Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

China se prepara para reformar su legislación laboral ante la escasez de talentos

Una insuficiencia de personal cualificado en una enorme gama de actividades y un problema de envejecimiento de la población son algunas de las principales causas por las que China modernizará su legislación laboral que ofrece más derechos y una mayor

Publicado en Histórico Noticias
Foto de China se prepara para reformar su legislación laboral ante la escasez de talentos

El mercado laboral chino revela una grave escasez de talentos y un problema de envejecimiento de la población. Es una de las principales conclusiones que se extraen de un estudio realizado por Adecco Institute con la colaboración de la Universidad de Warwick (Reino Unido) y la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai sobre el mercado de trabajo en la República Popular China.



Se habla de cifras millonarias. La demanda en el sector de fabricación podría alcanzar los 12 millones de profesionales cualificados según la Academia China de Ciencia del Personal, mientras que los servicios profesionales necesitan alrededor de 3,3 millones de personas para cubrir una gama de perfiles que abarca desde abogados a especialistas financieros pasando por intérpretes. El sector financiero de China proporciona un buen ejemplo a este respecto. Esta aguda escasez de candidatos impide la expansión de las actividades de banca minorista y de otras operaciones bancarias. Un ejemplo: China tan sólo posee unos 100 actuarios formados, pero es posible que vaya a necesitar 5.000 durante los próximos cinco años.



Ante esta situación, Adecco Institute ha analizado el proceso histórico de modernización de la legislación laboral y de regulación del mercado laboral que está viviendo el país, así como las posibles consecuencias que pueden tener dentro y fuera de sus fronteras. De hecho, algunas de las nuevas medidas empezarán a ser efectivas a partir del 1 de enero de 2008.



Según este análisis, las reformas laborales previstas garantizan a los trabajadores individuales más derechos de protección de empleo, que serán exigibles por ley y que proporcionarán una mayor certeza legal a los empresarios extranjeros. Tienen como objetivo proteger el empleo individual, dando importancia, sobre todo, a los contratos laborales escritos, a la promoción del empleo, al arbitraje y a la resolución de conflictos laborales, a la igualdad de salarios y a la seguridad laboral a largo plazo.



Wolfgang Clement, presidente de Adecco Institute y ex ministro alemán de Economía y Trabajo considera que estas reformas “representan un avance decisivo y un gran salto hacia la conformidad con la normativa internacional de los mercados laborales”. En su opinión, “los convenios salariales colectivos, los derechos laborales aplicables por ley y la protección contra el despido ya no son temas tabú en China”.



Por su parte, Meter Siderman –director general de Adecco Institute- apunta que aunque con el paso del tiempo las nuevas leyes podrán contribuir al aumento de los costes laborales por unidad en China, por ejemplo, mediante el aumento de los salarios, “las compañías extranjeras se beneficiarán en gran medida con este nuevo marco legal que ofrece a los líderes empresariales más claridad y certeza sobre la futura dirección de la legislación laboral china”.



No obstante, mientras se van iniciando las reformas, China se enfrenta a dos aspectos que amenazan con convertirse en los mayores peligros para la garantía del crecimiento económico a largo plazo: una creciente falta de trabajadores cualificados y el rápido envejecimiento de su fuerza laboral.



Escasez de conocimientos



En parte, estas reformas responden a una creciente escasez de conocimientos y al acelerado envejecimiento de la fuerza laboral. Mientras que la tasa de desempleo entre trabajadores no cualificados aumenta, la escasez de trabajadores cualificados conlleva serios problemas de contratación y conservación de personal, tanto para las empresas locales como para las extranjeras. En efecto, China se enfrenta a una insuficiencia de personal cualificado en una enorme gama de actividades, que abarca desde la fabricación hasta los servicios profesionales. La escasez de conocimientos entre la gerencia de medio y alto nivel ya ha empezado a frenar el crecimiento de ciertas áreas.



Capacidad de dirección, dominio del inglés, personal de I+D, trabajadores con calificación técnica superior y media, y titulares de diplomas profesionales son algunas de estas áreas donde existen restricciones.



A pesar de los casi cinco millones de jóvenes que finalizan sus estudios universitarios cada año (tan sólo en el campo de la ingeniería, en China se licencian 600.000 personas, frente a las 70.000 que lo hacen en EE.UU), las empresas extranjeras no logran encontrar candidatos con la empleabilidad adecuada. Por otro lado, tan sólo el 10% de los licenciados posee el nivel de inglés exigido por las empresas extranjeras, que proporcionan en la actualidad más del 20% de las oportunidades laborales en China.



“La empleabilidad de los licenciados universitarios podría aumentar más rápidamente, si China se concentrara en mejorar la educación tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. En Europa y en China, los gobiernos, las escuelas, las universidades y las empresas deben empezar a tender puentes de unión entre el mundo académico y el mundo laboral. La total desconexión entre estos dos ámbitos es una de las principales causas de la escasez de conocimientos”, explica Wolfgang Clement.



Envejecimiento de la fuerza laboral



El estudio pone de manifiesto además el rápido envejecimiento de la fuerza laboral china; un fenómeno que también se está produciendo en Europa y en Japón, pero que es poco común en los países asiáticos grandes. La fuerza laboral china crecerá menos del 5% hasta 2015. Llegada esta fecha, un tercio de la población será mayor de 50 años (mientras que el 60% de la población de India estará por debajo de los 30 años). La reserva de mano de obra china con una edad comprendida entre los 20 y los 24 años empezará a disminuir a partir del año 2020.



Tal como sucede en Europa, en un plazo de 10 a 30 años, China se enfrentará a una salida a gran escala de gente con experiencia, perteneciente a su fuerza laboral, así como a una carga fiscal adicional. Habrá menos gente joven que nunca trabajando en las empresas y seguirá registrándose un enorme número de desempleados con baja cualificación profesional.  


 


Más información:



Adecco Institute



Contenidos relacionados en Aprendemas.com:



MBA para niños de 3 a 6 años, la última ocurrencia en China



El chino avanza posiciones entre los idiomas más estudiados



ICEX y Fundación Ortega y Gasset formarán a funcionarios chinos en España



Crece un 160% la demanda de estudios de español en China en 5 años



El CHINO se prepara para conquistar el mundo


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+