Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Aprender música mejora la atención de los niños y reduce su ansiedad

El aprendizaje de un instrumento musical genera cambios en el cerebro en las áreas relacionadas con el control de las emociones y de la atención de las personas, contribuyendo a reducir la ansiedad y agresividad.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Aprender música mejora la atención de los niños y reduce su ansiedad
Estudiantes-grado-INELos beneficios de aprender a tocar un instrumento musical van más allá de la iniciación en el mundo de la música de los niños y del conocimiento de compositores. La Universidad de Vermont ha realizado una investigación en la que se pone de manifiesto que los niños que aprenden a tocar un instrumento musical, como por ejemplo el violín o el piano, tienen menos ansiedad, además de controlar mejor sus emociones y centrar más su atención.

 

Quiero estudiar música. Ver cursos

 

Ver cursos de Psicología Infantil


 

Para llegar a estas conclusiones, la investigación, publicada en el Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, se ha basado en analizar los escáneres cerebrales de 232 niños de edades comprendidas entre los 6 y los 18 años de edad con el fin de ver el desarrollo del cerebro que se producía en ellos en asociación con el aprendizaje de tocar un instrumento musical.

 

Estas pruebas permitieron observar que la capa externa del cerebro experimentaba cambios en su espesor a media que los niños se iban haciendo mayores. En concreto, los investigadores constataron que el engrosamiento o el adelgazamiento de la corteza del cerebro se producía en áreas específicas que son, precisamente, aquellas que reflejan la ansiedad y depresión, la atención, la agresividad o los problemas de control y de conducta. Un cambio que se producía incluso en los niños sanos, es decir, aquellos que no estaban diagnosticados de trastornos o enfermedades mentales.

 

Según la investigación, la práctica de la música contribuía a engrosar la parte de la corteza del cerebro que se relaciona con la función ejecutiva, incluyendo la memoria de trabajo, el control de la atención y la organización.

 

Ver cursos de aprendizaje

 

Además, se observó que el conocimiento musical en los niños está también relacionado con el grosor de la corteza del cerebro en aquellas áreas que juegan un papel decisivo en el control inhibitorio y en el procesamiento de las emociones, así como en aquellas que reflejan el control del comportamiento o regulan la conducta de la persona. Unos cambios que se producen porque la música altera las áreas motoras del cerebro porque la práctica de la actividad musical requiere control y coordinación de movimientos.

 

Para los investigadores, estos cambios suponen un importante avance porque podrían ayudar a tratar a niños con trastornos psicológicos en lugar de utilizar medicamentos, ya que para el equipo de la Universidad la música es un elemento positivo en el entorno de las personas –como pueden ser los padres, amigos, profesores o mascotas-, que cabría utilizarse como tratamiento.

 

Los investigadores abogan también por el aumento de la formación musical en las aulas dado que, por ejemplo, en Estados Unidos las tres cuartas partes de los estudiantes rara vez o nunca toman clases extracurriculares de música o arte. Un resultado ante el cual consideran que hay que encontrar fórmulas innovadoras que permitan incorporar esta formación. 





¡Sigue a aprendemas.com en Facebook , Twitter , Tuenti  y LinkedIn !

 

Más información:

 

Cortical Thickness Maturation and Duration of Music Training: Health-Promoting Activities Shape Brain Development

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Dos años de clases de música mejoran las habilidades de lenguaje y lectura

 

Beethoven y Mozart pueden mejorar la concentración e imaginación de los niños

 

Los niños que practican música tienen más habilidades para resolver problemas

 

La música que escuchan los padres influye en la memoria de los niños