Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

De la universidad salimos cargados de conocimientos pero carentes de la palabra hablada

Ángel Lafuente se ha lamentado de que nuestro sistema educativo no incluya en los planes docentes la metodología de cómo hablar bien, en particular cuando se trata de comunicarse frente a un auditorio. Y es que, según este especialista en oratoria, t

Publicado en Histórico Noticias
Foto de De la universidad salimos cargados de conocimientos pero carentes de la palabra hablada

''El principal factor para una buena oratoria es vencer el miedo y aprender a valorarse uno mismo'', son las primeras palabras que escuchan los participantes del curso y del taller ‘Cómo hablar siempre con eficacia’, impartido a lo largo de la pasada semana en la Escuela de Verano de Maspalomas el especialista en oratoria Ángel Lafuente.



Una edición más, la propuesta de Angel Lafuente, con 127 participantes en el curso y 74 en el taller, es la que mayor expectación levanta entre el alumnado de esta universidad de verano, todo un clásico en la programación estival de esta escuela dependiente de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.



Este experto en comunicación intenta hacer entender a sus alumnos que cada ser es lo más importante que hay en el mundo, por eso trabaja con la propia aceptación de la imagen corporal, la voz, el carácter, la propia ignorancia y la economía para que logren tener una visión teatral del mundo, pues en su opinión todos somos iguales en dignidad.



A sus alumnos les dice que si no son capaces de salir y hablar en público no son libres. ''El que llega a su máxima autoestima personal va como una moto por la vida, quiere más a todo el mundo, afronta los problemas de la vida. A fin de cuentas, el hablar es una parte del vivir'', comenta Ángel Lafuente.



Según este experto en oratoria, para comunicar con eficacia hay que escuchar críticamente a todos los que hablan y comprobar como lo hacen. También considera que es importante la autoescucha. ''Hoy en día no se dialoga en ningún sitio, ni en casa, ni con los amigos, ni en la política, ni en el trabajo. La gente habla para imponer sus ideas, no para compartir''



Angel Lafuente, que lleva más de cuarenta años trabajando en el campo de la oratoria, sintetiza en siete las grandes reglas de la comunicación verbal: ''Nunca la palabra antes que el pensamiento, no interrumpir la frase, frase breve, mirada interperlante, gesto libre, silencio -quien sabe dominar el silencio sabe hablar siempre- y hablar a la velocidad posible del orador y adecuada al público que la escucha y al tema que se expone''.


 


Una disciplina marginada por la universidad



Para Angel Lafuente, en España existe un miedo terrible a la libertad de pensamiento ''y si encima ese individuo es librepensador y domina la palabra, todos los poderes piensan que sus sillones corren peligro''.

Asimismo, crítica que el sistema educativo no incluya en los planes docentes la metodología de cómo hablar bien. ''Es un absurdo e incluso un crimen cultural que salgamos de las aulas universitarias cargados de conocimientos y, sin embargo, carentes de la palabra hablada, que es la herramienta necesaria para poner a disposición social todo eso que hemos recibido. Sin esa herramienta no podemos sacar tanto partido a lo que conocemos y experimentamos interiormente''.