Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Alojarse con mayores, una opción para estudiantes

Los jóvenes que se desplazan a otra provincia para realizar estudios universitarios tienen como opción convivir con personas mayores, dentro del programa de alojamientos compartidos de su universidad.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Alojarse con mayores, una opción para estudiantes
Estudiantes-grado-INELos alojamientos compartidos entre personas mayores de 60 años y estudiantes son una opción interesante para ambos colectivos. Por un lado se encuentran los mayores que no quieren vivir solos. Y por otro, los estudiantes que encuentran una posibilidad de alojamiento mucho más asequible que una residencia universitaria o un piso compartido. Para que la experiencia sea positiva para ambos es necesario el respeto y tener claro que el objetivo es una ayuda mutua.

 

Ver Grados Universitarios



Ver cursos de Geriatría


 

Cada universidad, en colaboración con la Administración, cuenta con su propio programa de alojamientos compartidos, que vigila que ambas partes cumplan los requisitos y sean compatibles. En los últimos años ha aumentado considerablemente el número de estudiantes interesados y ha disminuido ligeramente el de mayores que se animan a llevarlo a cabo.

 

Habitualmente, el mayor ofrece al universitario un alojamiento gratuito en su domicilio y la cesión de una habitación independiente y, a cambio, el joven le ayuda en la realización de gestiones, le acompaña y colabora en las tareas que ambos decidan, al tiempo que contribuye simbólicamente en los gastos que genere su estancia, como agua, luz o comida. En algunos casos, es la universidad la que se encarga de estos gastos.

 

En la Universidad de Burgos hay un programa de estas características.Durante el curso 2013/2014 se formalizaron un total de 15 convivencias entre mayores y estudiantes de la UBU, con un seguimiento por parte de personal especializado que asegura una relación satisfactoria por ambas partes.

 

La Universidad de Huelva también tiene un programa de convivencia entre mayores y universitarios, que cuenta con un periodo de prueba y acuerdos de convivencia. El joven alojado debe permanecer en el domicilio del mayor durante todo el curso académico, excepto en los periodos de vacaciones. A cambio, la persona mayor le debe ofrecer una habitación independiente en buenas condiciones, con el mobiliario indispensable para el estudio. Deberá respetar el horario lectivo, de estudio y de exámenes del joven y le cederá los aparatos de uso doméstico y espacios comunes, como la cocina, cuando éste los precise.

 

La Universidad de Salamanca ofrece un programa de alojamientos compartidos de similares características, advirtiendo al joven que la experiencia “no limita tu libertad, tus estudios o tu diversión”. La persona mayor debe respetar la intimidad del joven en aspectos como la forma de vestir, y el universitario puede recibir visitas, siempre y cuando cumpla lo acordado en el contrato previo. Los profesionales de la Universidad hacen un seguimiento del programa y se realizan entrevistas previas para buscar la persona mayor idónea para la convivencia.

 

La Universidad de Murcia también dispone de un programa de alojamiento alternativo de jóvenes y personas mayores. Los jóvenes deben estar matriculados en la Universidad de Murcia, deben contar con dificultad para acceder a una vivienda en esta región y no padecer trastornos psíquicos que dificulten la normal convivencia. Las personas interesadas pueden rellenar una solicitud para recibir más información al respecto.

 

La Universidad de León, por su parte, tiene un servicio gratuito que facilita la búsqueda de pisos en alquiler y habitaciones para estudiantes. Este Programa Vivienda cuenta con una bolsa de pisos en la que se recogen más de un centenar de alojamientos para universitarios. También ofrece un Programa de Convivencia Intergeneracional.

 

La Universidad de Granada, por su parte, cuenta con un programa de alojamiento de estudiantes con mayores o personas con discapacidad. A cambio de alojamiento gratuito, los estudiantes universitarios ofrecen compañía, colaboración en diferentes tareas, acompañamiento al médico o a gestiones diversas y, solo en casos excepcionales, cuidados personales. Los alumnos que se acojan a este programa, además de disponer de un alojamiento, pueden comer gratis en los colaboradores universitarios y reciben ayudas para libros. Existe un periodo de prueba y un seguimiento periódico de la convivencia, además de firmarse previamente un acuerdo regulador de la misma.

 

La Universidad de Málaga elige a los estudiantes de este programa fundamentalmente entre aquellos con escasos recursos económicos o por motivos de solidaridad. La Universidad es la encargada de entregar a las personas mayores una asignación económica mensual en concepto de gastos de luz, agua y gas. De esta manera, el estudiante solo tiene que sufragar los gastos de comida e higiene. Para participar en el programa tanto los jóvenes como los mayores deben presentar una solicitud. Posteriormente, se procede a una selección y emparejamiento, teniendo en cuenta las características de ambos.

 

Normalmente, el estudiante que acude a este tipo de servicio procede de los pueblos de la provincia de Málaga o de otras zonas de Andalucía, aunque también se dan casos de jóvenes venidos de Marruecos o Sudamérica. Sus edades oscilan entre los 21 y los 26 años. En lo que se refiere a personas mayores, sus edades rondan entre los 61 y los 92 años. En muchas ocasiones, los jóvenes se quedan con los mayores año tras año, hasta graduarse.  

 

La Universidad de Valladolid tiene abierto el plazo de inscripción para participar en los programas de alojamiento intergeneracional y alojamiento solidario, con un total de 11 apartamentos, para el próximo curso. La solicitud puede hacerse por vía telemática, hasta el 14 de julio.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

 

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Guía Elegir Carrera 2014: decide tu próxima parada