Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

¿Cuánto se cobra en los cursos de verano?

Los cursos de verano se han popularizado enormemente en los últimos años por toda la geografía española y no siempre es fácil llenar las aulas en los miles de programas que se convocan. Una estrategia habitual para atraer alumnos consiste en consegui

Publicado en Histórico Noticias
Foto de ¿Cuánto se cobra en los cursos de verano?

¿Qué te parecería cobrar 6.000 euros en una semana? No está mal, con honorarios como éste, uno sólo tendría que trabajar en julio y agosto y ya habríamos resuelto el año. Pues bien, tal cifra es precisamente la retribución que, grosso modo, ofrecen las universidades de verano más prestigiosas de España por un curso magistral. Claro que no se lo dan a cualquiera. En primer lugar, has de tener alguna cosa de interés que contar, y no valen rollos sobre tu familia o sobre los problemas con tu jefe. Hablamos de escritores, científicos y profesionales en diferentes ámbitos, siempre de gran prestigio, capaces sólo con su presencia de convertir por unos días una escuela o universidad en el centro de atención de numerosos medios. Y así, bien merece la pena pagar por que cualquiera de estas personalidades dirija un curso magistral, cuanto menos, 6.000 euros, quizá más en ocasiones.


 


Sólo es necesario convocar una rueda de prensa posterior a su intervención, puede que invitar a varios redactores de prestigiosos rotativos a las mesas redondas o conferencias previstas, de ese modo, pronto estará en boca de todos los españoles alguna declaración de peso realizada por tal ponente, alguna frase polémica sacada de contexto, los prolegómenos de un enfrentamiento dialéctico que siempre anima el tedioso verano, en otros casos, el anuncio de un descubrimiento inminente o la presentación de un libro, y todo ello con la mención expresa de la escuela o universidad en donde ése o aquél ínclito personaje se encontraba “dando la nota”.


 


Y es que hay algunos que salen en los medios con sólo carraspear. Anasagasti en los cursos de Verano de Aranjuez, hablando de la política e Iglesia, Vargas Llosa opinando sobre literatura hispana en la inauguración de los Cursos de Verano de la UIMP, todos los medios se hicieron eco de tales acontecimientos. Y también de la intervención de José Luis Sampedro denunciando las desigualdades en el mundo, en los Cursos de Verano de la Universidad Complutense, y asimismo de políticos como Jesús Caldera, María Teresa Fernández de la Vega, Ángel Acebes o Mariano Rajoy, justificando sus actos, decisiones y convicciones ante cientos de asistentes, y por ende, ante todos los ciudadanos. Así y todo, el que dio la campanada de verdad, para mayor martirio del PP, fue Aznar con unas amargas declaraciones de la situación en el mundo y críticas al nuevo gobierno, eso durante las dos semanas de julio en las que se celebraron los cursos de la Fundación FAES.


 


Lo que está claro es que si una universidad de verano quiere en sus aulas una figura de primer orden va a tener que pagarlo. La Universidad Internacional de Andalucía, con más de 80 cursos programados, es una de las que ofrece el programa más completo y es, además, una de las instituciones que mejor paga: 7.250 euros a los directores de un curso magistral, esto es, por impartir durante una semana 25 horas de clases. En el caso de cursos convencionales, ya sea en la sede de Baeza (Jaén) o La Rábida (Huelva), su director cobrará unos 1.000 euros, a los que habría que sumar 270 euros por hora lectiva, si este también es ponente. Y si se trata de dirigir un taller los honorarios se han  situado este año entre los 500 y 1.000 euros, por la hora lectiva 140 euros.


 


¿Merece la pena? Es el modo de conseguir que estos meses una universidad tenga difusión nacional. Son estas personalidades las que más alumnos atraen y mayor fama imprimen a un programa. Lo de verdad importante es que los cursos sean muy concurridos, cosa que han conseguido en esta edición 2004 la UIMP, la Universidad del País Vasco y la Universidad de Almería, entre otras. Por ejemplo, son de destacar las clases del cardiólogo Valentín Fuster en la UIMP, que dictó ante 313 oyentes, o la ponencia del recientemente nombrado Premio Príncipe de Asturias Joan Massagué, en la que habló de los últimos avances en la lucha contra el cáncer ante 103 alumnos. El curso magistral  que dirigió el arquitecto Luis Fernández-Galiano acogió a 202 matriculados, nunca en los 72 años de historia había tenido tanta afluencia un solo curso de verano de la UIMP.


