Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

200.000 estudiantes de toda España se enfrentan estos días a la Selectividad

Como cada año, los estudiantes que han superado el último curso del bachillerato se enfrentan a la Selectividad. Sólo se librarán de esta temida prueba, gracias a la aplicación de la nueva ordenación del sistema universitario, los estudiantes extranj

Publicado en Histórico Noticias
Foto de 200.000 estudiantes de toda España se enfrentan estos días a la Selectividad

Cerca de 200.000 alumnos de bachillerato se enfrentarán a la prueba de acceso a la universidad este año. Al igual que en convocatorias anteriores, el fin de la cuenta atrás ha comenzado en el País Vasco, donde las pruebas tuvieron lugar los días 6, 7 y 8 de junio, aunque la mayoría de las comunidades, como Madrid, Cataluña, Extremadura o Castilla-La Mancha, han elegido esta semana para realizar la prueba. Sólo Andalucía y las Islas Baleares han retrasado la convocatoria hasta la semana que viene.


 


Los datos son mucho más favorables de lo que la mayoría de los alumnos podrían suponer. Desde 1995, el porcentaje de estudiantes que aprueban la selectividad no ha parado de aumentar. Del 77,1% de alumnos que aprobaron en 1995, se pasó al 78,3 en 2006, al 80% en 2004 y a un 81,7% en 2005. En las pruebas de 2006 (incluidas la de mayores de 25 años) aprobaron el 82,7% de los más de 220.000 estudiantes inscritos.


 


Por primera vez este año, no todos los alumnos van a tener que realizar la Selectividad. Es el caso de los estudiantes procedentes de sistemas educativos miembros de la UE o de los que hayan firmado acuerdos de reciprocidad, quienes siempre y cuando cumplan los requisitos necesarios para acceder a la universidad en sus respectivos países, podrán acceder a la universidad española, sin necesidad de realizar la prueba de acceso, según establece el Real Decreto 806/2006, por el que se fija el calendario de aplicación de la nueva ordenación del sistema educativo.


 


Sin embargo, estos candidatos tendrán que superar una prueba de idioma y, además, deberán acreditar la concordancia entre el bachillerato que hayan cursado previamente (técnico, artístico, sanitario) con la carrera que piden cursar. La Universidad a Distancia (Uned) se encargará de generar una credencial de la nota del estudiante e indicar su vía de acceso, en virtud de las especialidades que haya cursado en el instituto.


 


La prueba


 


Todos los alumnos deben presentarse a la convocatoria con su D.N.I. o pasaporte. Para evitar trampas, es probable que no se permita la tenencia de teléfonos móviles, PDA o MP3 durante el examen. Durante tres días, los alumnos realizarán tres pruebas en la parte común (Análisis de Texto de Lengua Castellana, Comentario de Texto Histórico o Filosófico, Análisis de Texto de Lengua Extranjera) y otros tres ejercicios que se corresponden a las materias de la modalidad cursada en el Bachillerato.


 


Con sacar más de 4 puntos en la calificación global se supera el examen. La nota final de acceso a la universidad se obtiene, en un 60%, de la nota media del Bachillerato y, en el 40% restante, de la nota de las pruebas de selectividad. Si esta media aritmética es igual o superior a 5 puntos se considera que el alumno ha superado la prueba de acceso a la Universidad. Normalmente, existe una diferencia de entre 1,5 y dos puntos entre el expediente del Bachillerato y el resultado del examen de selectividad.


 


La nota media más baja de todos los estudiantes que son aceptados en una determinada carrera en una universidad marca la nota de corte para esa carrera en esa universidad concreta, por eso cada año las notas de corte pueden variar en función del número de plazas ofertadas y la nota de media de los alumnos que solicitan el acceso para cada carrera.


 


Tratar de ayudar a los estudiantes en una de las etapas más duras de su carrera académica es una tarea difícil para los profesionales de la Enseñanza Secundaria. Con este objetivo, el profesor del Instituto de Enseñanza Secundaria de Granada, Guillermo Antón, ha publicado un manual práctico que recopila fórmulas nemotécnicas para facilitar a los alumnos del último curso de bachillerato la preparación de los exámenes de Selectividad.


 


El año pasado, el profesorado de Melilla comenzó a repartir entre los alumnos un  Solucionario a las Pruebas de Acceso a la Universidad, que incluía las pruebas de la convocatoria anterior, ejemplos de exámenes y sus respuestas.


 


Recomendaciones para sacar una buena nota en Selectividad


 


Los expertos recomiendan que en los días anteriores la prueba es mejor repasar, no intentar aprender contenidos nuevos, y hacer esquemas con los contenidos más importantes de cada tema. A pesar de que en muchas ocasiones la tensión acumulada lo impida, es recomendable dormir bien porque, además de mejorar el rendimiento, es durante el sueño cuando el cerebro fija los conocimientos aprendidos durante el día.


