Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Calma, concentración y a por el aprobado

Septiembre para muchos es sinónimo de exámenes. Por ello, dos psicólogas explican a Aprendemas.com los trucos para preparar de manera correcta las pruebas. Actitud positiva, planificación y técnicas de relajación son algunos de sus consejos.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Calma, concentración y a por el aprobado
Estudiantes-grado-INE


Septiembre está en la siguiente hoja del calendario y en ella, para muchos, vienen apuntados los próximos exámenes. Algunos tendrán asignaturas pendientes, otros tendrán que afrontar la Selectividad, y todos han tenido que hincar los codos para obtener los resultados esperados. El aprobado depende de la dedicación de cada uno, de la capacidad de templar los nervios y de no quedarse en blanco a la hora de responder. ¿Cómo lograr todo eso que parece tan complicado? Varios expertos han hablado con Aprendemas.com para facilitar la travesía hacia el aprobado. [Ver oferta de estudios de Psicología]

 

“Lo primero que hay que hacer es acometer con cierto realismo la preparación del examen”, afirma María Soria, directora del Grado de Psicología de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). Los que no hayan estudiado lo más mínimo no pueden hacer milagros, pero los que sí deben priorizar sus objetivos. La planificación es clave y también la constancia durante el verano. Para no desviarse durante el camino hay que trazarse un calendario, pero siempre con espacio para desconectar. [Ver otros estudios en UNIR]

 

“Hay que realizar descansos cada hora y media de manera aproximada durante 5 o 7 minutos”, explica la experta. En ese tiempo hay que evitar consultar Internet o ver la televisión porque es más difícil recuperar la fuerza de voluntad para volver a estudiar. Lo que sí recomienda es levantarse de la silla, caminar hasta alguna habitación y refrescarse ahora en verano para aliviar la sensación de calor y despejar la mente.

 

El respeto por las horas de sueño es esencial para que el cerebro se recupere y, como explica María Soria, no hay que tomar estimulantes como las bebidas que tienen cafeína o las denominadas “energéticas”: “Un exceso de estas sustancias puede invertir la curva de rendimiento”. Lo que no se debe dejar de lado es el repaso diario, algo que según la psicóloga tiene que comentar muchas veces porque se olvida bastante. Para explicarlo cita la curva del olvido, que fue representada por el psicólogo Ebbinghauss en el siglo XIX. En ella se refleja que lo que se estudia de manera inmediata se olvida muy rápido en los primeros días, en cambio si se hacen repasos de vez en cuando, la curva es menos pronunciada. [Ver oferta de Grados]

 

Para mantener fresco lo aprendido es bueno utilizar herramientas tipo síntesis, esquemas o mapas de conceptos… “Los consejos tienen que ser diferentes según las personas. En función de lo habitual que descansa cada uno a lo mejor me renta repasar la última noche o las horas previas a un examen, pero no procesar la información”, afirma y añade que intentar aprender todo de golpe puede conllevar fatiga intelectual que luego se paga en el momento justo de hacer el examen.  “No soy nada partidaria de darse el atracón”, añade.

 

Ante la ansiedad y los nervios en el mismo momento del examen también se pueden seguir varias técnicas de relajación sencillas que permiten dejar de lado el pánico y centrarse en las preguntas. “Una respiración lenta, profunda y sosegada repercute en una situación de calma y ayuda a concentrarse”, apunta. En cambio, si se tiene más tiempo antes de la prueba final se puede practicar cualquier tipo de deporte: “Con la actividad física se segregan endorfinas que generan bienestar y ayudar a serenarse y a centrarse”, concluye.

 

“No hay que dejarse llevar por los pensamientos negativos”

 

“Si una persona es negativa y cree que no lo puede conseguir, tiene que recordar otros sucesos en los que haya logrado el objetivo”, explica por su parte la psicóloga María Fernanda Fuentes del Centro de Atención Temprana de Asminal. Desde el año lectivo 2005/2006 y hasta el pasado ha ofrecido un curso de técnicas de estudios a los alumnos de la Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de la localidad manchega de Almadén. [Ver grados en Ingeniería]

 

“Hay que tener confianza en uno mismo y no dejarse llevar por los pensamientos negativos”, asevera. A sus clases acudían alumnos recién matriculados en los grados que se imparten en el centro universitario que depende de la Universidadde Castilla-La Mancha y para muchos era la primera vez que se iban a enfrentar a los retos de la educación superior. “Hay que preparar los exámenes con tiempo. No es como en la escuela que es obligatorio, sino que el trabajo es tuyo y cada uno lo ha elegido porque ha querido”, declara. [Ver curso sobre técnicas de estudio]

 

“A medida que pasa el tiempo uno aprende a controlar la mente”, afirma. Por ello, también defiende la importancia de saber frenar cuando uno se equivoca, por ejemplo en un problema, y utilizar las técnicas de relajación para superar la ansiedad del momento. “Cuando te bloqueas en un examen si te viene a la mente una palabra o concepto clave se puede ‘tirar’ de él hasta que salgan los demás”, prosigue.

 

Recuerda como muchos alumnos que han estudiado, luego se preguntan por qué han suspendido, qué han podido hacer mal. “Hay que tener en cuenta muchos factores, pero si sale mal se aprende. Todo el mundo puede tener un bache y hay que superarlo”, concluye. 



¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twiter, Tuenti y Linkedin!



Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Vuelta al cole: ideas para ahorrar y preparar el nuevo curso

 

El voluntariado favorece la salud mental y la longevidad

 

Cuando duermes, el cerebro refuerza lo aprendido