Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Castigar a los niños que mienten podría ser contraproducente

Un estudio demuestra que es menos probable que los niños digan la verdad si tienen miedo a ser castigados, sin embargo es más probable que sean sinceros por complacer a un adulto o porque creen que hacen lo correcto.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Castigar a los niños que mienten podría ser contraproducente
Estudiantes-grado-INEFrases como “Dime la verdad, si me mientes te castigaré” no son de mucha ayuda a la hora de educar a los niños según un estudio realizado por investigadores del departamento de psicopedagogía y asesoramiento psicológico de la Universidad McGill en Canadá.

 

Ver cursos de Pedagogía

 

La investigadora Victoria Talwar, quien ha liderado este estudio, señala que “el castigo no promueve que se diga la verdad” e incluso ha resaltado que “la amenaza de castigo puede tener el efecto contrario al reducir la probabilidad de que los niños digan la verdad cuando se les anima a hacerlo”. En cambio, era más probable que los niños fueran sinceros si lo hacían para complacer a un adulto, sobre todo los más pequeños, o porque harían lo correcto, especialmente en el caso de los más mayores, quiénes ya tienen más internalizadas las normas de comportamiento.

 

Ver cursos de comportamiento

 

Estas conclusiones se han obtenido a partir de los resultados de un experimento realizado a 372 niños con edades comprendidas entre 4 y 8 años. Los investigadores dejaban a cada uno de los niños sólo en una habitación durante un minuto con un juguete detrás de él que estaba sobre una mesa y le decían que no lo mirara en su ausencia. Durante ese tiempo, una cámara grababa el comportamiento del niño. Cuando los investigadores regresaban a la habitación preguntaban al niño si se había girado para observar el juguete.

 

En la grabación se pudo comprobar que más de dos tercios de los niños echaron un vistazo al juguete (67,5%) y se demostró que a medida que los niños eran más mayores era menos probable que se girasen a mirarlo. Sin embargo, cuando se les preguntó a los niños si lo habían mirado, dos tercios de ellos (66,5%) mintieron y además, los investigadores advirtieron que era más probable que los niños de mayor edad mintieran y tuvieran más soltura para mantener esas mentiras.



Tal y como afirma Victoria Talwar, los hallazgos de este estudio pueden ayudar tanto a padres como a profesionales que trabajen con niños –por ejemplo, los profesores- a animar a “los más pequeños de la casa” a que sean sinceros. 

 



 ¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

 

Más información:

 

The effects of punishment and appeals for honesty on children’s truth-telling behavior