 


Cuando te den el examen tómate unos segundos para leer detenidamente las preguntas, trata de responder sólo lo que te piden, y empieza por aquellas que conozcas bien, eso te dará confianza. Intenta no dejar preguntas en blanco, si no sabes la respuesta exacta, intenta relacionar la cuestión con los conocimientos que hayas adquirido en el bachillerato. Si el tiempo se agota y no has terminado, haz un esquema que resuma los puntos que tratarías.


 


En el examen, los examinadores valoran positivamente que las respuestas estén estructuradas en bloques, el uso de frases cortas y claras, además de una caligrafía legible. Las faltas de ortografía, aparte de restar puntos, dan una imagen muy negativa al corrector.


 


Respeta los márgenes y espacios en blanco, también es recomendable subrayar los conceptos más importantes. En las preguntas de desarrollo no olvides la idea final. En los problemas, recuadra la solución y explica de forma concisa cómo vas de un paso al siguiente.


 


Los exámenes son anónimos y los correctores son elegidos al azar de entre todas aquellas personas que, cumpliendo las características de la convocatoria pública anual que están fijadas normativamente, envían su solicitud. El porcentaje global de profesores, de acuerdo con la normativa estatal vigente, es de un 70% de profesores universitarios y un 30% de Secundaria.


 


Las notas provisionales aparecerán publicadas diez días después de la prueba. Si no estás conforme existen dos vías: la reclamación y la doble corrección. Al reclamar se tiene en cuenta que todas las preguntas estén puntuadas y las notas bien sumadas. Para la doble corrección, otro profesor evaluará de nuevo el examen. La nota final será la media de las dos correcciones, para bien o para mal.


 


Las carreras más demandadas


 


Según los datos relativos a 2005, más de 1.000 carreras (de 1.700) fueron accesibles con una media de 5,50. Como viene siendo habitual, Medicina, Biotecnología, Ingeniería Aeronáutica, Fisioterapia y Traducción e Interpretación registraron las notas de corte más altas. Por ramas, las carreras universitarias más demandadas el año pasado fueron las de Ciencias Sociales (30,2%), seguidas por los estudios de Ciencias de la Salud (24,1%), Científico-Técnico (23,4%) y Humanidades (12%).


 


El ranking de las 50 carreras más demandadas (2006/2007) publicado anualmente por El Mundo, sitúa a Madrid y Barcelona a la cabeza de la clasificación de las mejores ciudades donde estudiar una carrera universitaria. Un año más, la Universidad que acapara mejores puestos es la Politécnica de Madrid y le siguen, por este orden, la Autónoma de Madrid, la Autónoma de Barcelona y la Complutense de Madrid.


 


Existe un predominio de las universidades pertenecientes al sector público. Dentro de las privadas, a la Universidad de Navarra le siguen en categoría la catalana Ramón Llull, la Universidad de Deusto y la Pontificia Comillas.


 


Medicina continua siendo la carrera más deseada de todo el catálogo de opciones. La Universidad Autónoma de Madrid es la mejor considerada para estudiarla. Detrás de la demanda de los alumnos están, con más de 12.000 solicitudes el curso pasado, Enfermería, Educación Infantil y Administración y Dirección de Empresas. A la luz de los resultados de este análisis, las mejores universidades donde cursarlas son, respectivamente, la Autónoma de Madrid —que repite medalla-, la Autónoma de Barcelona y la Carlos III.


 


¿Y si no se supera?


 


El índice de aprobados de la selectividad es alto. Concretamente, no ha bajado del 75% en las pruebas de los últimos diez años. Pero, ¿qué ocurre con los que no la superan? No olvidemos que, aunque mínimo, queda un porcentaje de estudiantes que suspenden el examen y eso supone que no podrán acceder a las titulaciones oficiales del sistema universitario. Éstos, claro está, necesitan seguir formándose. Además, hay que sumar aquellos estudiantes que directamente optan por no presentarse, convencidos de que su futuro educativo no requiere pasar por la terrible prueba de acceso a la universidad.


 


Cada vez más jóvenes conocen las ventajas de la Formación Profesional. Mientras que el número de matriculados en estudios universitarios desciende cada año – por el llamado ‘efecto demográfico’-, la Formación Profesional se ha posicionado como una atractiva alternativa para seguir los estudios más allá del instituto. Y eso que hasta hace no mucho tiempo la falta de información situaba a la FP en un segundo plano. Nadie dudaba que la universidad era el medio más eficaz para conseguir un trabajo. La realidad ha demostrado, sin embargo, que la Formación Profesional es una manera rápida y segura de acceder al mundo laboral. Actualmente, entre un 70 y 80% de los alumnos de FP en España se queda trabajando en la empresa donde han realizado su última asignatura, encontrándolo el 20% restante en menos de seis meses.


