Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Crece el número de mujeres españolas dispuestas a emprender

Mujer, de entre 35 y 44 años, con estudios superiores y un trabajo en el sector Servicios. Así es el perfil de la mujer trabajadora en España, según el VIII Perfil Adecco. Un 12,4% de ellas son emprendedoras.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Crece el número de mujeres españolas dispuestas a emprender
Estudiantes-grado-INECon motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer el próximo 8 de marzo, Adecco ha elaborado el VIII Perfil de la Mujer Trabajadora, que tiene, como perfil medio, una edad entre 35 y 44 años, estudios superiores y un trabajo en el sector Servicios. [Ver cursos de Emprendedores]

 

En 2013 había un total de 7,63 millones de mujeres ocupadas en toda España y 948.500 de ellas (12,4% del total) eran emprendedoras. Tres cuartas partes de las mismas eran autónomas, pero el 3,4% tenían asalariados a cargo.

 

Sin embargo, el grupo más numeroso de las mujeres ocupadas es el de las asalariadas, que en 2013 sumaban 6,6 millones de personas (86,6% de todas las ocupadas). De todos los resultados se deduce que, de cada 100 mujeres trabajadoras, 12 son emprendedoras (tres con asalariados y nueve sin ellos) y 87 son asalariadas (67 trabajando en el sector privado y 20 en el público).

 

El número de mujeres emprendedoras ha crecido el año pasado en 11.400 féminas (+1,2%). Las autónomas son las que más han aumentado (+2,9%), mientras que el número de asalariadas se ha reducido en 218.000 mujeres.

 

Por edad y ocupación

 

Siete de cada diez mujeres ocupadas tiene más de 35 años. El grupo más numeroso (31,2%) corresponde al de las féminas de entre 35 y 44 años de edad. Se da la circunstancia de que, a más edad, mejores perspectivas de empleo para las mujeres. Las féminas de 55 y más años han aumentado su ocupación un 1,4%.

 

Si observamos entre 2008 y 2014, el número de mujeres con empleo ha caído un 10,6%, pero el número de ocupadas de entre 45 y 54 años ha crecido el 7,5% (un 24,5% si nos referimos al grupo de 55 y más años). El grupo más afectado por la pérdida de empleo ha sido el de mujeres de entre 16 y 19 años, cuyo número de ocupadas ha caído un 77%.

 

Tres de cada diez mujeres que trabajan (2,29 millones de féminas) están ocupadas en las tareas de Servicios y Ventas, mientras que las ocupaciones que emplean a un menor número de trabajadoras son las tareas cualificadas agrícola-ganaderas (1,2% del total).

 

Una de cada tres mujeres trabaja en tareas que suponen una alta cualificación. El único grupo que ha exhibido una expansión es el de Técnicos y profesionales de apoyo, mientras que el mayor número de puestos de trabajo femeninos se ha perdido en los empleos de oficina, con un descenso de 74.700 empleos.

 

Por sector y formación

 

Nueve de cada diez mujeres que trabajan lo hacen el sector de los servicios. En los restantes, el grueso corresponde a la Industria, donde desempeñan su trabajo 560.400 féminas. En Agricultura solo trabajan 177.900 mujeres y en Construcción apenas 84.300. En este sector la cantidad de mujeres ocupadas ha bajado un 12,1%, y un 51% de las mujeres que trabajan en él han perdido su trabajo con la crisis.

 

Por otra parte, el grupo más numeroso de las mujeres trabajadoras (3,4 millones de féminas y el 44,8% del total de las mujeres trabajadoras) corresponde a quienes han alcanzado educación superior. Las mujeres que trabajan y que tienen hasta la segunda etapa de la educación secundaria suman 1,8 millones, mientras que las que solo han alcanzado una formación que no superó la primera etapa de la secundaria son 1,7 millones.

 

Las mujeres con formación superior muestran una mejor evolución en el empleo que las restantes. El número de ocupadas con estos estudios creció en 4.500 féminas, mientras que 81.000 mujeres con educación hasta primaria perdían su empleo. Por tanto, las mujeres con formación superior encontraban trabajo, al mismo tiempo que lo perdían dos de cada cinco mujeres con educación primaria y una de cada siete con educación secundaria.

 

Mujeres en riesgo de exclusión

 

El panorama laboral español se enfrenta también a la situación de otro grupo: la mujer trabajadora en riesgo de exclusión. Un 70,5% de las desempleadas mayores de 45 años lleva más de un año sin encontrar trabajo, según el informe  una cifra que contrasta con el paro de larga duración entre las mujeres jóvenes (45,7%) y que es ligeramente superior a la de los hombres mayores de 45 años en la misma situación (68,4%).

 

El perfil de la mujer mayor de 45 años que consigue empleo tiene estudios elementales, nacionalidad española y desempeña un puesto de operaria. Sin embargo, en 2013, 71.600 nuevas mujeres de 45 años y más se sumaron al paro de larga duración, superando con ello el medio millón de desempleadas estructurales de este grupo de edad.

 

Desde que comenzó la crisis, el número de paradas pertenecientes a este tramo de edad ha crecido un 260%. Y en el último lustro, 127.700 de este colectivo han salido a la calle en busca de su primer empleo. El año pasado fueron 36.000 las féminas que buscaron su primera oportunidad laboral.

 

Un 66,6% de las mujeres no busca una jornada laboral concreta, aunque un 14,4% prefiere trabajar a tiempo completo o parcial, pero aceptaría cualquier contrato.

 

El puesto más habitual en el que las mujeres en riesgo de exclusión trabajan es el de operaria, tanto de producción, como de limpieza o de alimentación (31,5%). Le siguen los puestos de monitora (18,8%) y, empatados en la tercera posición, con un 6,3%, están los puestos de ayudante de cocina, camarera, dependienta y gerocultora.

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

Noticia relacionada en aprendemas.com:

 

Mujer trabajadora: Avances en una carrera de obstáculos

 

Las mujeres con empleos temporales retrasan más la maternidad