Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Claves de la nueva ley que permite a los becarios cotizar para la jubilación

Se acabó que el período de una beca no cotizase para la jubilación. Con la entrada en vigor de la Ley sobre Adecuación, Adaptación y Modernización del Sistema de Seguridad Social se pone punto y final a esta situación y el período de prácticas de fo

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Claves de la nueva ley que permite a los becarios cotizar para la jubilación
Estudiantes-grado-INEEl período de las becas ya cuenta para la jubilación. Esta es una de las principales consecuencias de la aprobación y entrada en vigor la semana pasada de la Ley sobre Adecuación, Adaptación y Modernización del Sistema de Seguridad Social, en la que se establece que los períodos de prácticas de formación que una persona haya realizado como becario computarán para la jubilación, estableciéndose un período máximo de dos años de cotización. Además, se fijan convenios especiales para programas de formación o de investigación en el extranjero.

 

La ley también introduce otros cambios relevantes para los trabajadores como la reforma de las pensiones por la que la edad de jubilación pasa a retrasarse hasta los 67 años y la integración de las empleadas del hogar, además de cambios en la percepción de las pensiones de orfandad y viudedad, aunque son medidas que se irán entrando en vigor de forma progresiva.

 

Entre las medidas que ya están en vigor con la publicación de la ley en el BOE, aparte de la cotización de los becarios, se halla el incremento de la edad para percibir pensiones de orfandad. El nuevo marco legislativo establece que la percepción de las pensiones de orfandad se prolongue hasta los 21 años de edad frente a los 18 actuales, pudiéndose prolongar de forma progresiva este límite de edad hasta los 25 años en los casos en los que no se trabaje o se perciban unas retribuciones anuales inferiores al salario mínimo profesional. Bajo este precepto, la edad se prolongará en el año 2012 hasta cumplir los 23 años, mientras que en 2013 será hasta los 24 años y en 2015 hasta los 25 años.

 

Ya el próximo año, el 2012, entrarán en vigor otras medidas como la integración en el Régimen General de la Seguridad Social de los empleados de hogar, aparte de incrementarse en un 8% la pensión de viudedad para mayores de 65 años, pasando del 52% al 60%.

 

En este mismo año, las personas con una discapacidad del 45% tendrán una edad mínima de jubilación de 56 años, mientras que se establecen cotizaciones adicionales para los trabajadores autónomos, con independencia de su edad, permitiendo que puedan elegir una base de cotización que alcance el 220% de la base mínima establecida cada año en el Régimen de Autónomos. Para los trabajadores agrarios integrados en el Régimen de Autónomos, la nueva ley fija un tipo de cotización del 18,75%.

 

A pesar de estas medidas, la mayoría de ellas y entre las que figuran las más importantes de la nueva ley tendrán vigencia a partir del 1 de enero de 2013. Es el caso de las que afectan a la jubilación, aunque se establece un período transitorio hasta el año 2027.

 

De acuerdo con la nueva ley, la edad de jubilación aumentará de forma progresiva hasta los 67 años en dos tramos diferenciados. De esta manera, entre 2013 y 2018 se sumará un mes al año a la edad de jubilación, mientras que entre 2019 y 2027 se sumarán dos meses.

 

En el período de cómputo de la prestación por jubilación también se han establecido algunos cambios, pasando a contarse los 25 años de vida laboral frente a los 15 años que se contemplan de cotización en la actualidad. No obstante, seguirán siendo precisos 15 años de cotización como mínimo para poder acceder al 50% de la pensión.

 

Esta nueva normativa incluye algunas excepciones en su aplicación. Jubilarse a los 65 años con el total de la pensión seguirá siendo posible, pero siempre que se acrediten 38 años y seis meses cotizados. En los casos en los que se quiera optar a la jubilación antes de los 67 años y no se tenga este cómputo, se procederá a aplicar un coeficiente reductor sobre la cuantía de la pensión de jubilación.

 

Otras excepciones están relacionadas con el cuidado de los hijos. Así, la nueva ley establece que los tres años de excedencia por cuidado de cada hijo o menor acogido serán considerados como período de cotización. Igualmente, se tendrá en cuenta el cuidado de los hijos como período trabajado con 112 días por menor de seis años en el año 2013, incrementándose progresivamente hasta los 270 días en 2018. El máximo está establecido en dos años.




¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!



 

 



Más información:

 

Acceso a la Ley de Adecuación, Adaptación y Modernización del Sistema de Seguridad Social

 

Ministerio de Trabajo

 

Contenidos relacionados en aprendemas.com:

 

Luz verde al proyecto de Ley de reforma de pensiones en el que podrán cotizar los becarios

 

Los becarios cotizarán en la nueva jubilación