Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

5 días en Adeje hacen un completo repaso a la Ley de Dependencia

Un curso de la Universidad de Verano de Adeje ha analizado desde diferentes ángulos el alcance y repercusiones de la Ley de Dependencia tras su entrada en vigor el 1 de enero de este año y particularmente el desafío que supone para los gobiernos cent

Publicado en Histórico Noticias
Foto de 5 días en Adeje hacen un completo repaso a la Ley de Dependencia

La Ley de Dependencia se ha convertido esta semana en tema central del debate en la localidad tinerfeña de Adeje. Hemos querido reunir en este documento las 4 ponencias más destacadas del interesante encuentro que bajo el título de ‘La Ley de Dependencia: necesidades de formación profesional y laboral en el ámbito socio-sanitario en la atención a personas mayores dependientes’ ha concentrado durante cinco días a varios de los profesionales que mejor conocen la trascendental norma promulgada a finales de 2006 por el Gobierno Central.


 


Ignacio Robles, máximo responsable del IMSERSO, José Arnay Puerta, profesor de la Universidad de La Laguna, Lourdes Bermejo, gerontóloga social y experta en ciencias de la educación, y Trinidad Bartolomé, profesora de enfermería geriátrica, expusieron la realidad que vive España en lo referente a las personas dependientes, los retos y dificultades ante los que se enfrenta nuestra sociedad, y explicaron desde su visión personal y responsabilidades profesionales los aspectos y medidas más relevantes de la ley, promulgada precisamente para implantar en nuestro país un sistema de atención a dependientes ajustado a los nuevos tiempos.


 


Los municipios serán protagonistas de la Ley de Dependencia


 


Ignacio Robles, actual Secretario General del IMSERSO, fue el encargado de impartir el pasado lunes la primera conferencia del curso sobre la Ley de Dependencia, intervención que le sirvió para hacer un exhaustivo repaso a los puntos esenciales de la nueva norma. Como lectura general, quiso destacar el papel relevante que tienen y tendrán en el futuro los municipios debido a que son los que están más cercanos a los ciudadanos y pueden comprender mejor la magnitud de sus necesidades.


 


Actualmente los municipios tienen un mayor papel en el desarrollo de esta ley, aunque el texto podría haber sido más tajante a la hora de redactar esa participación dentro del Consejo Territorial, según comentó el experto.


 


Sobre los beneficios que se derivan de la ley, Robles comentó que la prioridad está ahora mismo en los servicios, tales como la prevención de las situaciones de dependencia, la teleasistencia, ayuda a domicilio, centros de día y noche, residencias, etc. Pero a pesar de ser esta la prioridad, la ley está diseñada para reconocer también una serie de derechos a las personas que cuidan de un familiar dependiente. A este respecto, el ponente aportó un dato interesante: "el 83% de las personas que cuidan de familiares dependientes son mujeres entre 45 y 65 años y solo 1 de 4 está dada de alta en la Seguridad Social". De esta realidad se desprende el hecho de que la mujer, una vez fallece el familiar dependiente se encuentra en una situación muy difícil para acceder al mercado laboral, además de tener que superar la pérdida del familiar.


 


En este sentido se ha encaminado la ley para además de dotar de un sueldo y dar de alta en la seguridad social a dichas personas, para proporcionar a esas cuidadoras del descanso necesario para poder desempeñar sus funciones con la máxima calidad. "La ley ha tenido especial atención a estas personas a las que se las dotará de una formación adecuada de carácter obligatorio, se las informará detalladamente del estado del familiar y se les dará de alta en la Seguridad Social" ha explicado Robles. El salario que percibirán los cuidadores será de 568 euros mensuales de los que una parte se destinará al pago de la seguridad social. Aunque el experto coincidió que quizás el salario sea "poco" también recordó a las comunidades autónomas que son libres de aumentar ese salario base puesto desde el Gobierno Central hasta la cantidad que éstas estipulen.


