Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Bolonia, una brecha en la comunidad universitaria

La puesta en marcha del Plan Bolonia ha derivado en importantes movilizaciones entre la comunidad universitaria. Aunque los encierros y protestas de alumnos han sido constantes en toda España, el movimiento antibolonia empieza a adquirir tintes de pl

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Bolonia, una brecha en la comunidad universitaria

Según un sector del colectivo de los estudiantes, el Plan Bolonia supone la mercantilización de los alumnos y la privatización de la educación superior. Para los rectores, uno de los problemas más importantes es la falta de información. Con las dos posturas enfrentadas, lo cierto es que el debate generado en torno al Plan Bolonia cada vez resulta mayor. Desde hace varias semanas, cientos de universidades asisten al encierro de estudiantes, las calles se llenan de manifestantes y surgen multitud de asociaciones en contra de este Plan que pretende unificar las titulaciones universitarias europeas. Así, una de las agrupaciones de alumnos más significativa, el Sindicato de Estudiantes convocaba una huelga general, el pasado 13 de noviembre, por entender que “Bolonia forma parte del conjunto de ataques  que la burguesía está lanzando contra la educación pública en todas sus etapas. Es más conocida la situación de infantil, donde se está produciendo una descarada privatización masiva, pero está pasando desapercibida la situación de la Formación Profesional que se enfrenta a un grave ataque”.


 


Asimismo, el movimiento estudiantes contrario a los planes europeos de convergencia, ha llegado también al ámbito asambleario. En este sentido, la Universidad de Valencia se convertía en la sede en la que se han dado cita representantes de asambleas de estudiantes de toda España. Al encuentro han acudido representantes de las asambleas de la Universitat de Barcelona y de la Autónoma, de la Complutense y de la Carlos III de Madrid, así como de las universidades de Sevilla, Málaga o Granada, entre otras. En la reunión se ha decidido también mantener un segundo encuentro una vez concluya el periodo de exámenes. En el documento final afirman que el movimiento estudiantil asambleario no es ni caótico ni desorganizado sino que tiene una “verdadera dimensión estatal”, se solidariza con los estudiantes expedientados a raíz de las protestas y rechaza que se “criminalice” al movimiento, “que sólo pretende promover un debate abierto en torno a esta reforma impuesta desde la educación superior”.


 


Pero, dentro del colectivo de los alumnos, no todos se muestran contrarios a Bolonia. Así, la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (Creup), ha emitido un comunicado en el que denuncia la existencia de “colectivos que están utilizando el proceso de Bolonia para transmitir sus idearios políticos, mezclando problemáticas sociales con los problemas que plantea el proceso”, grupos “que están manipulando a los estudiantes de secundaria, que son los que mayoritariamente acuden a sus manifestaciones”.  No obstante, aún estando a favor del proceso, la Creup sí destaca algunos problemas de su desarrollo en España, que coinciden con los que denuncian los anti-Bolonia. Por ejemplo, la reclamación de más dinero para las universidades públicas, una mejor política de becas o la denuncia de que la reforma no “está pensada ni piensa en los estudiantes que estudian y que trabajan”.


 


La postura de los rectores


 


La Conferencia de Rectores de Universidades Españolas también ha querido dejar clara su postura en este debate a través de la difusión de un comunicado. En el texto se destaca el “apoyo” de la CRUE hacia el Plan Bolonia ya que, según exponen, se basa en los principios de “movilidad estudiantil y profesional, la estructuración de los estudios universitarios en tres niveles -grado, máster y doctorado- bien engarzados entre sí, y poner en práctica la valoración del esfuerzo real del estudiante para superar las distintas materias”.


 


Según la Conferencia, estos principios básicos suponen una oportunidad para hacer una Universidad que “supere sus actuales limitaciones y contribuya a una sociedad mejor”. Por este motivo anima a las comunidades universitarias a “participar activamente en el proceso de reforma a través de los órganos de gobierno y representación y de los procedimientos de diálogo y de decisión creados al efecto en las universidades, y a promover debates para apuntar ideas de un modo constructivo a fin de que el cambio que estamos acometiendo derive en una mejor universidad”. En lo relativo a las movilizaciones de los alumnos, la CRUE  “manifiesta públicamente su apoyo a aquellas universidades que están sufriendo alteraciones en su actividad académica y en la vida universitaria por parte de diversos colectivos, cuyo comportamiento está fuera de los cauces y formas de discrepancia admisibles en una sociedad libre, abierta y organizada democráticamente”.


 


 


Más información:


 


Ministerio de Ciencia e Innovación: Plan Bolonia


 


 


Contenidos relacionados en a+:


 


Estudiantes de toda España plantan cara al Plan Bolonia


 


El Consejo de Universidades aboga por el impulso al EEES


 


El Plan de Bolonia echa a andar en España


 


¿Dudas? Encuentra respuesta a las preguntas más frecuentes sobre los Títulos de Grado


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+