Consejos para mejorar tu lenguaje corporal ante una entrevista de trabajo

La comunicación no verbal es un factor fundamental ante un responsable de Recursos Humanos. Por ello es necesario cuidarlo al máximo, al igual que se hace con el currículo a la hora de redactarlo.

Estudiantes-grado-INESi al acudir a una entrevista de trabajo, cuidamos al milímetro lo que decimos, la imagen o nuestro currículum vítae… ¿por qué no nos preocupamos tanto por nuestro lenguaje corporal? Lo creamos o no, las posturas hablan por sí solas y le ofrecen una información muy valiosa al experto que está evaluando nuestra candidatura al puesto ofertado.
 
Tal y como asegura la revista empresarial Gestion.org, la comunicación no verbal puede ser un factor determinantea la hora de aceptar o rechazar al aspirante. A los expertos en Recursos Humanos no se les escapa ningún detalle. Por ejemplo, hay gestos que denotan mentiras. Por ello es conveniente ir a una entrevista de trabajo preparado en este aspecto.
 
Gestion.org ofrece una serie de consejos para salir airosos de una situación tan delicada como es la entrevista personal. Lo primero de todo es empezar con buen pie, por ello, el candidato debe dar un buen apretón de mano a la persona que le vaya a entrevistar. De esta manera, transmitiremos una sensación de seguridad. Es conveniente repetir este mismo gesto al finalizar la entrevista.
 
Durante la misma, lo mejor será mirar a los ojos del entrevistador directamente. Este gesto evidencia atención, interés y seguridad, pero no se debe mantener este gesto continuamente, pues puede indicar desafío y una situación agresiva e incómoda. Tampoco es beneficioso estar mirando a derecha e izquierda, pues estaremos demostrando un desinterés completo por la empresa y el puesto ofertado.
 
Cuidado también con la postura corporal que adoptemos a lo largo de la conversación. El candidato que cruce los brazos y manos durante la entrevista, demostrará una posición defensiva. Lo ideal es adoptar posturas más abiertas que le indiquen a nuestro entrevistador que estamos relajados y tranquilos, pero sin pasarse.
 
Gestion.org recuerda que las personas suelen cometer muchos fallos con sus manos. Estar continuamente moviéndolas o jugando con un bolígrafo, el reloj o el anillo, denotan inseguridad y nerviosismo. Lo mismo ocurre con el hecho de morderse las uñas o tocarse la oreja.
 
Mirar hacia abajo significa no creerse lo que se está escuchando mientras que frotarse las manos o golpear ligeramente con los dedos denota impaciencia. Sin embargo, inclinar ligeramente la cabeza cuando escuchamos expresa interés y la forma de caminar erguido muestra seguridad en uno mismo.
 
Y, por supuesto, nunca se debe interrumpir al entrevistador. Lo mejor es esperar a que termine de hacer la pregunta.
 
Todos estos aspectos, junto a un buen cuidado personal, una buena limpieza y una ropa adecuada, nos ayudarán en cualquier entrevista de trabajo. Pero sin obsesionarse. A lo largo de la entrevista, el candidato no puede estar pensando en cómo se debe o no sentar pues, quiera o no, perderá la atención. Todo debe ser natural.
 
Información relacionada con a+:
 
Los 10 errores más frecuentes en las entrevistas de trabajo 
Uno de cada tres directivos descarta candidatos con un perfil desactualizado en redes 
Claves para elaborar el currículum y redactar la carta de presentación