 


Ante la repercusión que la entrada en vigor está teniendo en la sociedad, Robles comentó a modo de ejemplo el caso de familiares que habían solicitado el ingreso de una persona mayor en una residencia y que en estos momentos la han retirado para pasar a ocuparse del anciano en casa, ante los beneficios de la nueva ley.


 


El Secretario General del IMSERSO explicó que la Ley de Dependencia estipula tres grados de dependencia: moderada, severa y grande, cada una con sus respectivos niveles. Las familias que deseen acogerse a esta Ley deben realizar la solicitud por escrito y la Comunidad Autónoma correspondiente enviará a dos personas (un sanitario y un asistente social) para realizar la valoración de la dependencia desde el ámbito de la salud y respecto del entorno social de la persona. Esta valoración tendrá validez en cualquier comunidad autónoma del país.


 


Una trascendental ley que necesitará de tiempo para funcionar plenamente


 


Para José Arnay Puerta es lógico que se promulgue esta Ley de Dependencia cuando España vive una situación de envejecimiento muy importante. De hecho, nuestro país registra la tasa de envejecimiento más alta de la Unión Europea. Este profesor de psicología evolutiva y de la educación de la Universidad de La Laguna fue el siguiente ponente en participar  la ha expuesto este lunes en la Universidad de Verano de Adeje que "la ley de dependencia surge porque en España hay Tenemos


 


Según este experto esta situación se irá agravando con el tiempo y tendrá consecuencias desde todos los puntos de vista "arquitectónico, social, comercio, banca… vamos a tener que configurar una sociedad adaptada y tendremos que redefinir todos los espacios para hacerlos accesibles a las personas mayores".


 


Arnay aportó en su ponencia algunos datos interesantes en referencia a la situación de las personas mayores en España. Como dato general, hay 7,3 millones de personas mayores de 65 años lo cual representan u 17% de la población actual. Además, el crecimiento poblacional de los mayores de 80 años en estos últimos 15 años ha sido del 66%, situándose a día de hoy en 2 millones de personas que superan los 80. Podemos saber la percepción que tienen los mayores de su estado físico al cruzar estos datos con los referentes a la salud y en este sentido la conclusión es muy positiva pues este alto porcentaje de personas que envejecen lo hacen con calidad y con longevidad asegurada.



El experto también abordó el papel que va a jugar la inmigración en la puesta en marcha de la ley de dependencia. Aparte de los de los extranjeros que trabajarán en el ámbito de la dependencia, muy a tener en cuenta serán los ciudadanos de la Unión Europea que últimamente vemos que establecen en España su residencia para envejecer. Respecto a este punto el experto aseguró que deberá Es un tema a reflexionar, según el profesor Arnay, ya que en su opinión la nueva ley no lo ha tenido en cuenta.



Eso no quita que estemos ante el arranque de un proceso histórico. Un sistema de atención como el que contempla la Ley de Dependencia “no se crea de la noche a la mañana”, apostilla Arnay Puerta. “Esta ley acabará en teoría con los chiringuitos, con el trabajo de extraperlo, porque las sanciones serán muy duras en el caso de denuncias". El sistema de atención se configurará como una red pública que integrará servicios públicos y privados que deberán estar debidamente acreditados. Para hacer posible la coordinación de servicios será indispensable que todo el personal pase por los cursos de formación y se cualifique.



El experto quiso, asimismo, aclarar que el beneficiado podrá optar excepcionalmente a ser atendido por un familiar que recibirá una compensación económica tras afiliarse a la Seguridad Social, "pero esto no será la norma". Primero se establecerá la baremación, en segundo lugar se realizará el Plan Individual de Atención que marcará las necesidades a cubrir que deberán ser ofrecidas por el servicio público o privado concertado y en el último caso, especialmente en zonas rurales o aisladas en las que no exista una red pública, se ofrecerá a un familiar, "que no será cualquiera" que dé esa atención.



Durante 2007 se dará el servicio a todos los que lo hayan solicitado y se encuentren en el grado 3, es decir grandes dependientes, que en España suponen 200.000 personas. Las personas de grado 1 y 2 se irán incorporando hasta 2015, año en que la Ley debe estar implantada al completo.


