Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Becas de Verano I: ‘El que la sigue… la consigue’

No hay excusa posible. Las múltiples becas que ofrecen las universidades e instituciones de verano tienen, en días próximos, una primera fecha de caducidad. Hay que apresurarse, así pues, para hacer los trámites no vaya a ser que otro verano más sufr

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Becas de Verano I: ‘El que la sigue… la consigue’

I: Cuestión de tiempo - En la Capital – En el Norte


(II: En el Noroeste - En la Costa – Para Docentes – Otras Instituciones)


 


Encontrar lo que no se sabe o buscar aquello sobre lo que se quiere profundizar no es una tarea excesivamente complicada en estos momentos que caminamos hacia la llegada del verano. El período estival puede parecer un lapso de tiempo en el que sólo tiene cabida el relax y la inactividad. Pero fijémonos por un momento en los medios de comunicación, en la apabullante información que todos los días desborda a nuestros oídos, y tendremos claro que eso del letargo estival no es más que un típico tópico que en ningún caso hace justicia a la realidad.


 


Cursos, seminarios, clases magistrales, talleres, programas de reciclaje, formación ocupacional, encuentros, ocio activo… con éstas y tantas otras alternativas es casi imposible que uno todavía sucumba a la pereza estival. Estudiantes, profesores, trabajadores, desempleados, jubilados, personas de toda condición, en definitiva, tienen en las escuelas de verano un punto caliente para hacer realidad un sueño o una pasión, qué menos que dar un empujón cualitativo la carrera profesional.


 


Podemos decir que no existe rincón en este país al no llegue algún tipo de actividad académica. Algunos podrán hablar de ‘brecha digital’ en España, pero desde luego nada que decir en cuanto a ‘brecha formativa’. De junio a septiembre, los programas de verano son un argumento indiscutible. Pero es que, si encima, alguien nos dice que a todo este ‘universo cultural’ se puede acceder sin ningún coste, la cosa adquiere tintes delictivos por parte de aquellos que todavía se queden de brazos cruzados.


 


Tontos hay muchos en España, como dice el anuncio, y a fe que los habrá también este verano porque… ¿acaso no es una hacer la tontería pagar íntegramente un curso por no molestarse en solicitar una beca en su momento? Cierto que eso de adquirir la condición de tonto ante los amigos es sólo cuestión de días. Por ejemplo, tal día como hoy uno podría ser una persona sensata y respetable si se dirige a la Escuela Complutense de Verano para apuntarse a un curso y solicita una beca que casi con toda seguridad implicará un descuento del 30% de la matrícula. Tonto de capirote sería, por el contrario, si esperara hasta el 10 de junio y sólo entonces se diera cuenta de que dicho programa iba a ser cerrado, precisamente, el día anterior. Qué cara pondrá esa persona si en el acto inaugural se encuentra con varios amigos y un primo segundo que le dicen con recochineo que están en ese curso por la cara.


 


Rezaba un antiguo refrán español que “quien no tiene un apuro, no sabe lo que vale un duro”. Y es que tanto las universidades, como los ayuntamientos y otros organismos de diferente índole ofrecen ayudas muy variadas adaptadas a cada persona. Tan dotados son algunos programas, que a veces las instituciones convocantes se las ven y las desean para encontrar solicitantes que cubran todas las becas.


 


Es importante señalar que la inmensa mayoría de programas gozan del respaldo económico de empresas consolidadas y entidades de crédito, siendo particularmente generosas las cajas de ahorros. Es sólo gracias a esta iniciativa por lo que miles de alumnos acceden a descuentos de, por ejemplo, el 50% de los costes de matrícula o, incluso, de inscripción gratuita, o al menos obtienen reducciones en el precio del alojamiento, desplazamiento o manutención. Lo más probable es que en muchos casos no llegue a cubrir el coste total de lo que conlleva realizar un curso, en especial si es lejos del lugar de residencia. En todo caso, siempre constituye un atractivo reclamo. Condiciones tan favorables, hacen difícil que un curso se le resista a cualquier bolsillo, y si no… atención.


