departamento de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Granada.


 


Todos ellos son los encargados de investigar cómo hacer que el coche aprenda el modo de conducción del usuario a la luz del día. De esta forma, DRIVSCO permitirá al coche saber cómo reacciona el usuario frente a una curva, a una intersección o ante un peatón.


 


Así, durante la conducción nocturna, el vehículo será capaz de detectar una desviación en la forma de conducir frente a una curva, por ejemplo. En este caso, el coche interpretaría que esta extraña conducción se debe a la poca visibilidad. Este hecho generaría señales de alarma para alertar al conductor de su forma inusual de acercarse a una curva.


 


De esta manera se intentará reducir el número de accidentes de tráficos. Y es que tal y como señalan los investigadores, un 42% de los mismos suele producirse por la noche y resultan mortales. Por suerte, las pruebas realizadas hasta ahora son esperanzadoras.


 


“No se pretende desarrollar sistemas que conduzcan automáticamente (ya que, entre otras cosas sería complicado que las agencias de seguros y las compañías de vehículos llegaran a acuerdos en caso de colisiones), sino de sistemas avanzados de ayuda a la conducción”, especifica el profesor Ror.


 


El objetivo final de DRIVSCO no es otro que el de evitar, en la medida posible, accidentes de tráfico y ayudar a mantener alerta al conductor, concentrando su atención al máximo.


 


 


*  *  *  *



 


Más información:


 


Universidad de Granada


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


España rebaja su cifra de accidentes laborales un 26,7% en los seis últimos meses


 


Las autoescuelas reclaman cursos de reciclaje para mejorar el nivel de los conductores


 


Industria formará a 5.000 transportistas en conducción eficiente


 


La formación en empresas reduciría un 14% las muertes en tráfico


 


Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo publicados en a+