 


La Ley de Dependencia es un avance, pero insuficiente y mal enfocado


 


Más crítica se ha mostrado Lourdes Bermejo García con la ley aprobada en noviembre de 2006 aprovechando su participación el miércoles en este curso sobre la Ley de Dependencia. Bajo el título "La planificación de las actividades formativas en la atención a la Dependencia", su ponencia profundizó, además, en las necesidades de formación profesional y laboral en el ámbito socio-sanitario de la atención a personas mayores dependientes. Para esta Doctora en Ciencias de la Educación y Gerontóloga Social la Ley de Dependencia es un avance más que nada en apariencia, pero todavía muy insuficiente porque lo esencial no está tratado ni solventado en ella".


 


Analizando el contexto en el que surge la profesora ha comentado que "hay una demanda a gritos, una necesidad social y un clamor popular total" que motiva la Ley de Dependencia, sin embargo ha destacado el hecho de que "toda persona dependiente lo es por una patología, por un problema de salud" que acarrea una serie de problemas sociales. Partiendo de este razonamiento la ponente se pregunta en voz alta porqué no ha participado ningún geriatra, porqué se ha legislado desde Servicios Sociales siendo un problema sanitario. Al hilo de esta reflexión Bermejo ha ahondado un poco más, planteando a los alumnos la diferencia entre la Sanidad como un derecho totalmente consolidado y reconocido, y "lo social" como un ámbito más ambiguo que depende de cada zona. Así, su implementación, en 2015, dependerá de cada comunidad autónoma. En su opinión, "se trata de una ley de mínimos, habrá tantas diferencias como autonomías, su implementación requiere un cambio de mentalidad en la idea de atención y en las propias familias".


 


La profesora, experta en actividades socio-educativas con personas mayores, ha puesto de relieve varios fallos que habitualmente están presentes en el desarrollo de las tareas con dependientes: "uno de los grandes errores que cometemos reside en no saber trabajar en equipo", otro en que "muchas veces quienes limitamos la calidad de los servicios somos los propios profesionales con nuestros estereotipos sobre los mayores, es más, la sociedad y muchos profesionales estamos frenando a los mayores". Pero a juicio de la ponente son los propios derechos de las personas mayores lo que debemos potenciar, "la sociedad ha diseñado un sistema de derechos que cuando llega la dependencia se cercenan".


 


Tras esta exposición Lourdes Bermejo ha hablado de lo que debería ser, en su opinión, la formación de las personas que trabajan en atención a dependientes, haciendo hincapié en que "la formación debe potenciar la autonomía moral de las personas, organizar y fomentar su margen de libertad y prevenir paralelamente la dependencia". Es esa autonomía, esa capacidad de decisión, lo que piensa la ponente que debería potenciar más la ley, "el dependiente debería poder decidir el destino de su dinero, los márgenes deberían ser más amplios. La Administración gana en simplicidad, pero con criterios de racionalidad y de justicia es el dependiente quien debería tener la palabra".


 


Reorientar la formación hacia la competencia


 


Ante la pregunta de cómo capacitar profesionales que trabajen con el objetivo de promocionar la autonomía de la persona, mantener al máximo su independencia física, cognitiva y sensorial, la ponente ha planteado la conveniencia de tener en consideración todo el conjunto de necesidades humanas, "la filosofía de la atención a la dependencia debe combinar las necesidades básicas con otras más sutiles, como la autorrealización, las necesidades afectivas y la autoestima. Ahí entran en juego lo que ha denominado las "competencias genéricas" que debe tener todo personal que trabaje con dependientes.


 


Actualmente, como afirma Bermejo, en el desempeño de estas labores de atención a mayores existe una gran desregulación, lo que afecta negativamente a las personas dependientes. Con la ley de Dependencia van a aumentar los empleos de ocupaciones, lo que agravará el problema, "¿de dónde vamos a sacar personal cualificado?"