 


 


Lápiz y papel que comienza la sesión


 


 


En la capital…


 


Nada menos que 2.218 ayudas concedió el pasado año la Escuela Complutense de Verano. Por supuesto, este año no iba a ser menos y ha convocado, sólo para cubrir el 30% del pago de matrícula, unas 2.000 ayudas, a lo que añade 600 de alojamiento patrocinadas por el Grupo Santander (en este último caso el plazo de solicitud finalizó en marzo). En ésta, su VI Edición, ofrece la posibilidad de elegir entre un total de 149 cursos superiores, de 150 horas, estructurados en doce áreas temáticas. Y es que las buenas cifras copan este prestigioso programa en el que participarán 1.500 profesores. Al menos la mitad pertenecen a la Universidad Complutense de Madrid. El resto será personal docente de otras universidades españolas, además de profesionales y expertos en cada una de las materias que conforman el programa.


 


Tranquilidad, porque aún hay tiempo hasta el 9 de junio para tener la posibilidad de realizar un curso de la Escuela Complutense de Verano a un precio que ni en los escaparates más concurridos de las rebajas del mes de julio. De hecho, gracias a las ayudas que la institución destina a estudiantes de dentro y fuera de nuestras fronteras, cerca de la mitad de los 2.000 participantes que ya hay inscritos son extranjeros. Destaca especialmente la participación de estudiantes procedentes de países como México, Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela, aunque es notable también la afluencia de estudiantes de la Unión Europea y, por supuesto, de todas las comunidades autónomas españolas. No hay más que decir, la Escuela Complutense este verano promete de nuevo ser todo un éxito.


 


Pero a cifras nadie gana al veterano programa estival que la Universidad Complutense de Madrid organiza en San Lorenzo de El Escorial. Las estimaciones apuntan a que participarán cerca de 2.000 ponentes –entre científicos, académicos, políticos, médicos, investigadores, directores de cine y periodistas- para ilustrar con su amplio bagaje profesional a 6.000 alumnos, de los cuales más de 1.500 serán becados por la propia Universidad. El plazo de solicitud permanecerá abierto hasta el próximo 1 de junio. Cada una de estas ayudas da derecho a alojamiento en régimen de pensión completa en habitación doble compartida, teniendo que abonar únicamente las tasas académicas de la actividad para la que hayan recibido la beca.


 


Si hablábamos de un inestimable número de becas de la Escuela Complutense, la Universidad Rey Juan Carlos repite este año su exitosa promoción de la oferta estival concediendo becas, al menos, a la mitad de sus participantes (que esperan alcancen las 1.000 personas). El tiempo vuela y las becas también, así que hay que darse prisa porque, aunque esta institución estival radicada en Aranjuez es de las más tardías en cerrar el plazo de solicitud (12 de junio), hay miles de alumnos que desean optar a una de ellas. Como curiosidad decir que alrededor del 15% de ellos serán extranjeros, tal y como se ha propuesto conseguir este verano.


 


Y de Aranjuez volamos al Campus de Cantoblanco, ahí donde la Universidad Autónoma de Madrid centraliza la organización de sus cursos estivales. No son demasidos cursos, 17, si bien han sido muy repartidos tanto en temáticas a abordar como en sedes. Siete sedes reúne en esta edición con ejemplos de cursos tan significados como “La formación digital en el mundo laboral”, o singulares como “La musa funámbula”, o visionarios como “El sector alimentario español en el siglo XXI” o pragmáticos como “La gestión del tiempo”. Habrá tiempo hasta el 7 de junio para solicitar una de las 10 becas o 20 medias becas que la universidad ha asignado a cada curso. Eso sí, los solicitantes deben ser estudiantes universitarios o licenciados en paro.


