Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

APROBADO UN ANTEPROYECTO DE LEY SOBRE FORMACIÓN PROFESIONAL

El Consejo de Ministros aprobó el pasado día 14 de diciembre el anteproyecto de Ley Orgánica para la Formación Profesional y las Cualificaciones, el primero que regula de forma exclusiva este sector de la enseñanza. El texto constituye el tercer pila

Publicado en Histórico Noticias
Foto de APROBADO UN ANTEPROYECTO DE LEY  SOBRE FORMACIÓN PROFESIONAL

Esther Riobó, Redacción Aprendemas.com - 19/12/2


El pasado 14 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó y envió a las Cortes el nuevo anteproyecto de Ley Orgánica para la Formación Profesional y las Cualificaciones. El texto aporta importantes novedades. Como conceptos clave del mismo destacan la integración (de las tres ramas de FP actualmente existentes), la orientación al empleo y la homologación de títulos.


En efecto, una de las principales novedades del anteproyecto es la integración de las tres modalidades de FP hoy existentes: formación reglada (impartida en los institutos), ocupacional (enfocada al desempleado y cuya competencia ha sido transferida a las comunidades autónomas) y continua (la que recibe el trabajador a lo largo de su vida laboral y que suele estar en manos de centros privados). La gran ventaja es el reconocimiento automático de los títulos obtenidos en una de las ramas por las otras dos, algo que en la actualidad no resulta posible salvo a través de complicados procesos de convalidación.


La segunda novedad a destacar es la orientación al empleo. Se establece para ello la creación de un Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales (SNCP) con un Catálogo de Cualificaciones Profesionales de estructura modular. Se prevé además un Sistema de Información y Orientación al que se podrá acceder para conocer las cualificaciones más demandadas por el mercado, centros en los que se imparten y oportunidades de empleo. En la misma línea, se establece una estrecha colaboración con el sector empresarial, que participará en la identificación de las cualificaciones necesarias en el mercado, en la definición de la formación requerida para las mismas y en la propia Formación Profesional, a través de estancias en empresas y aportación de profesores cualificados.


En cuanto a la homologación, ésta se manifiesta, por un lado, en el reconocimiento, ya mencionado, de los  títulos obtenido en una rama de FP por las otras dos. Por otro, las cualificaciones se ajustarán a lo dispuesto en las Directivas europeas, de forma que las titulaciones serán homologables con el resto de países de la Unión Europea, factor que facilitará la movilidad profesional. Por último, y como novedad importante, con la nueva ley se reconocerán las competencias y cualificaciones adquiridas durante el ejercicio profesional o resultantes de aprendizajes no formales, que actualmente carecen de cualificación acreditada oficialmente.


Entre las aspiraciones de la ley, según declaraciones de la Ministra de Educación, está la de colocar el sistema de Formación Profesional español al mismo nivel que Europa. En España, el porcentaje de alumnos que actualmente opta por la FP está en el 41% frente al 58% de media de la Unión Europea. Y ello, afirma la Ministra, a pesar de constituir una vía de acceso al mercado laboral más rápida que la universidad, puesto que el 67% de los titulados de FP obtiene un puesto de trabajo nada más terminar los estudios.


A pesar de todo, las críticas no se han hecho esperar. El PSOE considera que la ley invade competencias autonómicas al crear una red nacional de centros de referencia para impartir la FP y a las comunidades autónomas de la elaboración del sistema nacional de cualificaciones, además de establecer la libre elección por parte de la Administración de los Directores de  los centros donde se imparte la enseñanza. Este partido ya ha anunciado que presentará una enmienda a la totalidad y un texto alternativo durante la tramitación parlamentaria. El texto del anteproyecto fue aprobado con el rechazo de ocho comunidades autónomas.


La Confederación de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza (STEs), por su parte, critica, entre otras cosas, la subordinación a los intereses de las empresas, ya que permite dar efectos académicos a los títulos expedidos por éstas permitiendo a los estudiantes conseguirlos más fácilmente, incluso sin recibir una formación adecuada. El Sindicato de Estudiantes, por su parte, se ha unido a la Confederación de STEs pidiendo en un comunicado conjunto la devolución del anteproyecto al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y la redacción de uno nuevo. Sus argumentos: el texto incumple los objetivos del II Programa Nacional de la FP, favorece la enseñanza privada en detrimento de la pública (empresas y otros centros no dependientes de la administración educativa), discrimina a los estudiantes en función del lugar de residencia (al distinguir entre centros Nacionales, Integrados y el resto), permite el libre nombramiento de los directores por parte de la Administración y por último favorece injustamente a las empresas al no establecer remuneración por las prácticas que se realicen en ellas.


Enlaces de interés:


http://www.sindicatodeestudiantes.org/


http://www.stes.es/index.htm