 


A nivel formativo la ponente ha comentado que "en la ley se presupone el tema de la formación pero no aparece nada claro". Según la profesora Bermejo deben conjugarse los conocimientos, las habilidades y las actitudes, "hay que formar a los profesionales para y por competencias, lo que implica tener muy presente la llamada agenda oculta que incluye el factor humano, la motivación, la reciprocidad en la relación educativa, etc".


 


Nuevos modelos de familia imponen cambios en el sistema de atención a dependientes


 


 


La Profesora Titular de Enfermería Geriátrica y colaboradora del Programa Universitario de Mayores, Trinidad Bartolomé Salinero, destacó en su ponencia "La Formación Laboral y Profesional" que la formación profesional es necesaria para la mejora del servicio a las personas dependientes, y que se deben tener en cuenta diferentes programas de actuación sanitaria, que deberán estar coordinados por las dependencias hospitalarias, para el mejor y mayor funcionamiento de los mismos.


 


Muy en la línea del resto de ponentes, la profesora explicó que a pesar de los cambios sociales como el aspecto demográfico, el aumento del envejecimiento de la población, la menor cantidad de mujeres cuidadoras, la disminución de la natalidad y el aumento de la morbilidad han repercutido de alguna u otra forma a que "el modelo del apoyo informal, el de la familia" hacia una persona dependiente, sea "insostenible".


 


A esto último agregó que la desaparición de la familia externa, la que proporcionaba asistencia y recursos al familiar enfermo, también ha disminuido, así como también se ha desestructurado la familia tradicional como institución. Del mismo modo apuntó que existe una creciente movilidad geográfica de los miembros de la familia, lo que ha repercutido en la creación de varios modelos familiares coexistentes, sin embargo, la experta subrayó que uno de los factores que más ha influido a que la formación profesional en el sector dedicado a la atención a la dependencia se reestructure y formalice es que el perfil de la mujer cuidadora ha ido desapareciendo, dada su implicación en la sociedad laboral. Recalcó que siguen siendo las mujeres las que en su mayoría siguen ejerciendo este rol, pero que ha disminuido de manera considerable.


 


Bartolomé Salinero corroboró que las causas de la atención primaria se deben básicamente a las enfermedades, a la descompensación de las patologías crónicas o las pluripatologías "muy presentes en personas mayores de 65 años", los accidentes, las malformaciones congénitas, el envejecimiento demográfico, el aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas, etc.


 


A tal efecto, la docente recalcó la importancia que tiene determinar nuevas demandas de cobertura, mejora y adecuado funcionamiento y utilización de los servicios sanitarios y fomentar el incremento de la formación y especialización del personal sanitario.


 


En lo referido a los servicios sanitarios dedicados a la atención a la dependencia destacó la atención primaria en adultos-ancianos, la cual se encarga desde las vacunaciones, las detecciones de factores de riesgo, hasta la atención diaria de pacientes. Asimismo, recalcó a los hospitales generales de ayuda, las unidades de media estancia y convalecencia, los de larga estancia, la hospitalización domiciliaria, la atención especializada y residencial y los centros diurnos, estos últimos encargados de recuperar la capacidad funcional de la persona mayor ofrecer una valoración geriátrica integral, entre otras funciones.


 


La especialista comentó que los programas y servicios dedicados a la atención de personas dependientes deben garantizar la calidad e idoneidad de los cuidados y concluyó que es necesario, además de una identificación precoz de la detección de la enfermedad y una atención integral, implantar una metodología de valoración común que permita elaborar un mapa de recursos que facilite una mejor planificación.


 


 


 


Más información:


 


Universidad de Verano de Adeje


 


Contenidos relacionados en Cursosdeverano.info :


 


Dependencia: una ley muy necesaria aunque también cara


 


“El sector de los cuidadores será uno de los grandes yacimientos de empleo”


 


Especial ‘Cursos de Verano 2007’: busca, compara y apúntate


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo en CursosdeVerano.info