Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Dedicar más de una hora a hacer los deberes puede tener efectos negativos

Una hora es suficiente para que los deberes contribuyan a mejorar el rendimiento académico, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oviedo. En el mismo se habla también de otros factores que influyen en el aprovechamiento d

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Dedicar más de una hora a hacer los deberes puede tener efectos negativos
Estudiantes-grado-INE


Aunque son días de vacaciones, hay que dedicar tiempo a hacer los deberes y los trabajos escolares. Pero, ¿cuánto debe dedicar un estudiante de ESO a realizar las tareas escolares? La respuesta es una hora al día, según un estudio realizado por la Universidad de Oviedo en el que se refleja que 60 minutos son más que suficientes para acometer las labores y consolidar el aprendizaje del aula.

 

Ver cursos de:

Técnicas de estudio

Orientación laboral

Formación del profesorado

Idiomas

 

El estudio refleja que este tiempo es 'razonable' y 'efectivo' para hacer esas tareas, ya que un ligero aumento podría suponer una mejora pequeña en el rendimiento académico, si bien a partir de un punto se obtendría el efecto contrario y el beneficio positivo se convertiría en negativo.

 

Sin embargo, la investigación, que se ha publicado en la revista científica ‘Journal of Educational Psychology’, no solo se centra en analizar el tiempo que se dedica al estudio tras finalizar la jornada escolar, sino que también estudia cómo se hacen los deberes, ya que este factor es incluso más importante y decisivo que las horas que se dediquen.

 

De hecho, la investigación pone de manifiesto que el esfuerzo y la autonomía personal en la realización de los deberes son factores que tienen una relación mucho más directa con los resultados académicos y las notas que obtiene el alumno que el tiempo que dedica a las tareas escolares.

 

Busca tus estudios de:

Bachillerato

Idiomas en el extranjero

Cursos de verano

Formación Profesional

Ocio y deporte

 

De esta manera, el equipo de investigadores muestra la importancia de que los deberes se hagan de forma autónoma para mejorar el rendimiento académico. Una aseveración que se asienta sobre los resultados de las pruebas realizadas en Asturias para evaluar el sistema educativo de la comunidad y que muestran que los estudiantes que hacen las tareas escolares sin ayuda obtuvieron 54 puntos más de media en los exámenes. Por el contrario, los estudiantes más dependientes apenas superan la nota media aunque tuvieran un alto grado de compromiso.

 

En relación al esfuerzo, el estudio evidencia que es clave en el rendimiento académico porque permite obtener mejores resultados. Un esfuerzo que se ha medido en el informe de acuerdo con tres variables. Una de ellas es la voluntad del alumno para sacar buenas notas, mientras que la segunda es el interés por acabar los deberes aunque sean difíciles o largos. Finalmente, se ha atendido a la motivación por mantener los apuntes y cuadernos limpios y muy ordenados.

 

La investigación también pone el foco de atención en la relevancia de que el estudiante no realice tareas que sean repetitivas, sino que le inciten a pensar y en hacer algo nuevo porque igualmente se obtienen mejores resultados.

 

Además, el estudio alude a otros factores que influyen en la efectividad y el rendimiento académico de los deberes en alumno. Entre ellos mencionan el valor e importancia que conceda el profesor a las tareas escolares, así como el tratamiento que hace de ellas como, por ejemplo, si las corrige con regularidad, da indicaciones a los alumnos sobre lo que está bien o mal o si los plantea de forma individualizada, acción está ultima que los investigadores consideran que es clave.

 

Sin embargo, sobre la cantidad de deberes que hay que hacer, el estudio no refleja relación directa con los resultados académicos que se obtienen, aunque sí señala que deberían encargarse a los estudiantes diariamente y que con ellos se debería fomentar la responsabilidad del alumno.

 

Para llegar a estas conclusiones, el estudio se ha realizado con una muestra de más de 7.000 estudiantes asturianos de segundo de ESO y de 13 años de edad de los que se ha estudiado su relación con los deberes, su esfuerzo para hacerlos y la capacidad para realizarlos. Unas variables que han vinculado con las notas que obtienen.

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

Más información:

 

Journal of Educational Psychology

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Las habilidades que todo estudiante del siglo XXI debe tener



Copiar: un arte que evoluciona a pesar de las herramientas para combatirlo



El cerebro interpreta las palabras conocidas como imágenes