 


La Formación Profesional cuenta con varias ventajas respecto a otros estudios, particularmente a los universitarios. En primer lugar, la oferta de titulaciones se ajusta a la demanda real del mercado y la formación a las necesidades empresariales, debido a que éstos han participado activamente en su programación. El Gobierno central y las diferentes Comunidades Autónomas hacen una revisión periódica de los planes de estudio en un afán por estar siempre adaptados a los cambios del mercado laboral. La FP incluye la realización de prácticas en las empresas y facilita el acceso al mundo laboral. Se trata de titulaciones que, por otro lado, gozan de pleno  reconocimiento en cualquier país de Europa.


 


Otras opciones existen, aparte de FP, para las que no es necesario acreditar un aprobado en el examen de Selectividad. Por un lado, encontramos titulaciones oficiales no universitarias en disciplinas muy específicas (artísticas, de idiomas). Por otro, están las carreras superiores no oficiales cursadas en centros privados, las cuales, pese a no tener estrictamente consideración de título universitario, su enfoque práctico y la fluida relación de estos centros con el mundo empresarial hace que sean una alternativa interesante para buscan formación con garantías de éxito profesional.


 


Y es que el éxito en el mercado laboral no sólo pasa por obtener una licenciatura o diplomatura. Desde hace diez años, la diferencia salarial entre los universitarios y los no licenciados se ha reducido en España un 40%, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Esta situación no se produce únicamente en nuestro país, ya que se trata de un fenómeno creciente en los países desarrollados, si bien es cierto que en España es donde se ha registrado el descenso de la diferencia salarial más significativo.


 


Según un informe realizado por el Servicio de Estudios de La Caixa a partir de los datos de la OCDE, el sueldo de un licenciado continúa siendo un 60% más alto que el de aquellos que poseen estudios básicos, aunque los incentivos económicos de la educación superior ya no son, ni mucho menos, los que eran hace una década. Más concretamente, en el 2002, año de referencia de la última encuesta de estructura salarial publicada en España, las personas que no habían completado la enseñanza primaria ingresaban una media anual de 12.903 euros, mientras que la media de ingresos de un licenciado era de 32.997 euros, 2,6 veces más.


 


Pero no sólo se ha disminuido el incentivo a estudiar una carrera, también lo ha hecho el incentivo a continuar los estudios más allá del primer ciclo de secundaria. La diferencia de ingresos de los titulados depende en gran medida del valor que el mercado da a un título universitario. Este valor puede variar en función de la oferta de trabajadores cualificados y la demanda real del mercado. Por tanto, una de las explicaciones a la disminución en el salario relativo de los trabajadores con estudios universitarios en España es el aumento de la oferta y la reducción de la demanda relativa.


 


Hace diez años la proporción de la población española en edad laboral que contaba con estudios universitarios era del 19% (un punto por debajo de la media de la OCDE). En 2004, esta proporción se situaba en el 26%, un punto por encima de la media de la OCDE. Sin embargo, algunos países como EEUU, Hungría o Corea, han registrado un aumento de la oferta de trabajadores con estudios universitarios incluso mayor que el del caso español y aún así el diferencial de salarios no ha caído, sino todo lo contrario.


 


La segunda explicación, la reducción de la demanda, es más difícil de calcular. Numerosos estudios muestran que, en las últimas décadas, se ha producido un aumento de la demanda relativa de trabajadores cualificados que podría explicar el aumento de la prima por estudios observada en la mayoría de países. Los expertos atribuyen este aumento a los continuos cambios tecnológicos que requieren un nuevo tipo de trabajador más especializado. Que el aumento de la demanda en España no haya conseguido compensar el aumento de oferta puede deberse a dos razones, concluye el estudio, que la aplicación de las nuevas tecnologías ha sido limitada o que nos hemos especializado principalmente en sectores que requieren una mano de obra menos preparada, como la construcción o el turismo.


 


Finalmente, el estudio plantea otra explicación: que la calidad de la educación universitaria en España sea peor que en otros países o que la especialización de los titulados universitarios en España no fuera la que demanda el mercado.


 


Más información:


 


Directorio de universidades españolas


 


Oferta pública de plazas universitarias


 


Oferta de títulos universitarios


 


Servicios de información universitaria


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Estudiar una carrera ya no es tan rentable


 


El nivel de inglés mejoraría con un diferente examen en Selectividad


 


Estudios Superiores para no hacer Selectividad


 


Selectividad: Los mejores trucos para sacarle el máximo partido


 


Crece la distancia entre lo que aportan los jóvenes y lo que necesitan las empresas


 


Repasamos los empleos más buscados y cotizados para 2007


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+