Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Bruselas quiere limitar el salario de los directivos

La retribución de los altos directivos sigue en el centro de la polémica. Si hasta ahora sólo unos pocos países habían tomado medidas para limitar los sueldos de estos trabajadores, esta vez es la propia Comisión Europea la que ha propuesto establece

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Bruselas quiere limitar el salario de los directivos

Primero fue Barack Obama el que, al poco tiempo de acceder al cargo, propuso limitar a 500.000 dólares el salario de los directivos de las entidades bancarias intervenidas por el Estado. Poco después le siguió Alemania proponiendo que los ejecutivos pagasen con su sueldo los errores derivados de su mala gestión y ahora es la Comisión Europea (CE) quien plantea 'meter mano' a la retribución de presidentes, consejeros delegados y demás altos dirigentes.


 


En concreto, la CE ha emitido una serie de recomendaciones a los estados miembros de la Unión Europea (UE) para que limiten el sueldo de los altos cargos de empresariales y la forma en la que se estructuran estos salarios. En el fondo, la comisión desea que evitar que estos sirvan para incentivar la adopción de riesgos excesivos a corto plazo, tal y como ha ocurrido en la actual crisis y como denuncian algunos gurús desde diferentes escuelas de negocio.


 


La primera de las propuestas de la CE pasa por limitar a un máximo de dos años el pago de las indemnizaciones de los directivos de los bancos y empresas cotizadas en caso de cese e incluso prohibir la percepción de los mismos en caso de detectarse una mala gestión. El proyecto de ley presentado por el comisario de Mercado Interior de la UE, Charlie McGreevy, también pondría bajo vigilancia estatal los 'hedge funds' o fondos de alto riesgo y las empresas que participan en los mismos. De esta forma, se trataría de limitar los riesgos que asumen estos fondos para obtener grandes retribuciones a corto plazo.exigir un balance entre el salario


 


Según explica la nota de la CE, las recomendaciones sobre la estructura del salario de los directivos incluyen además establecer un balance entre la retribución fija y la variable y ligar esta última a criterios previamente establecidos y medibles, de forma que este dinero 'extra' tenga su traducción en beneficios para la compañía. Pero esto no implica que sólo se mantengan los objetivos a corto plazo. Más bien ocurre lo contrario, puesto que desde la CE desean incentivar la sostenibilidad a largo plazo de las empresas a través del balance entre los objetivos más inmediatos y los más estratégicos, para lo que plantea diferir  el pago de la retribución variable y establecer un plazo obligatorio de un mínimo de tres años para la ejecución de las acciones y las opciones sobre acciones. Por último, también permitiría a las compañías reclamar la parte variable de la retribución de los directivos si se demuestra que esta no se ha otorgado de forma adecuada.


 


Pero la CE no sólo quiere controlar la forma en la que se retribuye a los ejecutivos, sino también las cantidades que estos reciben y que es lo que, a fin de cuentas, más polémica está generando. En este sentido, ha propuesto que su salario sea mucho más transparente. Además, quieren fomentar la participación de los accionistas en la empresa, sobre todo los inversores institucionales, y en el establecimiento del sueldo de los directivos. Del mismo modo, se quiere prohibir que los mandatarios no ejecutivos puedan recibir opciones sobre acciones como parte de su remuneración.



Estas medidas deberían servir para desterrar los incentivos 'perjudiciales' para el rendimiento real de la empresa. El problema es que por el momento sólo se trata de una recomendación no vinculante, por lo que cada país deberá decidir hasta que punto implementa las medidas. Por si acaso, la CE sí controlará la aplicación de las mismas y al cabo de un año examinará los avances que se hayan podido realizar y su eficacia real.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Comunicado de la Comisión Europea