 


Por su parte, los insignes ponentes han encontrado en los meses estivales un goloso filón que bien puede arreglar unos mediocres ingresos, casi siempre, en su trabajo cotidiano. La investigación propiamente dicha nunca ha dado excesivas alegrías económicas a los investigadores, sin embargo, exponer brevemente sus conocimientos o descubrimientos en una conferencia o clase magistral les puede llegar a reportar unos honorarios equivalentes a los de su salario en uno o dos meses. ¿Quién puede ser ajeno a esta tentación? Y así se pasan algunos julio y agosto de provincia en provincia, de una escuela a otra, ora dictando una conferencia, otrora dirigiendo un taller, y luego impartiendo un curso magistral.


 


Y lo cierto es que en España hay incansables conferenciantes estivales, ya auténticos trotamundos del saber. Sin ir más lejos, tenemos una cara muy familiar desde hace años en los cursos de verano, tal es la de Baltasar Garzón que este año, aparte de dirigir uno de los cursos de El Escorial, ha asistido a otros programas similares organizados por diferentes universidades. Mario Vargas Llosa, por su parte, dictó la conferencia inaugural de los Cursos de Verano de la UIMP, tras la cual, también aceptó la invitación de José María Aznar para participar en uno de los Cursos de Verano de la FAES. Y también tenemos ilustres conferenciantes venidos del extranjero que aprovechan tan largo viaje para hacer dos o tres paradas en diferentes universidades españolas. Tal es el caso de Paul Preston, destacado ponente este año en El Escorial y Santander, o la prestigiosa mediadora norteamericana Thelma Butts que a principios de julio estuvo en los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco y una semana después en los de la Universidad de Alicante.


 


Pero no todos están dispuestos a fichar ilustres ponentes cuyos honorarios pesan tanto en un presupuesto final. Precisamente, los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco son otro de los programas de mayor reconocimiento en nuestro país. Sin embargo, esta institución ha optado por pagar a todos los participantes por igual, esto es, 360 euros por intervención, aunque con la ventaja de que éstos suelen dictar dos o tres conferencias. Al director de un curso, la Universidad del País Vasco también pone a su disposición una dieta para gastos de 130 euros por día. Pese a no ser remuneraciones muy atractivas, los cursos que se celebran en el Palacio de Miramar han podido traer este verano personalidades tan conocidas como el escritor vasco Bernardo Atxaga, la ex ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, y el director del programa "Clásicos populares" de RNE, Fernando Argenta.


 


Desde que la Universidad de Almería organiza en solitario sus cursos de verano (antes lo hacía en colaboración con la UNED), el éxito de concurrencia ha sido creciente. Este año cubrió de lejos las expectativas con más de 1.500 alumnos matriculados, un 40% más que el año anterior. Esta Universidad de Verano ha pagado a cada director de un curso 660 euros, a los ponentes 240 euros por hora de clase (normalmente impartían 2 horas) y a los asistentes a mesas redondas 150 euros. Se trata de honorarios mucho menos atractivos que los de las grandes universidades de verano, así y todo, han gozado de la presencia de importantes figuras de la cultura, como el reciente Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, José Manuel Caballero Bonald, éste en la conferencia inaugural, y la escritora y poeta Ana Rossetti en uno de los talleres.


 


Tampoco las universidades privadas parecen dispuestas a asumir tan elevados dispendios. Una de las privadas que ofrece un amplio programa de verano, la Universidad SEK, en Segovia, ha ofrecido, en ésta ya su octava edición estival, 23 cursos. Ha fijado para el director de cada uno 760 euros, y cuando éste ha intervenido como ponente le han pagado un total de 905 euros. Por ponencia, en caso de que sólo realizara esa actividad, han pagado 362 euros y a los intervinientes en las mesas redondas les han pagado 200 euros.


 


 


* * * *


 


 


Contenidos relacionados: 


 


Guía Escuelas de Verano 2004: SABER y CULTURA bajo el sol de España


 



Los Programas de Verano entran esta semana en su período más intenso


 


Las escuelas de verano listas para el pistoletazo de salida


 


Aznar por fin rompe su silencio tras el “doloroso” traspaso de poderes



 


Más Noticias educativas en Cursos-de-Verano.com