Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

¿Cómo serán los trabajos en el futuro?

Los cambios que se están produciendo en el empleo dejan ver un nuevo horizonte laboral con trabajadores que estarán más formados y que tendrán que gestionar su propia carrera profesional, puesto que ya se acaba el concepto de empleo para toda la vida

Publicado en Histórico Noticias
Foto de ¿Cómo serán los trabajos en el futuro?
Estudiantes-grado-INELas condiciones laborales han ido cambiando con el paso del tiempo. Y la situación actual no es ninguna excepción. De hecho, hay cambios que ya se están percibiendo y que persistirán en los próximos años constituyendo la base del futuro trabajador y futuro empleo, que se caracterizará principalmente por la flexibilidad de los trabajadores, según se recoge en el informe ‘Futuros empleos: cómo trabajaremos en la Europa del futuro’ que ha sido elaborado por Adecco. [Ver cursos de Búsqueda de empleo]

 

La flexibilidad será un elemento clave puesto que la idea de que el empleo es sinónimo de seguridad y de que la carrera profesional es lineal y ascendente llegará a su fin. Cada vez cobrarán más fuerza las vidas laborales individualizadas y términos como discontinuidad, ruptura o nuevos comienzos serán mucho más habituales porque aparecerán nuevas formas de contratación con fecha de caducidad, para un proyecto, autoempleo o pluriempleo que estarán en auge. De esta manera, se estima que crecerá el número de empleados freelance y de autoempleados.

 

Pero la flexibilidad y la posibilidad de diseñarse su propia carrera profesional no será algo exclusivo de los trabajadores altamente cualificados, sino que los empleados con cualificaciones básicas también tendrán que aprender a venderse mejor y a destacar sus talentos y habilidades.

 

En el caso de ser contratados, los trabajadores querrán conocer las ventajas e inconvenientes de la contratación por la compañía, puesto que cobrarán relevancia para los empleados aspectos como los objetivos y la implicación social de la empresa.

 

En cualquier caso, los trabajadores deberán tener una serie de cualidades o habilidades para desarrollar y gestionar su carrera profesional. Una de ellas es la resiliencia mostrada a través de estabilidad mental y física, la tolerancia para poder afrontar incertidumbres y conseguir los objetivos en ese escenario, y la capacidad de interrelación para crear lazos resistentes con los compañeros y otros trabajadores, sobre todo en un mundo lleno de contratos temporales o de proyectos.

 

Y, por supuesto, el trabajo en el futuro también se realizará en mayor medida a distancia y será externalizado como consecuencia del impacto de la globalización que traerá, a su vez, otras repercusiones para las empresas como el reclutamiento global, una administración global del talento y una gestión de la estrategia de marca de forma internacional.

 

Pero, sin embargo, a pesar de esa externalización o de que se trabaje a distancia, las empresas apostarán porretener el talento para lo que los trabajadores tendrán que hacer valer su experiencia y capacidad durante un período de tiempo más largo. Por su parte, las empresas tendrán que reconocer los méritos de sus empleados y darles una atención personalizada en la que se constate su interés por su satisfacción y sus oportunidades individuales.

 

La formación seguirá siendo fundamental en el futuro porque las oportunidades laborales serán muy exigentes con el individuo. De esta manera, se prevé que los empleados estén mejor preparados y que sepan meta-habilidades como la comunicación o gestión de conflictos, que se enseñarán a edades muy tempranas, favoreciendo su inserción laboral con independencia de su cualificación profesional. [Ver cursos de Comunicación]

 

Los trabajadores también se dejarán asesorar y no temerán pedir ayuda porque no lo considerarán un signo de debilidad, por lo que se apunta a un crecimiento del número de servicios de apoyo y de orientación o asesoramiento que se aplicarán a todos los niveles de cualificación.

 

El futuro no sólo conllevará cambios en las condiciones laborales sino que implica también cambios de actitudes y de visión del trabajo. De esta manera, el trabajador no gestionará una carrera lineal sino un puzzle que estará formado por varios tipos de trabajo entre los que se hallan el trabajo de cuello blanco (empleo tradicional a tiempo completo), trabajo de proyecto (se desarrolla como freelance o puesto temporal), trabajo de corazón (genera satisfacción), trabajo en casa (incluye el cuidado de la familia y el hogar) y el trabajo de ayuda (actividad voluntaria en beneficio de la sociedad).



Nuevos grupos sociales

 

Los cambios en el empleo igualmente conllevarán la aparición de nuevos valores y actitudes y nuevos estilos de vida que generarán nuevas segmentaciones en la población. Dentro de estos nuevos segmentos figuran, por ejemplo, los denominados ‘communiteens’ o adolescentes digitales, que se caracterizan por estar interrelacionadosy esperan una respuesta instantánea y desarrollan nuevas formas de comunicación y relación entre ellos y con sus empleadores.

 

Otro grupo serán los intermedios o ‘In betweens’ para quienes los contextos cambiantes en la vida y en el empleo son habituales y suelen pasar por fases de aprendizaje durante muchos años, estando bastante vinculados con los trabajadores freelance y de los trabajadores por obra. También nacerá el grupo denominado jóvenes globalizados o ‘young globalists’, que se caracterizan por haber conseguido experiencia laboral internacional desde muy jóvenes y que tienen una gran movilidad y han adquirido competencias interculturales.

 

No hay que olvidarse de las familias latte-macchiato o café con leche que se alejan del concepto de familia tradicional y que se distinguen por sus preferencias por el diseño, la compatibilidad y la sostenibilidad. Además, se diferencian porque los dos miembros de la pareja trabajan y porque comparten las responsabilidades familiares y del hogar –valorando las empresas con políticas a favor de la familia-, aunque demandarán servicios familiares.

 

Finalmente, cabe hablar de los esperanzados grises o ‘greyhoppers’, que han superado la edad de jubilación y siguen en activo, o los emprendedores de plata, también denominados ‘silverpreneurs’ que no quieren dejar el mundo laboral y que a veces comienzan una segunda carrera para ganar calidad de vida.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!





Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Nuevas profesiones para nuevos tiempos

 

Estudiar un grado con futuro

 

Emprender: una gran oportunidad profesional

 

Cursos para convertirte en el rey de Internet