Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

A España le pasa factura en educación el coste social de la crisis

El 56% de la población adulta española posee estudios de Educación Secundaria o estudios superiores, una cifra todavía muy alejada de los niveles alcanzados por la OCDE (77%) y la UE21 (78%).

Publicado en Histórico Noticias
Foto de A España le pasa factura en educación el coste social de la crisis
Estudiantes-grado-INELa proporción de españoles que en 2013 sólo contaba con estudios inferiores a la segunda etapa de Educación Secundaria sigue siendo muy superior al que ofrecen los países de la OCDE y la UE21. Un 44% de españoles tiene como máximo nivel de estudios la primera etapa de Educación Secundaria, mientras que en la OCDE esta cifra alcanza el 23% y en la UE21 es del 22%. 



No obstante, el porcentaje de españoles con educación terciaria (34%) supera en un punto a la media de la OCDE y en cuatro puntos a la media de la UE 21, según recoge el informe Panorama de la Educación 2015 elaborado por la OCDE, y que el INEE (Instituto Nacional de Evaluación Educativa) ha analizado centrándose en el caso de España. 

 

Ver Grados Universitarios

 

Austria, Eslovenia, República Checa y República Eslovaca cuentan con una proporción baja de jóvenes con niveles educativos inferiores, una alta proporción de jóvenes con educación secundaria superior y una proporción comparativamente inferior de jóvenes con nivel educativo terciario.

 

Ver cursos de:

Educación Primaria

Educación Secundaria

 

Si analizamos el porcentaje de la población que ha realizado un programa de formación profesional, España se sitúa a la cola de Europa, con un 9%, por detrás de Irlanda (13%) y Grecia (15%), y muy alejada de Alemania (57%), Finlandia (39%), Suecia (32%), y Países Bajos (35%).

 

Otro de los puntos que se recogen en el informe es la transición de la enseñanza al mercado laboral. En este sentido, observamos que España posee un alto porcentaje de jóvenes de 15 a 29 años que están desempleados y no están estudiando, como consecuencia de la crisis, que ha afectado especialmente a los jóvenes.

 

Por otra parte, en todos los países se cumple la máxima que indica queun mayor nivel de formación supone una tasa de empleo más alta, mejores perspectivas laborales, mayores ingresos y una mejor autopercepción de salud, capital social y participación política, y al contrario.

 

En España, la tasa de paro de las mujeres supera al de los hombres en todos los niveles educativos, aunque la diferencia es mayor en los niveles educativos más bajos, al contrario de lo que ocurre en el conjunto de los países de la OCDE y de la UE21, donde las diferencias no son tan acentuadas.

 

En todos los países se observa que la tasa de desempleo ha registrado una desaceleración en los últimos dos años, aunque el incremento del desempleo en nuestro país del 2008 al 2013 supera los aumentos que se han sufrido en otros países, en todos los niveles educativos. Los españoles con estudios inferiores a la segunda etapa de Educación Secundaria tuvieron una tasa de paro del 33% en 2013, una cifra que dobla las registradas en el resto de países. También en los otros niveles educativos, la tasa de paro dobla al registrado en la OCDE y la UE21.

 

Abandono temprano de estudios

 

Ante estos datos, muchos países han identificado el problema del abandono temprano de la educación y la formación como uno de los mayores retos educativos. Como promedio, en los países de la OCDE, el 16,8% de las personas de 25 a 34 años empiezan la vida laboral sin un mínimo de cualificación, y al menos uno de cada seis jóvenes de los países de la OCDE carece de ésta, lo que “supone un grave riesgo para las sociedades y sus mercados laborales”.

 

En Grecia, Luxemburgo, Portugal, Reino Unido y Turquía, la tasa de jóvenes sin cualificación ha descendido 1,2 puntos porcentuales de media entre 2005 y 2013. En cambio, en Dinamarca, Estonia, Noruega y Suiza el porcentaje de jóvenes en edad laboral que no tiene cualificación se incrementó durante el mismo período.

 

El informe concluye que si los países quieren mejorar el crecimiento económico y el progreso social deberían expandir su sistema de educación terciaria y trabajar en la reducción de la tasa de jóvenes con niveles educativos bajos. “Ignorar a una parte importante de esta población, dejándola sin protección educativa frente a los riesgos de desempleo, precariedad laboral y exclusión social derivará en una reducción de las ventajas conseguidas gracias al alto rendimiento educativo alcanzado por aquella parte de la población con estudios superiores. El progreso debe reflejar una mejora en el conjunto del país”, señala el informe.









 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook , Twitter , Tuenti  y LinkedIn!

 

Más información:

 

Panorama de la Educación: Interim Report 2015

 

Análisis del informe de la OCDE por el INEE. El caso de España

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Los adultos españoles, a la cola de Europa en comprensión lectora y matemáticas

 

España es el tercer país europeo en el que menos adultos conocen otro idioma

 

España sube nota en inglés