 


Por su parte, Hewlett Packard carga baterías un verano más para celebrar la IV Edición de HP University 06, un programa que se celebra con el objetivo de ofrecer a los recién titulados la oportunidad de formarse gratuitamente durante el verano en sus instalaciones de Las Rozas (Madrid). La verdad es que esta iniciativa apunta de nuevo a ser un verdadero filón después de comprobar que en ediciones anteriores el 100% de los participantes encontraron un empleo en los meses siguientes a la finalización del curso (la mayoría en HP o en su entorno más cercano). Sólo hay que darse prisa y enviar la solicitud cuanto antes pues el plazo de selección finaliza el 20 de junio.


 


Marco Polo hablaba de la apertura al conocimiento de la siguiente forma: “No hay nada que abra y disponga tanto nuestras mentes y nuestros corazones como viajar, viendo, aprendiendo y entablando nuevas relaciones alrededor del mundo”. Esta máxima rescatada por el director general de Juventud de la Comunidad de Madrid –Antonio González Perol- para el intenso y recreativo programa Juventur 2006, hace presagiar un poco o nada rutinario verano en la capital. La razón estriba en las 114 actividades de ocio y cultura que se han organizado en el marco de esta iniciativa para jóvenes con edades comprendidas entre 12 y 30 años. Campamentos, albergues, cursos y actividades deportivas en la naturaleza, intercambios y viajes internacionales… Pero no nos apresuremos. La organización del programa exige un requisito sin el cual es imposible acceder: “hay que asistir a las actividades con ilusión y compañerismo, espíritu de cooperación, generosidad y respeto en el trato con los demás”. Así que optimismo y a echar la vista arriba.


 


En el norte…


 


Y si echamos la vista arriba, encontramos igualmente numerosos y suculentos descuentos en este caso por parte de la Universidad de Santiago de Compostela. La institución impartirá este verano al calor refrescante de diez sedes norteñas, 21 cursos que harán las delicias de los participantes como en el curso “Nutrición y actividad física para la salud” del 11 al 14 de julio en Lugo, o “Los ríos y lagunas de Galicia como bienes patrimoniales: naturaleza, tradición y cultura” del 17 al 20 de julio en Vilagarcía de Arousa.


 


Pero esto no es todo, porque la universidad también concederá un máximo de 50 becas para los cursos que se celebren fuera de los campus de Compostela o Lugo, y a las que sólo podrán optar los alumnos de cualquier universidad o licenciados y diplomados universitarios en situación de paro. Además, se otorgarán 30 becas más (20 en el Campus de Compostela y 10 en el de Lugo) de alojamiento gratuito en colegio mayor o residencia universitaria. Hay que apresurarse porque el 2 de junio se cierra el plazo para solicitar cualquiera de estas becas.


 


Para los más rezagados también se prolongan los períodos de solicitud de beca. Tal es el caso de la Universidad de Zaragoza que, dispuesta a conceder la totalidad de ayudas ofertadas, ha prorrogado el plazo para pedir una beca de exención de tasas de matrícula hasta el 31 de mayo; eso sí, exclusivamente para el VI Curso de “Información Digital: software libre versus software propietario para la gestión de información” y para el curso “Las migraciones en España y la Unión Europea”.


 


No podíamos olvidarnos de la Universidad del País Vasco, uno de los mayores referentes académicos de cada verano. En esta ocasión ha organizado cuatro programas bien diferenciados: los XXV Cursos de Verano-XIII Europeos, los VII Encuentros Bilbao Arte y Cultura, los Cursos de Verano en Gernika y los Cursos de Derecho Internacional en Vitoria-Gasteiz. Precisamente es este último programa el único que aún mantiene en vigencia el plazo de solicitud de beca. De hecho se trata de un interesante catálogo formativo organizado por el Departamento de Derecho Internacional Público, Relaciones Internacionales e Historia del Derecho y de las Instituciones, la Facultad de Derecho y la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad del País Vasco para ofrecer 7 cursos magistrales con posibilidad de solicitud de beca hasta el 16 de junio.


 


 


Sigue...


Becas de Verano II: seguimos con el recorrido gratuito